Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

«Por nada del mundo querría que un hijo mío se dedicase a la pesca; ya no es vida»
#1

«Por nada del mundo querría que un hijo mío se dedicase a la pesca; ya no es vida»
"Al menos antes sabías que si te sacrificabas veías un duro; hoy el precio del pescado es de risa ylos gastos, en cambios, se han disparado"


EDUARDO CUEVAS CRISTÓBAL
Patrón de pesca, cambia el barco por un taller metalúrgico

Hijo, sobrino y nieto por partida doble de pescadores, Eduardo Cuevas Cristóbal (Lastres, 1973) renuncia a una carrera profesional labrada durante veinte años en la mar como segundo patrón del barco cerquero «Siempre Emperatriz» -uno de los últimos cuatro que siguen en activo en Asturias- para trabajar en un taller metalúrgico de Gijón. Su caso es un ejemplo perfecto del drama de la pesca asturiana: la falta de rendimiento de la actividad quiebra la confianza de los pescadores en el futuro y los empuja a tierra. Y detrás de ellos sólo queda el vacío.

-¿Qué tal su último día en la mar?

-Fue el pasado 2 de octubre y no pescamos nada, volvimos al puerto con las bodegas tan vacías como cuando zarpamos. Incluso un amigo, Santiago Folgar, me había encargado que le apartase un kilo de sardinas para comerlas a mi salud por ser mi última salida a la mar y no pude cumplir su deseo.

<img src="http://www.llastres.com/usuarios/dasein-albums-imagenes-de-llastres-com-picture292-eduardo-cuevas-duardin.jpg" alt="Eduardo Cuevas, "Duardín"" align="left" hspace="5" />-No deja de ser simbólica tan triste despedida de la pesca.

-Es lo que hay: nunca sabes cómo te va a ir en la mar.

-¿Cuándo empezó a masticar la idea de dimitir como pescador?

-Hace unos tres años empecé a darle vueltas a la cabeza: muchas horas de trabajo y cada vez menos ganancias. Me acabé convenciendo de que aquello no era vida.

-¿Cómo enfocó lo de su reciclaje profesional?

-Aparte de patrón, también tengo conocimientos de máquinas, o sea que eché currículos. Me llamaron de Trefilería Moreda y el 2 de octubre llegué de la mar a las 11 de la mañana y estaba entrando por la puertas del taller a las 12. Yo creo que para trabajar en tierra basta con tener ganas, para hacerlo en la mar en cambio todo son zancadillas.

-¿A qué se refiere?

-Para enrolarse en un barco te piden cursillos de seguridad, de salvamento, de sanidad, conocimientos contraincendios y la titulación de marinero-pescador. Vamos, que si te pones a ello, pasas medio año dando clases antes de poder salir a pescar. Y luego, que valgas para el oficio, que esa es otra.

-Usted es hijo y nieto de pescadores, ¿qué le dijeron su padre y su abuelo al saber de su deseo de renunciar a la profesión familiar?

-Lo aceptaron a regañadientes. Mi padre es, con otros tres familiares, el dueño del barco y el mismo mes que yo lo dejé él se jubiló. Y mi abuelo materno, Quintín Cristóbal, con 86 años, todavía es de los que baja a diario al muelle de Lastres a enredar entre redes y pertrechos; lleva la pesca en la sangre. La verdad es que es un momento muy triste porque se juntó todo. En cambio, mi madre y mi novia me dieron carta blanca para hacer lo que yo quisiera.

-¿Por qué se hizo pescador?

-Nací en Lastres en una familia pescadora, jamás contemplé otra opción. Yo salía del colegio por la tarde y bajaba al muelle a pescar salmonetes. De guaje, cuando llegaban mi padre o mi abuelo al puerto ahí estaba yo esperando para ayudarles a amarrar los cabos. Y así fue que con 16 años ya empecé a salir con ellos como marinero. Al cabo de un tiempo saqué el título de patrón examinándome por libre y los últimos veinte años de mi vida los pasé como segundo patrón del «Nuevo Emperatriz».

