• 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
La senda, la senda, la senda
#1
#  Los preámbulos de esta SENDA: 1994 (HACE 24 AÑOS)
·      Visita al puerto de Lastres : Observar y charlas de cómo va la obra del PUERTO PEQUEÑO
Visita a la Playa Desastre de España.
 Puente Romano, Río Astuera, Aparcamiento Finca junto al Molín; eliminación del disparate: aparcamiento; estructuras para un negocio, etc. ¡La Vergüenza!
Seguimos viendo como avanza el desastre, no se detiene: Columna, los desmoronamientos permanentes de los acantilados a izquierda y derecha del río.
¡Abandono total!
#  Efectivamente, debemos hacer una playa decente, así como su entorno, pues hay que respetar los encantos Naturales.
 
#  No me acaba de satisfacer la idea contradictoria de hablar de algo muy natural, algo que sirva para relajarse, para aislarse del continuo estrés y sí disfrutar de la naturaleza de una manera plena, digo esto porque no me encaja dentro de tanta protección y cuestión bucólica con un aparcamiento en el mismo parque. En plena senda: icnitas, aves, etc.
 
#  Tiene que ser: natural, seguridad, limpieza, servicios; algún banco, y sí puede bajar un coche hasta la playa, pero con un fin nada más: bajar a personas de movilidad reducida, personas de mucha edad; ahora bien, llegar, dejar, y el coche desaparecer, hasta que se le reclame para volver a buscar a la persona o personas que lo necesitan.
 
 
Pasaron unos años.
# La limpieza del camino se hizo porque llevaba muchos años sin pasar una persona por él.
 También se hizo para poder hacer evidente dos cosas:
A)     Que hay que demostrar que se pueden hacer cosas positivas por el bien de la sociedad, de lo colectivo.
B)     Para demostrar a la Administración, que es la que tiene los medios y el deber, que  cuando hay espacios maravillosos, pero que están abandonados y oscurecidos, lo que hay que hacer es ponerlos al descubierto y mostrar sus encantos. Para ello, obviamente,  es preciso poner mucha más  voluntad en  ser más eficientes y eficaces con el fin de lograr  que la gente pueda ser un poco más feliz en los sitios donde se puede estar a gusto, como es, por ejemplo, dando un paseo entre playas y pudiendo bañarse en las dos el mismo día.
Un grupo de unas diez personas;  unos jóvenes y otros jubilados se animaron a poner en marcha una conducta muy positiva: la de hacer posible que las cosas pueden cambiar cuando hay buena voluntad, amor por el medio ambiente y cariño al paisaje que nos rodea diariamente.  Pero la realidad, al poco tiempo, ya nos fue dando la razón de que estas cosas  prosperan en función del interés que ponga la Administración Pública y la educación y sensibilidad que tenga la ciudadanía. Así fue que al poco tiempo, parte de ese equipo se fue desmoralizando, y ello, desde mi punto de vista, es debido a  que  empezaron a cansarse, ya que no aumentaba el grupo  y que la  Administración, desgraciadamente,  no tuvo la más mínima sensibilidad sobre lo que se estaba haciendo, ni aportó recursos de ningún tipo. De ahí que esto se viniera abajo,  y ahora ya se está volviendo como al principio: “matos” e intransitable.
 
Hay que abrir más las puertas de la Administración con el fin de ver los problemas in situ  y ver qué medidas se pueden tomar para lograr objetivos que nos propongamos los vecinos y los políticos que nos representan. Transparencia, claridad y ganas de hacer nos llevan lejos; la opacidad, la desidia, y la apatía nos llevan al vertedero.
 
¡Y EN ESTO ES, PRECÍSAMENTE, EN LO QUE SE ESTÁN QUEDANDO CONCEJOS COMO ESTE!
  Responder




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)