Foros de Llastres

Versión completa: Los Ayuntamientos sin ciudadanía
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
[SIZE="2"][/SIZE]
Faltan unos 230 días para que el pueblo español pueda ejercer su derecho al voto; votos que pondrán al gobierno y a la oposición en sus respectivos lugares, para que honradamente luchen, sin denuedo y sin ningún interés particular, por el bien común de todos sus vecinos, haciéndolo objetivamente.

Si hacemos una encuesta seria, rigurosa y objetiva sobre cómo son las relaciones entre los ayuntamientos y sus vecinos, podemos llegar a la conclusión de que son totalmente NULAS; ya que de la capacidad de cosas que se pueden hacer positivas entre Ayuntamiento y vecinos, que son enormes, resulta que ni uno sabe de ellos, ni ellos saben de él. Las cosas discurren por pura inercia y de un modo "pasotil". Cuatro críticas de chigre o tienda y ahí queda la crítica constructiva. Adjetivos peyorativos, todos los que quieras y muchos más, ¿pero eso logra modificar, aunque sea un milímetro, la conducta positiva entre Ayuntamiento y los ciudadanos? ¿No serán otros los métodos a poner en práctica?

¿Quiénes están obligados en principio a poner en práctica y facilitar esos métodos de diálogo, transparencia, entendimiento y, algo muy importante, la práctica del ensayo-error, error-ensayo? Tienen el deber de hacerlo nuestros representantes, convocando a la ciudadanía para presentar los asuntos que se quieren estudiar y aprobar. Los ciudadanos tenemos la obligación de plantear también en el Ayuntamiento lo que consideramos que se debe hacer o no se ha de realizar.

El 90% o más no nos preocupamos de los asuntos del Municipio: Qué Bienes tiene, que son de todos, cuántos gastos tiene, en qué lo gasta, dónde lo gasta, por qué lo gasta. No sabemos en qué invierte, ni sabemos de dónde le vienen los ingresos. Tampoco nos preocupa el asunto tan importante del PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANA. No sabemos cómo se recalifican las fincas, por qué.

Seguiré en este apartado poniendo más asuntos sobre esto de Ayuntamientos y Ciudadanía.
Hazas escribió:¿Quiénes están obligados en principio a poner en práctica y facilitar esos métodos de diálogo, transparencia, entendimiento y, algo muy importante, la práctica del ensayo-error, error-ensayo? Tienen el deber de hacerlo nuestros representantes, convocando a la ciudadanía para presentar los asuntos que se quieren estudiar y aprobar. Los ciudadanos tenemos la obligación de plantear también en el Ayuntamiento lo que consideramos que se debe hacer o no se ha de realizar.

Yo creo que el problema de esto consiste en que la comunicación entre gobernante y ciudadano depende exclusivamente de la voluntad del gobernante. Es preciso que se sustituya esa voluntad por la ley, para que los representantes estén obligados por ley a reunirse con los ciudadanos periódicamente en una especie de "ágora griega" para discutir, hablar y explicar los asuntos políticos más importantes, de manera que los ciudadanos puedan recibir información de todas aquellas cuestiones, que como ciudadanos, les compete.

Un saludo.
Totalmente de acuerdo, otruLlastrín. Tendría que ser de obligado cumplimiento que se ejerciera cotidianamente la sana costumbre de informar y debatir los asuntos a tratar (yo iría más allá), en el lugar físico donde esté el asunto objeto de debate e información. Por ejemplo, si queremos hablar de la senda, tan cacareada, entre las playas de la Griega y Lastres. ¡Qué mejor que hacerlo en ese ámbito! Así podríamos tener los conceptos, pisando la realidad, mucho más claros.

Es verdad que muchos asuntos son para tratar junto a una mesa y con papeles; pero otros no.

Cuando se redactan los Programas también puede ponerse la voluntad de lo que desean hacer los que aspiran a gobernar, y también se debiera poner lo que se haría en caso de ser oposición. Nunca sobraría que se comunicara, por ejemplo, la voluntad de ser servidores de la ciudadanía, aunque "la ley no te obligue"..., porque se ve que con la ciudadanía hay ausencia total de contactos; al menos, esa es mi sensación.

Un afectuoso saludo