Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Últimos temas

Estadísticas del foro
  • Mensajes del foro:16.423
  • Temas del foro:12.131
  • Miembros:2.648
  • Último miembro:BotBuscolu


Enviado por: messi
28-02-08, 20:44
Foro: Política General
- Sin respuestas

Métodos fascistas de represión

La actitud resuelta de los mineros suscitó la furia fascista que ordenó desencadenar la represión. De poner en práctica la orden se encargaron los desalmados de la Brigada Político Social y algunos componentes de la Guardia Civil que perpetraron salvajadas contra los mineros en huelga, e incluso contra sus mujeres.

Los siguientes relatos de los mineros, o de personas que fueron testigos de los acontecimientos, dan idea de la brutalidad de la represión desencadenada en Asturias contra los huelguistas.
Contaba un minero de Sama: [INDENT]Las fuerzas represivas andan desatadas. Verifican detenciones en todos los pueblos de la zona. Primero comenzaron por los mineros jóvenes pensando, quizá, que eran ellos el alma de la huelga. Se los llevaban individualmente a altas horas de la noche, los apaleaban brutalmente para que dijeran quiénes eran los que dirigían la huelga. Dos o tres días más tarde los ponían en libertad. Últimamente han comenzado a detener también a mineros viejos, igualmente de noche, que, en numerosos casos, son apaleados lo mismo que los jóvenes. A algunos aún no los han soltado.
[/INDENT]De otro huelguista del Fondón: El día 29 de agosto se llevaron a diez compañeros de la mina. Después de darles una fenomenal paliza, les dijeron: El lunes a trabajar; si no, aquí volveréis de nuevo. Esto lo han hecho ya con muchos. En Lláscaras han hecho otro tanto. Todos los huelguistas tememos y esperamos que nos llegue el turno. A algunos les han desfigurado; hay quien se resentirá mucho tiempo de los golpes, y puede ser que toda la vida.

De un minero de La Camocha: El 10 de septiembre se han llevado a unos cuantos. Los condujeron a comisaría y les golpearon bárbaramente, hasta el punto de dejar a tres de ellos malheridos.
De otro minero de Lada: La policía se lleva en coche a los mineros que están en huelga. Los golpea en medio de la carretera y allí los deja abandonados. A seis jóvenes de La Revenga de los que han ido a buscar, les han pegado tanto que algunos están en cama sin poder moverse.
De un huelguista de Carbayín: En los cuarteles y comisarías se maltrata salvajemente. En todas las minas se usan métodos de crueldad para intimidarnos. Dan palizas brutales y después dejan a los apaleados en la calle para que los demás huelguistas comprobemos en ellos lo que nos espera si no nos reincorporamos al trabajo. Este espectáculo inhumano puede verse todos los días al amanecer en la zona de la huelga.
De este modo el régimen había restablecido la normalidad.
La noticia de que en Asturias se apaleaba y torturaba, corrió por todas partes causando indignación profunda. Todo el mundo lo comentó y lo condenó. Corrían de boca en boca los nombres de los torturadores y se hablaba de sus vituperables hazañas. Se conocían también los nombres de las víctimas y los escarnios a que habían sido sometidas. De la zona minera las noticias trascendieron a Madrid, a toda España, al mundo...
Ya a finales de julio se produjo la detención de un grupo de huelguistas de la cuenca del Caudal. Fueron acusados de incitación a la huelga y de ser comunistas. Los apalearon para que dijeran quiénes eran los que dirigían la huelga. Uno de los detenidos, Antonio Paredes, minero de Nueva Montaña, intentó suicidarse en los locales de la policía llevado a la desesperación por las torturas que sufrió en el curso de los interrogatorios. Otro de los detenidos de este grupo, un minero silicoso de tercer grado llamado César Fernández, quedó en tal estado después de las torturas que era difícil reconocerlo.
En este período, en Mieres, los sicarios del comisario de policía, el siniestro Ramos, penetraron pistola en mano en un bar sito frente al antiguo cuartel de la Guardia Civil sacando a los huelguistas que allí estaban y sometiéndolos a malos tratos y vejaciones.
Posteriormente, estos actos se repitieron en muchísimos casos, particularmente en la cuenca del Nalón donde la resistencia de los mineros fue particularmente tenaz.
En el valle de Langreo, todo el mundo hablaba de lo sucedido al minero José García Valles, corrientemente conocido por El Gallego, picador de Llóscaras, domiciliado en el Pontién de Sama. A él y a José Lada, vecino de la Nueva, porteador de Minas Escobio, se los llevaron una noche e hicieron con ellos odiosas salvajadas. Antes de torturarlos les llevaron descalzos por lo alto de la Juécara haciendo un simulacro de fusilamiento. Cuando pararon delante de la iglesia les hicieron arrodillarse y les preguntaron si querían confesar, y luego dispararon a ras del suelo.
Después se los llevaron. Cuando salieron de manos de los torturadores estaban en tan grave estado que tardaron mucho en restablecerse. A José García Valles le rompieron el puente de la nariz y los tímpanos. Le apalearon de tal modo que orinaba sangre. Esta hazaña fue obra del capitán Caro, del cabo Pérez y de su compinche El Sevilla.
Pérez y El Sevilla, acompañados por otros esbirros, llegaron el 24 de agosto hacia las dos de la mañana a casa de López, un minero de Ladá. López y un familiar suyo que se encontraba en la casa fueron conducidos al cuartel de la Guardia Civil de las Tejeras, cerca de Sama. Allí los apalearon hasta que se cansaron, para que declararan dónde estaba el dinero que se recolectaba para ayudar a los huelguistas.
Un familiar de un minero refierió lo siguiente: Le despojaron de todas sus prendas y empezaron a golpearle con un tolete envuelto en un trapo (para que no dejase señales en el cuerpo). Cuando se cansaron de pegarle, la emprendieron con otros dos detenidos. Cuando de nuevo volvieron con él, la cosa fue aún más terrible. No dejaron parte de su cuerpo sin golpear y le dieron de patadas en sus partes. Así estuvieron tres días hasta que le echaron a la calle, inútil para toda su vida. Un mes después, aún tiene el rostro deformado, está medio sordo y ve muy poco. No ha vuelto a ser el hombre que era. Los sucesos de la Calle Dorado

