Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

¡Viajeros al tren!
#1

[URL="http://blogs.publico.es/trabajarcansa/page/2/"]
[/URL]

¡Viajeros al tren!

11 Dic 2009




“La vía por la que el tren del crecimiento debe discurrir ya está identificada, y no es otra que producir más y mejor” -José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno-

Atención, no se despisten, que el revisor ha gritado “¡Viajeros al tren!” La locomotora ya pita, y en breve echará otra vez a andar, tras un tiempo parada por avería. Ocupen sus asientos, que el tren no espera por nadie.
La economía gusta acompañarse de metáforas ferroviarias. Con la crisis incluso ha abusado: el tren del crecimiento, la luz al final del túnel, la máquina que empieza a andar… Hay países “locomotoras”, y a quien se opone a las reformas se le acusa de poner palos en las ruedas u obstáculos en la vía.
Hasta ahí, nada raro. El tren alimenta nuestro imaginario desde los tiempos de las máquinas de vapor, y el habla cotidiana está llena de frases hechas: coger o perder el tren, el que no pasa dos veces, el de la historia, etc. Pero en el caso de la economía, su uso es mucho más que una imagen bonita, familiar, sentimental. Es una metáfora intencionada, que se ajusta al sistema económico para que lo veamos como único, invariable, natural.
Así, el tren de la economía no puede circular por donde quiera, sino por las vías: carriles ya trazados, cerrados, con destino fijo. Puedes ir en una vieja locomotora de carbón o en AVE, incluso en un tren solar, pero la vía es la que es. Los raíles te llevan, y fuera de ellos sólo cabe descarrilar.
Ya hablamos días atrás de la dificultad de cambiar de vía una vez que la máquina acelere de nuevo. Si no podemos hacerlo estando parada, cuando coja velocidad nos llevará donde quiera, hasta la próxima avería, accidente o vía muerta. Y mientras, ya saben: los de siempre a echar paladas a la caldera; los que se caigan o lo pierdan se quedarán fuera; y los que puedan, que disfruten del paisaje. Buen viaje.
15 comentarios

El Nobel, calderilla para la guerra

10 Dic 2009

Compartir: [Imagen: ico_facebook.gif] [Imagen: ico_twitter.gif] [Imagen: ico_meneame.gif] [Imagen: ico_delicious.gif]

“A la persona que haya trabajado más o mejor por la fraternidad de las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos” -Del Testamento de Alfred Nobel-

El Nobel de la Paz, antes conocido como Presidente de los Estados Unidos, recibirá hoy el galardón adornado con unas visibles ojeras, tras haber dormido sólo un par de horas. Anoche, en su habitación del hotel noruego, cuando quiso preparar su discurso de aceptación comprobó horrorizado que se había dejado en Washington la máquina de componer discursos históricos.
Ah, ¿que no sabían que Obama prepara sus grandes mensajes con una máquina? Pues se lo cuento. A la manera de aquel juguetón libro de Queneau que permitía combinar los catorce versos de un soneto para fabricar miles de sonetos diferentes y todos hermosos, también Obama cuenta con un chisme combinatorio que baraja unas cuantas frases emocionantes, y las ordena para que resulten en un discurso brillante cuando le hace falta.
Así que nuestro héroe tuvo que improvisar anoche. ¿Qué hacer? Pues lo que todos hacemos en esos casos: echó mano de Internet y buscó los discursos de anteriores ganadores para hacer un apresurado corta y pega con que salvar la papeleta. Fusiló todo lo que le gustó, incluida esta hermosa frase: “El objetivo de Estados Unidos es construir una paz en la que participen todas las naciones, y a la que todas estén comprometidas; una paz estable que haga posible las nobles aspiraciones humanas.” Bonita, ¿verdad? Sí, lo han adivinado: es de Kissinger.
Sonriente, con su vibrante oratoria, Obama seducirá una vez más a media humanidad, y dará las gracias al Comité Nobel. Eso sí, se morderá la lengua para no acusarles de racanería: el millón de euros del premio es lo que cuesta un solo soldado durante un año en Afganistán, según la Casa Blanca. Con esa calderilla, ¿cómo esperan que construya la paz?
10 comentarios

