Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

¿Quién es dónde está el Clegg español?
#1

[SIZE="4"]¿Quién es dónde está el Clegg español?[/SIZE]

elplural.com
http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=46064

La emergente fuerza con la que el Partido Liberal Demócrata británico y su líder Nick Clegg amenazan con revolucionar el panorama político del Reino Unido (en realidad todas las revoluciones serias han venido en la Gran Bretaña, salvo la Francesa) viene a demostrar que el anquilosado, caduco, insufrible e inexportable bipartidismo histórico en aquellas islas no durará mucho.
La quiebra de los partidos clásicos junto a la demanda de modernización de la sociedad británica (un paso más allá que el resto de los pueblos) alumbra ya un nuevo horizonte político que será copiado en el resto de los pueblos.
El autor de este cambio es Nicholas William Peter Clegg, casado con la vallisoletana Miriam González, las dos auténticas estrellas del nuevo firmamento político en la Gran Bretaña.

Consiga o no instalarse en Downing Street el “obama” británico ya ha ganado una batalla decisiva a la artritis politica en el país inventor de la democracia: abrir las ventanas, dejar que corra el aire, derribar clichés y establecer una nueva frontera para el centro político.

Europeista, ateo, liberal
ME ha impresionado la certeza de la esposa castellana de Clegg en el análisis: la dictadura de la cúpula de los partidos en España es insufrible e intolerable. Resulta obvio que el tercero en discordia, junto al deshilachado Brown y el remilgado y antiguo Cameron, representa el centro político, el radicalismo de las reformas y el punto de encuentro que la sociedad británica necesita para sacudirse la polilla.

Por ejemplo, Clegg, que es un internacionalista per se (padre ruso, madre neerlandesa, mujer española), se ha dado cuenta de que el Reino Unido no puede estar en “stand by” respecto a Europa por más tiempo, se confiesa ateo, defiende el aborto (tiene tres hijos) y, en definitiva, viene a encarnar lo más granado del liberalismo.

Y lo que es más definitivo en el panorama británico: marca distancias con Estados Unidos. Una revolución en sí mismo. Brown representa el fin de la Tercera Vía; Cameron la vuelta al thatcerismo; Clegg, sencillamente la revolución.

¿Quién se apunta?
Sigo con enorme interés el desenlace electoral en Gran Bretaña. Estoy seguro que más pronto que tarde tendrá su plasmación en España. ¿Quién puede encarnar al “clegg español” en estos momentos.

¿Mariano Rajoy? Evidentemente, no. Es demasiado conservador, demasiado antiguo, demasiado timorato. Por no cambiar no ha mandado al paro (que se lo merecen) algunos de los caramelos envenenados que le dejó Aznar en Génova 13, incluso salpicados por los trinkes del caso Gurtel. No, no, Mariano, no es Clegg.

¿Es Esperanza Aguirre? Lo podría haber sido de no haber tenido el poder en sus manos antes de constituirse en “lideresa”. Porque la diferencia básica con el chico de Buckighamshire es que este empezó de cero y Aguirre se labró una carrera política desde el poder al amparo de Aznar. Y, además, está demasiado atrapada por los conservadores neocon aznaristas.

¿Rosa Díaz? La fugitiva ex socialista tiene algunos puntos de contacto con Clegg y el Partido Liberal Demócrata, salvo el tufo a resentimiento que respiro todo lo que envuelve a la ex consejera de Cultura vasca. Es que básicamente el británico es frescura y escasas ataduras. En UPyD todo arroja un tufo raro.

Inventarlo
De modo y manera que a escasas fechas para saber quién ocupará la alcoba del matrimonio Blair –en realidad el ex premier no ha salido nunca de la residencia oficial del primer ministro- la apertura al centro del sabio pueblo inglés puede ser el inicio de una vasta operación política en toda la vieja Europa, cuyas instituciones no resisten ni la crisis económica ni las demandas de sus ciudadanos que asisten atemorizados, coléricos y triste al fin de un sueño.
Definitivamente amigos, el Clegg español no ha nacido.

Todavía.

Graciano Palomo es periodista y escritor, director de FUNDALIA y editor de IBERCAMPUS.ES


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)