A finales de agosto muchos huelguistas fueron llamados a presentarse a la Inspección Municipal de Sama, en la calle Dorado. Llamaron a un antiguo vigilante del Fondón, llamado Alfonso Braña, que prestaba sus servicios como cobrador en la compañía de Seguros La Previsora Bilbaína. Con él debía presentarse su esposa, Anita, madre de dos niñas, la menor de cuatro años. También fue llamado Antonio Zapico, un minero que padecía silicosis en grado bastante avanzado, y la esposa de otro minero del Fondón, Víctor Bayón, entonces preso en el penal de Cáceres por su participación en anteriores huelgas mineras. Esta mujer, Constantina Pérez, conocida familiarmente por Tina, vivía con su hija en el barrio de la Juécara de Sama.

Hubo quien al pasar por delante de este edificio de la Inspección Municipal de Policía, oyó gritos de las personas a las que se torturaba. La gente hablaba con tanto horror como indignación de lo que allí, en el primer piso, se hacía con los detenidos en el curso de los interrogatorios.
Cuando Alfonso Braña y su esposa, Antonio Zapico, a quien llamaban Tonín, y Constantina Pérez llegaron a la Inspección, lo primero que hizo el capitán de la Guardia Civil, Caro Leiva, fue arrojar un casco de bomba sobre la cabeza de Alfonso Braña. Aunque a consecuencia del golpe, Alfonso quedó casi inconsciente, fue fuertemente amarrado por el cabo Pérez. Y entonces, los dos verdugos la emprendieron a golpes, hasta que el cansancio les rindió, contra un hombre maniatado y desmayado. Cuando Alfonso Braña salió de las garras de sus torturadores su cara era algo deforme, y su cuerpo estaba totalmente magullado. Antes de salir, el capitán Caro le cortó el pelo con una cuchilla en varias direcciones; en unos lados le dejó enormes calvas y en otros mechones de pelo, lo que daba a la cabeza y al rostro de este minero un aspecto horrible.
Cuando le tocó el turno a Tonín, lo que hicieron con él es sólo concebible en hombres que de seres humanos lo han perdido todo. Antonio Zapico, que había pasado anteriormente por otros interrogatorios y por las cárceles franquistas, contrajo entonces una afección tuberculosa. Al ser violentado, le sobrevino un vómito de sangre. Para contenerlo, el capitán Caro le daba rodillazos en el rostro hasta que Antonio Zapico perdió el conocimiento.
Mientras se torturaba a estos dos hombres, las mujeres quedaron fuera, en otra habitación para ser interrogadas. Al oir cómo maltrataban a su marido y al otro minero, Anita empezó a gritar, a protestar, lo mismo que Constantina Pérez. Ciegas de indignación golpeaban la puerta del cuarto donde torturaban a los detenidos. Y ellas fueron también odiosamente maltratadas. Además, a estas dos mujeres, esposas de mineros y madres de familia, les cortaron el pelo al rape... Después quedaron detenidas. Anita salió en libertad días más tarde. Tina pasó a disposición del juez que entendía de los delitos de propaganda clandestina. Como resultado de la protesta, dentro y fuera de España, a los dos meses, al mismo tiempo que un grupo de mineros, también Tina recobró la libertad.
Lo sucedido con Everardo Castro causó viva impresión. En los primeros días de septiembre, este minero, padre de tres criaturas, fue sorprendido una mañana pintando letreros en las tuberías de la Duro Felguera.
- ¡Baja de ahí!- gritaron los guardias.
- Esperen. Cuando termine lo que estoy haciendo bajaré- dijo desde arriba con sorprendente sangre fría.
Con calma terminó de pintar los letreros que decían: Franco, asesino, el pueblo se vengará.
A causa de las torturas, Everardo Castro perdió el juicio, teniendo que ser recluido en el manicomio provincial de la Cadellada.
