Foros de Llastres

Versión completa: Lector e indigente no son hechos diso
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
El frío de la incultura con el cierre de las bibliotecas madrileñas
Lector e indigente no son hechos disociados
Publicado el Martes 30 de marzo de 2010, a las 11:26

Publicar en tu red social

IMÁGENES Y DATOS RELACIONADOS LA REPUBLICA.ES








Foto: fuente: Panoramio - Photos of the World



Julio Castro – laRepúblicaCultural.es

Fíjate que tontería, que hace unos días andaban unas amigas comentándome el problema del cierre de algunas bibliotecas madrileñas, y las restricciones de otras para sacar libros. Como ya conocía algo de este tema (ya lo hemos publicado algunas veces en laRepúblicaCultural.es) quedé en ampliarles algo de información para que pudiesen cursar las reclamaciones que querían hacer.

La sorpresa llega al día siguiente, de la mano de la prensa y de una carta aparecida en el diario Público, justo al día siguiente en que surgió el tema, y en ese momento me pareció que aún así, todos infravalorábamos la importancia que se le podía dar a una biblioteca pública, y me impresionó desconocer lo que un servicio público, ya de por sí fundamental en nuestra sociedad, podía aportar a la gente que menos tiene.

Y me voy a permitir citar la carta, porque creo que es de todos y para todos. Pablo Crespo cuenta que vive en Madrid. Precisamente en Madrid: en la calle. Señala que más bien existe, “porque vivir así no es vivir”, y que debido a las inclemencias habituales de nuestras calles, pasa horas leyendo en las bibliotecas públicas, para resguardarse del frío.

Nunca lo hubiese pensado: tenemos una población ampliamente embrutecida por la incultura que transmiten las instituciones, así como por las limitaciones de medios para la educación y el acceso a la cultura generalizada, todo lo que no sean las Operaciones Triunfo, las apestosas tertulias televisivas y otras basuras similares, para toparnos de bruces con que los indigentes (como dice Pablo, “eufemismo de sin techo”) son gente culta por necesidad.

Pero ocurre que en Madrid hoza el PP las calles, así que decide limitar el acceso a las mismas, gracias a lo cual, cuenta este lector con frío (o calor, según el momento estacional), que cerrarán varias bibliotecas a las que él va a leer y guarecerse: “¿Dónde iré entonces? Me gustaría que se pensara, antes de cerrar todas las bibliotecas, tan necesarias, en el daño que nos están haciendo a las personas que las necesitamos tanto”. Y ahí está el problema: pensar. Unos son indigentes sin techo, pero es que los otros son indigentes de mente, así que, pensar, pensar, no les resulta fácil, de ahí que cuando lo llevan a cabo, la consecuencia acaba siendo este tipo de malas ideas. Mala noticia para la cultura, mala noticia para la vida: cada vez se entrelazan más los dos conceptos.

Ánimo Pablo, igual los responsables de las administraciones públicas madrileñas te facilitan unos cartones para que leas o, mejor aún, unos libros para que te calientes en las frías noches, a la manera de Farenhait 451.SRA AGUIRRE LO CIERRA O PRIVATIZA TODO( EL TIEMPU LO DIRA)