El sueño de Dubai produjo monstruos

09 Dic 2009

Compartir: [Imagen: ico_facebook.gif] [Imagen: ico_twitter.gif] [Imagen: ico_meneame.gif] [Imagen: ico_delicious.gif]

“Aquí encontrarás un auténtico lienzo blanco sobre las aguas celestes del Golfo. Tu propia versión del paraíso.” -Presentación del proyecto The World-



Hay que ver la que liaron los emires esos en Dubai, qué disparate, ¿verdad? Islas con forma de palmera y viviendas en primera línea de playa artificial, el rascacielos más alto del mundo, no sé cuántos edificios singulares a cuál más inverosímil, y la broma final de The World: 300 islas formando el mapamundi, con hoteles de lujo, apartamentos y centros comerciales.
Ya digo, un disparate que a nadie extraña que acabe en bancarrota. ¿A nadie extraña? Pues no sé, porque hasta hace poco, los mismos que hoy señalan la inviabilidad de esos proyectos los veían como la cosa más normal del mundo, el fruto lógico de tanto dinero, tanto crecimiento y tanto millonario sin atracciones suficientes para gastar en el mundo.
Ahora, con la crisis, todos reconocen burbujas y espejismos. Pero hace un par de años vivíamos bajo un encantamiento a modo de hipnosis masiva a la que pocos escapaban. Dubai es sólo el mayor de una colección de proyectos enloquecidos con los que horteras adinerados querían llenar el mundo de parques temáticos del alto consumo, franquicias de grandes museos, casinos en el desierto y excentricidades en mármol. La hipnosis era tal que muchos invirtieron millones en esos planes, y hoy sufren las consecuencias.
También por aquí hemos tenido unos cuantos Dubai a escala local. Sin ir más lejos, me acuerdo de un proyecto de los propietarios de Marina D’Or, que pretendían construir un gran parque turístico con reproducciones exactas de monumentos famosos, selvas, montañas nevadas y arrecifes tropicales. Aquel disparate fue presentado por todo el país, con maqueta y video incluidos. Y el hechizo funcionó, pues pocos señalaron el despropósito, más allá de su mal gusto.
14 comentarios

¿Subiríamos otro escalón por Aminatu?

08 Dic 2009

Compartir: [Imagen: ico_facebook.gif] [Imagen: ico_twitter.gif] [Imagen: ico_meneame.gif] [Imagen: ico_delicious.gif]

“Trabajamos con toda nuestra capacidad, dentro de los límites. El Gobierno no puede hacer lo que no está a su alcance” -José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno-

Cada día que pasa es más urgente resolver la situación de Aminatu Haidar, y a la vez más complicado. La pregunta es: ¿puede hacer algo más el Gobierno español? Según Exteriores, ya han hecho todo lo que está en su mano, sin éxito. Pero no es cierto. Más correcto sería decir: podríamos hacer más, pero no debemos. Realpolitik. O dicho en términos duros: podríamos tomar medidas más drásticas, pero Aminatu no es un problema tan vital para nuestros intereses.
Por supuesto que España podría hacer mucho más. En las relaciones internacionales hay toda una escala de respuestas en grado ascendente, desde el escalón más bajo -la mera petición diplomática-, hasta el más alto, que sería la declaración de guerra. Entre medias, uno puede llamar al embajador, buscar apoyos internacionales, congelar relaciones, romperlas, cerrar fronteras, denunciar ante organismos o revisar acuerdos.
Nadie pide que bombardeemos Rabat a cambio del pasaporte de Aminatu, claro que no. Pero descartar el escalón más alto no justifica quedarse en el más bajo. La decisión de subir algún peldaño más depende de la importancia que para cada país tiene su vida.
Para Marruecos no vale nada, y en cambio la devolución del pasaporte vale mucho, es visto como una humillación, por lo que su nivel de resistencia a la presión es muy alto. Para España su vida vale más, pero no tanto como para poner patas arriba las siempre conflictivas relaciones con Marruecos. Pero en el cálculo hay que incluir otra variable: la responsabilidad, que en el caso de España es histórica, pero también presente, por su connivencia en la expulsión. Si Aminatu muere, no sólo seremos anfitriones de su muerte. También cómplices.
22 comentarios

