Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

¿puede haber otro pp?
#1

23/02/2010
[Imagen: punto_rojo.gif] El Plural / Artículos de opinión

Otros artículos | [Imagen: ico_sobre.gif] Enviar | [Imagen: ico_impresora.gif]
[Imagen: detalle_rojo.gif] ARTÍCULOS DE OPINIÓN
  • [Imagen: 0000009019.jpg&an=38]
  • CARLOS CARNICERO

    23/02/2010



El Zumbido
¿Puede haber otro PP?
Cuando uno observa la realidad española desde un tercer país hay cosas que sorprenden mucho más que cuando se vive en España. Ocurre, sin duda, con la condición de presidenta de la Comunidad de Madrid de Esperanza Aguirre. Que esta persona consiga ganar por mayoría absoluta es absolutamente decepcionante para mí e indica, entre otras cosas, la existencia de una quiebra importante en la trayectoria de los últimos años del PSOE en la autonomía madrileña.

Hay un déficit no sólo democrático en las actitudes cotidianas de la presidenta de Madrid; también existe una ausencia de modernidad en sus comportamientos; una caspa intelectual que sitúan sus posiciones en el tardofranquismo con una mezcla de maternalismo y de posiciones feudalistas. Al mismo tiempo, su mala educación, su forma vulgar de expresarse, es como una huída de su pretendida condición aristocrática que envuelve un clasismo de fondo en ese maternalismo de negar la posibilidad de que se pueda discutir con ella y, por supuesto, que pueda estar equivocada. Es una inefabilidad no pontificia sino súper clasista; era común en la antigua España en las personas que consideraban inferiores a casi todos sus interlocutores; una condescendencia que entiende que hay que agradecerle que se mezcle con los mortales. Antes las señoras con poder utilizaban la forma de expresarse de Esperanza Aguirre con sus criados. Una cercanía artificial que envuelve la más grande de las distancias de clase.

Su última hazaña, en la dirección de su partido, ha sido utilizar la broma –¿o era en serio?- para pedir un gobierno de concentración en el que su partido tendría las carteras de Trabajo y Economía. Es la representación de una España que creíamos superada y que sin embargo ha estado agazapada durante muchos años para aparecer con fuerza en cuanto José María Aznar consiguió establecer la doctrina de la confrontación para revisar la transición española y hacer un sitio a los franquistas avergonzados.

La pregunta es si hay otro PP. No me refiero a Alberto Ruiz Gallardón porque su pretendido centrismo ha quedado sepultado por su incapacidad para correr ningún riesgo. Estuvo callado con la guerra de Irak, con las manifestaciones de los obispos, con la actitud insolidaria de su partido en la negociación con ETA y ahora con la insoportable falta de solidaridad del PP con el Gobierno para solucionar la crisis económica.

Hubo un tiempo en que las miradas se referían a Josep Piqué en Cataluña; tiró la toalla, probablemente de puro aburrimiento. Se habló de Rodrigo Rato, pero al final ha demostrado que le interesan más puestos en donde pueda ganar mucho dinero y que no tiene siquiera la constancia de terminar sus mandatos como ocurrió en el Fondo Monetario Internacional. Ahora tiene de nuevo coche oficial –costo 85 millones de pesetas-, tarjeta de crédito sin límites y un sueldo que debiera hacer público al tratarse de una entidad financiera benéfica.

Ahora Alberto Núñez Feijóo, en su entrevista con Patxi López, ha reclamado un entendimiento de fondo entre el PP y el Gobierno para salir de la crisis. Como el presidente del PP del País Vasco, Antonio Basagoiti, Núñez Feijoo pretende una autonomía de pensamiento al margen del hieratismo insoportable de Mariano Rajoy. Mariano Rajoy no tiene otro programa propio que la supervivencia en un partido en el que no puede concretar mucho sus alternativas para satisfacer a la derecha extrema y no espantar al supuesto centro del que espera los votos para ganar.

Las apuestas de Núñez Feijóo y Antonio Basagoiti son razonables, pero es muy dudoso que consigan o busquen apoyos para imponerse en Madrid. Por eso cuesta tanto creer que otro PP sea posible.

Carlos Carnicero es periodista y analista políticoEL PLURAL.COM




Otros artículos | [Imagen: ico_sobre.gif] Enviar | [Imagen: ico_impresora.gif]


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)