-¿Alguien le trató de quitar de la cabeza la idea de hacerse pescador?

-Jamás.

-¿Y si tuviera usted un hijo, querría esa profesión para él?

-Por nada del mundo.

-Entonces, ¿qué ha pasado en estos últimos veinte años?

-La mar no tiene horarios: ni sabes cuándo sales ni cuándo vuelves... ni siquiera si vas a volver. Hoy en día tampoco sabes lo que vas a ganar; antes al menos sabías que si te sacrificabas veías un duro. Por eso, la mar ya no es vida.

-¿Por qué está en crisis la pesca?

-Porque el precio del pescado en la rula es de risa, es el único producto que yo conozco al que no le afecta el IPC: vale hoy lo mismo o menos que hace diez años. Y eso no puede ser porque el gasoil, las redes, los pertrechos, los seguros, la reparación de las averías y el mantenimiento del barco sí que se han encarecido. Si a eso unimos que la mar es caprichosa y no siempre pescas lo que quisieras no hay más que hablar: el negocio es ruinoso.

-Quedan sólo cuatro barcos de cerco en Asturias...

-... cuando no hace ni diez años había siete sólo en Lastres.

-Sí, le iba a preguntar por el motivo de que la debacle pesquera se cebe con más virulencia si cabe en el sector del cerco.

-Las redes pelágicas de arrastre, que son consentidas por algunos países como Francia, nos hicieron muchísimo daño. Ellas son las culpables de que se agotase la anchoa, y con la pérdida de esa costera se fueron al carajo los ingresos de medio año. Por eso el cerco está así de mal.

-No obstante, reciben dinero en concepto de ayudas por estar parados el tiempo que no pescan anchoas.

-No me haga reír, lo que nos dan no equivale ni a un mes de los ingresos que tendríamos si pudiéramos pescar anchoa.

-A falta de anchoa, a los cerqueros les queda la posibilidad de pescar otras especies: sardina, bonito, xarda...

-El precio de la sardina apenas compensa los gastos de ir a pescarla; el bonito, vaya usted a saber por qué, escasea como nunca; y la xarda, además de cotizarse muy poco, es una especie que también pescan los arrastreros, o sea que poco beneficio podemos sacar de esa costera. Que no, hágame caso: que esto ya no es rentable.

-¿Achaca alguna responsabilidad de todo lo anterior a la Administración, a los políticos, o piensa que la cosa no tiene arreglo?

-(Sonríe) Prefiero no opinar, porque si hablo la armo.

-Sea diplomático si quiere, pero no me prive de su opinión.

-Vamos a dejarlo en que no tienen ni idea de lo que se traen entre manos.

-Ha pasado mes y medio desde que decidió cambiar de aires laborales, ¿se arrepiente?

-En absoluto.

-¿Qué echa de menos de su anterior trabajo?

-Estos primeros días añoro el compañerismo que existe entre los pescadores, esos corrillos a pie de muelle comentando cómo va la cosa, las conversaciones con los compradores... Mire, en esa mesa de ahí (la entrevista tiene lugar en la cafetería de la rula vieja) me sentaba yo todos los días para solucionar el papeleo de las ventas... (Silencio)

www.llastres.com
Foros de Llastres y Lluces

Si tienes alguna duda con el uso del foro, échale un vistazo a nuestra AYUDA.
#2

Espero que en el nuevo trabajo que empiezas las cosas te vayan bien.En la entrevista echo de menos algo de autocrítica.Una cosa que no me entra en la cabeza, es que los demas siempre tengan culpa de las cosas que nos suceden y nosotros seamos siempre victimas pasivas,no se,pero como que no.

UN SALUDO


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje
Último mensaje por Grullos
02-02-11, 14:38
Último mensaje por Grullos
12-01-11, 15:19



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)