A otro minero llamado José Alonso, que trabajaba en el Coto Musel, de Laviana, padre de cuatro hijos de corta edad, las brutalidades a que fue sometido le ocasionaron trastornos mentales, por lo que tuvo también que ser conducido al Hospital Psiquiátrico.
A un vecino de Sama, Vicente Baragaña, las graves quemaduras que le produjeron, le provocaron una impotencia sexual.
Alfonso Vicente Seisdedos, minero del pozo Lláscaras, con domicilio en Cimalavilla-Lada, quedó, a consecuencia de las palizas, impotente y gravemente enfermo. Su cuñado Eduardo López Morente, que trabajaba en las minas Lláscaras, detenido y maltratado al mismo tiempo que él, a primeros de noviembre, aún no estaba en condiciones físicas de reanudar el trabajo.
A Juan Alberdi, de Carbones Asturianos, que vive en la Carreterilla de Lada, después de golpearle durante una noche entera, le quemaron el vello de los testículos. Tuvo que estar en cama durante varias semanas. Los torturadores

Las brutalidades fueron obra, sobre lodo, de los terroristas de la policía y la Guardia Civil, capitaneados por Fernando Caro Leiva, un capitán de la Guardia Civil trasladado a Asturias durante la huelga.

Los mineros destacaban la catadura moral de aquellos verdugos. El capitán Caro era un verdadero monstruo: con contextura de atleta, ebrio una parte del tiempo... los mineros contaban y no acababan. Durante la huelga golpeó, pateó y torturó a decenas de huelguistas.
En la Inspección General de Sama, donde instaló su cuartel de operaciones, cuando, a causa de los golpes, el minero Antonio Zapico comenzó a sangrar en abundancia, las salpicaduras alcanzaron el flamante pantalón del capitán.
- ¡Sangre roja! ¡Me pagaréis esta sangre de rojo!- comenzó a gritar como un poseído.
Ese mismo día, furioso y, al mismo tiempo movido por el miedo, descolgó un papel que tenía en su oficina clavado en la pared -era su nombramiento de capitán-, y comenzó a gritar queriéndoselo meter por los ojos a las personas detenidas:
- Miradlo bien, éste soy yo, éste es mi nombre. Aprendedlo bien.
Aquel valiente que, para apalear más cómodamente a los mineros, se ponía un traje de faena, trocando su uniforme por el atuendo de un deportista, después que hubieron cortado el pelo a Anita y a Tina, quería que ellas dijeran que no eran ellos los autores de la ignominia.
De nuevo salió a relucir en Asturias el nombre del comisario de policía Arce, de Mieres, al que ya hace tiempo conocían los mineros. En los primeros tiempos de la dictadura, cuando era oficial del Ejército, iba a caballo, hacía formar a los mineros; cuando se le antojaba, les echaba el caballo encima, atropellándoles y les obligaba a marchar a paso ligero hasta que se cansaba. A sus viejas glorias, durante la huelga sumó otras en la represión del Caudal.
También se distinguió Ramos, inspector de policía de Oviedo, jefe de la Brigada Político-Social de la Región. Entre otras prendas personales, Ramos poseía una petulancia nada común, falta de escrúpulos e instintos criminales. Era tan engreído como obtuso: pequeño de cuerpo y mucho más de alma, difícilmente podía ocultar su cobardía. ¿Qué queréis que haga? -decía a veces a los detenidos-, si no hago esto con vosotros, me lo haríais vosotros a mí.
El sargento Pérez, al que sin tener en cuenta su bien ganado ascenso, el pueblo seguía llamando cabo Pérez, era unánimemente repudiado por los mineros. Además de guardia civil era un perro de la empresa Duro Felguera, a cuyo servicio estaba. Golpeaba y torturaba sin piedad, pero cuando salía a la calle y se encontraba con personas a las que había maltratado, no se atrevía ni a mirarlas. Y así los Sevilla, los Blanco y compañía.