La Cumbre puede calentar más el planeta

07 Dic 2009

Compartir: [Imagen: ico_facebook.gif] [Imagen: ico_twitter.gif] [Imagen: ico_meneame.gif] [Imagen: ico_delicious.gif]

“Copenhague es una inmejorable ocasión para que los gobiernos sienten las bases de una nueva economía verde.” -Ignacio Galán, presidente de Iberdrola-

Durante un tiempo estuve tentado por alistarme en el bando negacionista del cambio climático. Veía sospechosa tanta unanimidad, me dejaban frío las campañas catastrofistas, y Al Gore consiguió espantarme del todo. Pero como no soy de los que llevan la contraria sólo por enredar, me puse a leer cosas serias. El escepticismo se me pasó con unos cuantos artículos científicos, que espero hayan leído los gobernantes que hoy llegan a Copenhague.
No espero que los líderes mundiales den una lección de ecologismo estos días. Para eso ya están las eléctricas y las grandes constructoras. Me gustaría que los Obama y compañía hagan algo más que retratarse en bicicleta o convertir el texto de conclusiones en un bonito manifiesto.
El reto es enorme, y la voluntad escasa. El deterioro ambiental no se frena con unas cuantas medidas, ni prometiendo más molinos, ni mercadeando con las emisiones. Exige una transformación del modelo económico para la que nadie tiene ganas ni prisa. Si no lo han hecho con la crisis, ni por supuesto les ha conmovido nunca la miseria y el hambre que causa este modelo, ¿por qué iba a conseguirlo una amenaza imprecisa y lejana como la climática?
Si se cumplen las previsiones pesimistas, y la reunión termina con un acuerdo no vinculante que aplace el tema hasta la próxima reunión, los gobiernos no sólo habrán perdido otra oportunidad: además, conseguirán que la cumbre agrave un poco más el calentamiento global. Si ponemos en un plato de la balanza las emisiones contaminantes que causará la propia cumbre (desplazamientos, luz, calefacción y mil consumos), y en el otro plato la efectividad de sus resultados, la cuenta podría salir a pagar. Y lo pagaremos todos.
16 comentarios

Yo también habría votado sí (en 1978)

06 Dic 2009

Compartir: [Imagen: ico_facebook.gif] [Imagen: ico_twitter.gif] [Imagen: ico_meneame.gif] [Imagen: ico_delicious.gif]

“Íntimamente identificados con el pueblo, siempre cerca de él, podremos garantizar el orden social justo.” -Discurso del Rey ante las Cortes en 1978-

El puente de diciembre es el más sagrado del año, al coincidir dos fiestas religiosas: la Inmaculada y la Santa Constitución. Así que hoy toca fiesta, devoción, y sacar en procesión la Constitución para gritarle “guapa”.
Si usted es poco creyente, o directamente heterodoxo, y aprovecha el día para criticarla o pedir su reforma, los padres custodios le responderán con el dogma: la Constitución fue votada por los españoles de forma masiva, es expresión de la voluntad popular. Y es cierto, así fue. Es más, les confieso algo: de haber sido mayor de edad, también yo la habría votado. En 1978, claro.
Basta leer la prensa de aquel día para comprender el ambientazo que empujaba al voto: recién salidos de una dictadura, con ruido de sables de fondo, sin más alternativa que la vuelta al pasado, y con consenso de los partidos. Cualquiera se habría tragado los sapos de turno con tal de dejar atrás el franquismo que aún coleaba. Pero es que encima, sobre el papel, la Constitución no era mala.
Si se toman la molestia de leerla hoy, igual se sorprenden: no está mal, incluso hay cosas que están muy bien. Eso sí, la mayor parte del articulado no pasa de ser una declaración de intenciones, y como tal es retóricamente inapelable, llena de buenos deseos y reconocimientos de derechos sociales que van invariablemente acompañados de la fórmula “la ley regulará”, “la ley establecerá”. Y claro, luego llegaron las leyes, el tío Paco con las rebajas, y muchos derechos quedaron en papel mojado, o a criterio de sus intérpretes, pues como buen texto sagrado también la Constitución tiene sus exegetas: ésos que han conseguido que, de tanto incumplimiento, vivamos en un país inconstitucional.
12 comentarios