Pudo cambiar el regimen franquista en España

Imprimir


Enviado por: messi
28-02-08, 18:35
Foro: Política General
- Sin respuestas

FELGTB

28/02/2008






¿Qué pasaría si la niña de Rajoy fuera lesbiana?
Mariano Rajoy pintó, durante el debate con José Luis Rodríguez Zapatero, un optimista futuro para una hipotética niña pero ¿y si ésta fuera lesbiana?


  • La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, quiere pedirle a Mariano Rajoy que reflexione sobre qué sería de la niña de su última intervención en el debate el pasado lunes si ésta fuera lesbiana, bisexual o transexual. La FELGTB solicita al candidato del Partido Popular que el próximo lunes aproveche el debate para esclarecer cuán optimista sería su futuro entonces.

    Si la niña fuera lesbiana y el PP alcanzara la presidencia del Gobierno, no sería una niña “que no tenga miedo a los demás” ya que sería una niña acosada porque el Estado no tomaría medidas para evitar la violencia y el acoso que se produce en las escuelas contra las personas de orientación no heterosexual y contra las personas transexuales. Una niña con complejos marcados por las posiciones de los dirigentes del Partido Popular que la llaman tarada o la confunden con extraños ejemplos de peras y manzanas. Sería una niña sin educación en valores democráticos y constitucionales, que vería cómo las leyes de su país no tratan igual a todas las personas.

    Si la niña de Rajoy fuera lesbiana, no podría formar una familia que viva en esa vivienda que el PP le promete porque no podría casarse ni tendría derecho a adoptar. Si la pareja de la niña del PP diera a luz, a su vez, a una niña, esta no tendría derecho al reconocimiento de sus dos madres, y tendría que ir a un orfanato si su madre biológica muriera, porque su otra madre, la niña de Rajoy, no tendría derecho a seguir cuidando de ella.

    Si la niña fuera lesbiana y el PP ganara las elecciones, no podría sentir “orgullo de ser española” porque viviría en un país que la discrimina por su orientación sexual, una España contraria a la jurisprudencia del Tribunal de Estrasburgo que ha condenado a Francia por prohibir la adopción a una lesbiana, un Estado de Derecho que habría retrocedido en lugar de avanzar.

    Mariano Rajoy tiene el deber de reconocer que ese es el futuro que le promete a esa niña si fuera lesbiana o bisexual. Tan triste como si de él dependiera el futuro de una niña transexual, ya que también votaron en contra de la ley de identidad de género.
Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales

Imprimir


Enviado por: messi
27-02-08, 16:06
Foro: Política General
- Sin respuestas

No en mi nombre


Víctimas del terrorismo replican a Rajoy que Zapatero no las "agrede".


<!-- contenedor_noticia -->
<!-- no borrar -->

GUILLERMO MALAINA - BILBAO - 27/02/2008 23:40

Usted agrede a las víctimas del terrorismo”. Mariano Rajoy lanzó esta severa acusación a José Luis Rodríguez Zapatero en varias ocasiones casi al final del primer cara a cara televisivo, este lunes. Pero lo cierto es que el candidato del PP no respondía a la verdad en sus justos términos, es decir, a lo que sienten muchas de las personas que a lo largo de su vida han sufrido el azote del terrorismo. Rajoy quiso arrogarse una representación que no tiene en su carrera electoral hacia el 9-M. Y lo hizo a costa de la palabra, la opinión y la memoria de víctimas que, sin cuestionar la labor del Gobierno socialista, denuncian, eso sí, la constante “manipulación” del Partido Popular.

Natividad Rodríguez
Viuda del dirigente del PSE Fernando Buesa


Fernando Buesa fue la segunda persona asesinada por ETA, el 22 de febrero de 2000, tras el anterior alto el fuego de la banda con el Gobierno de Aznar. Su viuda, Natividad Rodríguez, lo recordó ayer al lamentar las palabras de Rajoy. “A Fernando lo mataron –junto al ertzaina Jorge Díez– cuando se acabó la tregua de Aznar, y yo nunca dije nada. Si incluso con la tregua le retiraron la protección, cuando todo el mundo sabía que estaba amenazado desde 1995”. Natividad cuenta que, aun así, siempre ha apoyado al Gobierno, más allá del partido que estuviera en el poder: “Pero, bueno, a mí no me sorprendieron las palabras de Rajoy, porque esas acusaciones han sido una constante durante toda la legislatura”.

Mari Paz Artolazabal
Viuda del periodista José L. López de Lacalle


Tras el asesinato de Fernando Buesa y Jorge Díez, ETA esperó sólo tres meses para volver a atentar, el 7 de mayo de 2000. Ese día la banda terrorista asesinó a tiros al periodista y miembro del Foro Ermua, José Luis López de Lacalle. Su viuda, Mari Paz Artolazabal, aseguraba ayer al otro lado del teléfono que “yo no me he sentido agredida por el presidente”, a la vez que ponía en valor otra reivindicación que repiten las víctimas: “Entre nosotras hay muchas sensibilidades. Rajoy no puede decir eso”.



Pilar Manjón
Presidenta de la Asociación de Víctimas del 11-M

“En absoluto, me he sentido agredida por el presidente Zapatero. Lo que ocurre es que para Rajoy nosotros no somos víctimas, sino el estigma de su derrota electoral hace cuatro años”. A Pilar Manjón tampoco le han cogido por sorpresa las palabras del candidato conservador: “Si ni siquiera ha venido a vernos en cuatro años a la Asociación de Víctimas del mayor atentado terrorista de Europa. Vino el presidente Zapatero, vinieron representantes del Gobierno vasco… Somos visibles a los ojos de todos, menos para ellos. Si nos tenemos que sentir agredidos por alguien, es por el PP. En tres años, no hemos recibido ayudas de la Comunidad de Madrid”.


Joaquín Vidal
Presidente de la Federación Autonómica de Víctima
s

A Joaquín Vidal le cambió la vida el 28 de julio de 1991. ETA envió, a través de una empresa de mensajería, un paquete bomba contra el director de la prisión de Sevilla, donde trabajaba como funcionario de prisiones. Aquel artefacto acabó con la vida de cuatro personas y provocó heridas a más de 60. Y entre ellas, se encontraba Joaquín Vidal, que hoy preside la Federación Autonómica de Víctimas del Terrorismo, donde se agrupan las organizaciones de Andalucía, Extremadura, Canarias, Cataluña y, en breve, también Murcia.
“Nunca nos hemos sentido agredidos por el Gobierno. Yo le digo esto de forma personal, como víctima, porque cada persona puede pensar diferente”, afirma, a la vez que lamenta que la acusación de Rajoy es “más de lo mismo de lo que venimos viendo los últimos cuatro años”. Y agrega: “Nosotros siempre hemos dicho que las víctimas jamás deben entrar en ese juego para poner o quitar a un presidente. Eso no es lo que a nosotros nos corresponde. No es lo nuestro”.


Roberto Manrique
Presidente de las Víctimas de Catalunya

Roberto Manrique salvó su vida de milagro en el atentado de Hipercor, donde murieron 21 personas en junio de 1987: “Con todo el respeto que me merece el señor Rajoy, yo nunca me he sentido agredido por el Gobierno”. Se muedtra así cansado de la “manipulación” del PP con la ayuda de la AVT y de personas afines “que ni siquiera son víctimas del terrorismo”.