Un crucifijo para desgastar los dientes

05 Dic 2009

Compartir: [Imagen: ico_facebook.gif] [Imagen: ico_twitter.gif] [Imagen: ico_meneame.gif] [Imagen: ico_delicious.gif]

“Debemos estar atentos. Desde la iglesia sentimos esta polémica como un acoso más. Me produce tristeza” -Ricardo Blázquez, obispo de Bilbao-

Muy bien, quitamos los crucifijos de las aulas de los colegios concertados. ¿Y qué hacemos con todo lo demás en esos mismos centros? Cuadros de la virgen, inscripciones en los muros, capillas, alzacuellos de algún profesor, y por supuesto el nombre del colegio. ¿Lo retiramos todo?
Ah, es que el colegio es católico. Hasta las cachas. Haber empezado por ahí. Entonces el problema es otro. No que tenga un ideario religioso, allá los padres con sus hijos. El problema es que sea concertado, que funcione con dinero público. Y ahí caben dos soluciones: terminar con los conciertos y que el que quiera una enseñanza bendecida se la pague; o quitar los adornos para que el colegio católico no parezca católico. Lo primero no lo va a hacer ningún gobierno. Lo segundo, tampoco. Descansen armas, monseñores.
Ya dijimos semanas atrás, a cuenta de la sentencia europea sobre Italia, que el asunto de los crucifijos haría ruido en España. Ya lo han visto: ha sido mencionar el tema, y ya aparecen mártires dispuestos a inmolarse en el madero. No sin mi crucifijo. Tras Educación para la Ciudadanía y el aborto, la iglesia católica encuentra un nuevo motivo de guerra, para mantener la movilización de los suyos y que no decaiga la moral de la tropa.
Porque lo del crucifijo es una batallita de nada. La guerra es otra: la anunciada ley de Libertad Religiosa, que tratará temas mucho más importantes que éste. Así que los contendientes van calentando para el choque, exhibiendo fuerzas, en un pulso preventivo. De paso, el gobierno suelta un hueso para ver cómo andan de dientes los obispos. Pero claro, royendo el crucifijo pueden pasar dos cosas: que se les desgaste la dentadura, o que afilen los colmillos. Cuidado.
31 comentarios

Para puertas, el campo

04 Dic 2009

Compartir: [Imagen: ico_facebook.gif] [Imagen: ico_twitter.gif] [Imagen: ico_meneame.gif] [Imagen: ico_delicious.gif]

“Cerrar una web sin orden judicial es un secuestro gubernativo de un medio de comunicación, reinventa la censura” -Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP-

El debate sobre las medidas contra la piratería es como un foro de Internet: cualquiera opina, vale todo, y algunos usan mayúsculas para gritar. Les adelanto que no estoy de acuerdo con que una comisión cierre webs sin orden judicial. A partir de ahí, soy todo dudas.
Aclaro que yo también soy autor, y parte de mis ingresos proviene de la explotación de derechos. Ya ven, soy uno de ellos, un caradura que vive del cuento y tiene mansión en Miami. El tema me concierne, pues tras la música pasará lo mismo con los libros, una vez tengamos todos nuestro e-book donde guardar 3.000 títulos que descargaremos en segundos.
Escribo para ser leído, y prefiero lectores que compradores de libros –vivan las bibliotecas. Defiendo la libre difusión cultural. Pero me fastidiaría que alguien sacase beneficio con esa libre difusión cobrando bajo cuerda, colgándola en webs con publicidad, o vendiendo acceso a Internet –que de los operadores no nos acordamos, y se lo llevan crudo. ¿Cuántos mantendrían el ADSL en casa al precio actual si no fuera por las descargas?
Me parece bien que se cuestione la propiedad privada, pero ¿por qué sólo la propiedad intelectual, y no también la propiedad inmobiliaria, o la de los medios de producción? Porque es el eslabón más débil. Por eso los autores se llevan las bofetadas que otros merecen, y son rehenes de quienes levantan la bandera de los derechos de autor para otros fines: la industria cultural para mantener el negocio, y los gobiernos para controlar la red.
Cuando se habla de Internet se usa una expresión deliciosa: “No se puede poner puertas al campo”. ¿Ah, no? ¡Si el campo está lleno de puertas, parcelado y vallado!
92 comentarios