En el lado opuesto de su balance, en el bueno, destaca la labor de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo, abierta en 2005. “Gracias a esa Oficina, creada por el Gobierno de Zapatero, hay muchas personas que han comenzado a ver reconocidos sus derechos”, cuenta, sin perder el humor. “Me ha llamado gente, víctimas del terrorismo, para preguntarme a ver si Zapatero me ha dejado marcas. La gente se descojona –de lo dicho por Rajoy–”.
Manrique lamenta también que aún no se haya aprobado la nueva Ley Integral de Solidaridad con las víctimas: “Me ha dicho algún político que es por esta crispación”


Lucía Jiménez
Presidenta de la Asociación Canaria de Víctimas


Su labor es defender a las víctimas de Canarias que, como su padre, sufrieron algún atentado durante el conflicto del Sáhara. “Me sorprendió el ataque de Rajoy porque hay muchos colectivos de víctimas”, reivindica Lucía Jiménez, convencida de que en concreto las personas muertas en Canarias han sufrido durante años una triple victimización: “Hemos sido víctimas de la lejanía, del olvido y del desamparo”.Lucía Jiménez cuenta que aún hoy hay muchas viudas de pescadores ametrallados en aquel conflicto que siguen sin recibir las ayudas que les corresponden como víctimas del terrorismo. “Y debo decir que las primeras resoluciones se produjeron en 2005, ya con el Gobierno socialista. Ahora es necesario aprobar la nueva Ley y evitar que los enfrentamientos entre los partidos nos perjudiquen a quienes ya hemos sufrido. Que Zapatero y Rajoy sepan que queremos escuchar en el próximo debate sus propuestas”, reclama.


Eduardo Izquierdo
Vicepdte. de la Federación de Fuerzas de Seguridad

“Yo no me considero agredido por Zapatero”. Eduardo Izquierdo ya no es guardia civil, pero sigue implicado en esta Federación por la huella que le dejó su pasado. El 22 de julio de 1980 sufrió su primer atentado con una bomba de ETA, que mató a un compañero, y el 21 de noviembre del mismo año recibió cuatro disparos en un enfrentamiento con un comando, en Tolosa. “Mi compañero no pudo salir. Yo he pasado mucho, he pasado lo mío, y no quiero que nadie sufra como yo”. Es su forma de explicar por qué en un encuentro en el Congreso con las víctimas le dijo al presidente Zapatero: “Si tiene fe en que puede solucionar esto, suerte y al toro”. “Yo le di mi beneplácito para buscar una solución. Cómo lo tenía, o tiene que hacer, ya no es cosa mía”, subraya.


Gorka Landaburu
Periodista víctima
de un atentado de ETA

El 15 de mayo de 2001, ETA convirtió en víctima al periodista Gorka Landaburu, pero éste siempre se ha negado a que aquello le hiciera cambiar su forma de ver las cosas. Y a lo dicho por Rajoy, replica: “Me parece inadmisible que intente manipular a las víctimas y a gente que llevamos años condenando el terrorismo y aún tenemos que salir a la calle con escolta. Hay que agradecer al presidente que lo haya intentado, que haya querido alcanzar la paz. Porque lo que de verdad queremos las víctimas es que no haya más”.


Ángel Lozano
Miembro de la Asociación Andaluza de Víctimas

Estaba destinado en la comisaría de la Policía Nacional de Eibar, en 1988, cuando sufrió un atentado de ETA. “Puso un coche bomba y explotó al paso de nuestro vehículo. Íbamos cinco, y un compañero murió”. Este es el relato de otra persona que ha sufrido el terrorismo y que no se identifica con las palabras de Rajoy: “Es mentira que Zapatero haya agredido a las víctimas. Y yo pertenezco a la Asociación Andaluza y sé cuál es el sentir general. Me parece lamentable la utilización que hace de las víctimas toda esta gente del PP. Han destruido nuestras vidas y, encima, ahora nos quieren utilizar”, denuncia Ángel Lozano

Imprimir


Enviado por: messi
26-02-08, 00:06
Foro: Política General
- Sin respuestas

MACRO/VIDA
[Imagen: 0000005170.jpg&an=224] Reconocen avances "muy importantes" en la legislatura socialista

Un matrimonio gay del PP: "¿Si gana Rajoy van a descasarnos?"

V.V.