El paro no es culpa de nadie

03 Dic 2009

Compartir: [Imagen: ico_facebook.gif] [Imagen: ico_twitter.gif] [Imagen: ico_meneame.gif] [Imagen: ico_delicious.gif]

“A pesar de ser un mal dato, estamos parando el golpe, y se abren expectativas y esperanzas de cara al futuro” -José Blanco, ministro de Fomento-

Si usted es uno de los sesenta mil trabajadores que en noviembre fueron al paro, tómeselo con calma. No se haga mala sangre, que nadie tiene la culpa de su desgracia. Entiendo que busque responsables a quien pedir cuentas, pero ni lo intente, que nadie se dará por aludido. La culpa de que usted esté en paro es, por supuesto, del paro.
La culpa es del paro, de nadie más. Él es así, y tiene la vieja costumbre de comerse unos cuantos miles de empleos en noviembre. Comportamiento estacional lo llaman, pues en efecto el paro tiene sus ciclos y estaciones, como el tiempo, y noviembre es mes de frío, lluvia y paro, más con crisis.
Fíjense en el gobierno. Habla de la destrucción de empleo, pero más bien debería decir autodestrucción, pues el empleo se destruye a sí mismo, nadie lo destruye más que él mismo, y usamos la forma reflexiva: “se destruyeron sesenta mil puestos de trabajo”. Otras veces el empleo y el paro se convierten en sujetos activos, responsables de sus acciones: el empleo se comporta bien o mal; el paro crece, sube, cae o se frena; y a ellos se une el “mercado laboral”, también con vida propia y manías. Nos comprometemos a “luchar contra el paro”, no contra responsable alguno.
Dirán que son sólo formas de hablar. Pero reflejan bien una actitud que hemos acabado aceptando: que la pérdida de millones de empleos es inevitable y natural, y que nadie es responsable, ni el gobierno ni los empresarios, así que sólo cabe acusar a quienes no tienen orejas para oírnos: la crisis, el modelo económico, el desempleo estacional, los males estructurales. Y ahí estamos, viéndolas venir, esperando a que escampe, mirando las nubes para hacer previsiones, y repartiendo paraguas y flotadores.
45 comentarios

‘Photocall’ a la puerta del juzgado

02 Dic 2009

Compartir: [Imagen: ico_facebook.gif] [Imagen: ico_twitter.gif] [Imagen: ico_meneame.gif] [Imagen: ico_delicious.gif]

“Ha podido haber algunos excesos, que forman parte de la naturaleza de nuestro trabajo, pero en general fue correcto.” -Fernando González Urbaneja, presidente de la Asociación de la Prensa-

Me conmueven los golpes de pecho que los medios se dan a cuenta del muchacho falsamente acusado de asesinar a golpes a una niña. Ya verán lo que dura el propósito de enmienda. ¿Algún ingenuo piensa que es el fin del género periodístico más exitoso: el photocall permanente a la puerta de los juzgados?
Dentro de su desgracia, el chico ha tenido suerte: el suceso se aclaró en cuestión de horas, y los medios compiten hoy por rehabilitar su honor con el mismo fervor con que hace tres días rivalizaban por darle la pedrada más gorda. Pero imaginen que no hay autopsia concluyente, y que llega a juicio para ser absuelto dentro de unos meses. ¿Quién se acordaría entonces para rectificar?
No sería la primera vez que un inocente es condenado por adelantado en los medios, y meses después su absolución no merece una sola línea. El daño es enorme, más con ese archivo de antecedentes que es Internet. Un día tu jefe, tu nueva novia o tu casero pone tu nombre en Google y descubre que eres un pederasta, un terrorista o un corrupto. Ya puedes contarle que saliste limpio, que ya verás.
El sábado, el mismo día que se crucificó en portada a este chico, ya se sabía que no hubo violación, de manera que el monstruo perfecto –asesino y violador- se quedaba en monstruo a secas. Si los desgarros vaginales y anales habían desaparecido en un segundo examen, si la madre negaba los hechos, ¿no era aconsejable un poco de prudencia? Pues no.
Otro día hablamos de la otra parte: la presión histérica que todos ejercemos sobre médicos, policías, jueces y servicios sociales cuando hay niños de por medio, y que les lleva a curarse en salud, para no ser ellos los linchados.




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)