Javier Gómez y Manuel Ródenas son afiliados al PP y, desde hace un año y medio están casados. La boda la celebró el acalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, y ahora, a escasas dos semanas de las elecciones generales, confirman que en el colectivo gay existe una preocupación por la posibilidad de que Rajoy gane las elecciones: “¿Ahora van a descasarnos?”, se pregunta Gómez, mientras que Ródenas reivindica el derecho a adoptar de los matrimonios homosexuales.


<!-- Manuel R&oacute;denas y Javier G&oacute;mez, aunque militantes del PP, reconocen que durante la legislatura de Zapatero ha habido un avance &ldquo;muy importante&rdquo; en los derechos de las personas homosexuales. &ldquo;Ya el matrimonio no discrimina por orientaci&oacute;n sexual&rdquo;, recuerda R&oacute;denas quien, como abogado, ve complicado que se pueda dar un paso atr&aacute;s en esta materia, como apunt&oacute; Rajoy. &ldquo;Miquel Roca y Jordi Sol&eacute; Tur&aacute;, dos de los padres de la Constituci&oacute;n, al elaborar el texto, dijeron que el matrimonio era instituci&oacute;n para el hombre y la mujer, no entre el hombre y la mujer&rdquo;, matiz&oacute;.

&quot;Inquietud&quot;
G&oacute;mez, militante activo de colectivos de LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales), reconoci&oacute;, en una entrevista concedida al diario El Mundo que su militancia en el PP le trae bastantes quebraderos de cabeza, por las contradicciones en las que entra su partido con su condici&oacute;n sexual. &ldquo;Es cierto que hay inquietud en el colectivo por lo que pueda pasar si gana el PP&rdquo;, reconoci&oacute;.

&quot;Grupo de presi&oacute;n externo&quot;
A su juicio, &ldquo;el problema de fondo es que en el PP existe un grupo de presi&oacute;n externo que no representa a m&aacute;s del 10 por ciento del partido y que trata de imponer su moral&rdquo;. &ldquo;Ellos se creen con el derecho de establecer lo que est&aacute; bien y lo que est&aacute; mal&rdquo;, lo que lleva a un &ldquo;distanciamiento cada vez mayor del partido con la calle&rdquo;.

Adopci&oacute;n
El matrimonio se muestra especialmente cr&iacute;tico con su partido en la postura sobre la adopci&oacute;n. El PP se opone radicalmente a que las parejas del mismo sexo puedan adoptar. &ldquo;&iquest;Qu&eacute; tipo de garant&iacute;a es la heterosexualidad? &iquest;Es un sello de calidad? Nosotros tambi&eacute;n podemos dar un hogar y una familia a un ni&ntilde;o. Queremos tener el derecho a adoptar&rdquo;, recrimin&oacute; R&oacute;denas. G&oacute;mez va a&uacute;n m&aacute;s all&aacute; y expone: &ldquo;Si puedo adoptar como gay individualmente, por qu&eacute; no como pareja&rdquo;.

Igualdad social
A&uacute;n sabiendo que sus derechos pender&aacute;n de un hilo si Rajoy gana las elecciones, aseguran que comparten otros planteamientos del PP, como &ldquo;la pol&iacute;tica econ&oacute;mica&rdquo; o la &ldquo;visi&oacute;n de Estado&rdquo;, si bien est&aacute;n radicalmente en contra de sus iniciativas respecto al colectivo LGTB. Mirando hacia el futuro, esperan que los logros de los homosexuales pasen por logra la igualdas social porque, seg&uacute;n dicen, los prejuicios siguen siendo muy grandes en nuestro pa&iacute;s.
-->Manuel Ródenas y Javier Gómez, aunque militantes del PP, reconocen que durante la legislatura de Zapatero ha habido un avance “muy importante” en los derechos de las personas homosexuales. “Ya el matrimonio no discrimina por orientación sexual”, recuerda Ródenas quien, como abogado, ve complicado que se pueda dar un paso atrás en esta materia, como apuntó Rajoy. “Miquel Roca y Jordi Solé Turá, dos de los padres de la Constitución, al elaborar el texto, dijeron que el matrimonio era institución para el hombre y la mujer, no entre el hombre y la mujer”, matizó.

"Inquietud"
Gómez, militante activo de colectivos de LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales), reconoció, en una entrevista concedida al diario El Mundo que su militancia en el PP le trae bastantes quebraderos de cabeza, por las contradicciones en las que entra su partido con su condición sexual. “Es cierto que hay inquietud en el colectivo por lo que pueda pasar si gana el PP”, reconoció.

"Grupo de presión externo"
A su juicio, “el problema de fondo es que en el PP existe un grupo de presión externo que no representa a más del 10 por ciento del partido y que trata de imponer su moral”. “Ellos se creen con el derecho de establecer lo que está bien y lo que está mal”, lo que lleva a un “distanciamiento cada vez mayor del partido con la calle”.

Adopción
El matrimonio se muestra especialmente crítico con su partido en la postura sobre la adopción. El PP se opone radicalmente a que las parejas del mismo sexo puedan adoptar. “¿Qué tipo de garantía es la heterosexualidad? ¿Es un sello de calidad? Nosotros también podemos dar un hogar y una familia a un niño. Queremos tener el derecho a adoptar”, recriminó Ródenas. Gómez va aún más allá y expone: “Si puedo adoptar como gay individualmente, por qué no como pareja”.

Igualdad social
Aún sabiendo que sus derechos penderán de un hilo si Rajoy gana las elecciones, aseguran que comparten otros planteamientos del PP, como “la política económica” o la “visión de Estado”, si bien están radicalmente en contra de sus iniciativas respecto al colectivo LGTB. Mirando hacia el futuro, esperan que los logros de los homosexuales pasen por logra la igualdas social porque, según dicen, los prejuicios siguen siendo muy grandes en nuestro país.

Imprimir


Enviado por: messi
26-02-08, 00:05
Foro: Política General
- Respuestas (4)

MACRO/VIDA
[Imagen: 0000009492.jpg] "Por los cómicos de España que han traído la dignidad y el orgullo a nuestro oficio"
Bardem dedica el Oscar a su familia y a los denostados titiriteros
V.V.
Javier Bardem se convirtió anoche en el primer actor español en conseguir un Oscar por su papel en la película No es país para viejos, que también recibió la estatuilla al mejor film. El actor dedicó el premio a su madre, Pilar Bardem, pero también a los “cómicos de España”. De ellos dijo en una rueda de prensa posterior que están “muy denostados últimamente” pero que entrañan “orgullo e integridad” a la profesión. “Es un premio que recibo con agradecimiento y honor, pero con distancia, porque eso no es lo importante, sino creer en lo que haces”, apuntó.

<EMBED src=""http://www.youtube.com/v/Ah0IHGrK56E&rel=1 width=425 height=355 type=application/x-shockwave-flash wmode="transparent"></EMBED>

  • Descendiente de una saga de actores, Javier Bardem se ha convertido en el primer intérprete español en recibir un Oscar, el premio más cotizado del mundo del cine. Son ya dieciséis los premios que ha conseguido Bardem por su papel como asesino en la película de los hermanos Cohen No es país para viejos, a quienes agradeció “estar tan locos de creer” en él para el papel y de hacerle “el peor corte de pelo de la historia”.

    A los "cómicos españoles"
    Bromas al margen, Bardem dedicó el galardón a su madre, a su familia y a los “cómicos españoles”: “Mamá, esto es para ti, es para tus abuelos, para tus padres Rafael y Matilde. Esto es por los cómicos de España que han traído, como tú, la dignidad y el orgullo a nuestro oficio. Esto es para España y para todos vosotros”, manifestó.

    "Orgullo e integridad"
    No es la primera vez que Bardem alude a los “cómicos”, a los que la derecha española denomina despectivamente los “titiriteros”. En la rueda de prensa posterior a la gala, el actor quiso resaltar de nuevo este término, del que dijo que está “muy denostado” pero que “entraña orgullo e integridad”.

    "Enterrados en tierra sagrada"
    Bardem ya había hecho un alegato a favor de la profesión al recoger el premio del sindicato de actores norteamericanos hace unos meses. En aquella gala apuntó: “Mis abuelos fueron actores en una época en la que los actores no podían ser enterrados en tierra sagrada porque eran homosexuales y prostitutas. Así que ha sido un largo camino hasta llegar hasta aquí, y eso debemos agradecérnoslo a nosotros mismos”.

    Actor en el régimen de Franco
    Tras la gala de los Oscar, Bardem reiteró que ser actor durante “el régimen de Franco” era expresión de “libertad y valentía”, por lo que quiso recordar a sus abuelos, también actores, que vivieron aquella época.
Señores peperos un titiritero comunista ha ganado por primera vez para la nacion un oscar.

Imprimir