Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Aznar evoca Irak como “la lucha por la libertad” y la búsqueda de “aliados fuertes”
#1

ANDRÉS VILLENA OLIVER
12/12/2007

“Mis nietos saben decir ‘España’ y saben distinguir su bandera”


El Presidente de FAES, Profesor de la Universidad de Georgetown, autor del libro ‘Cartas a un joven español’, pero, sobre todo, ex presidente del Gobierno”, José María Aznar, ha sido entrevistado esta tarde en el programa La Tarde, de la COPE, por la locutora Cristina López Schlichting. Una charla placentera –para Aznar- en la que, a pesar de no abordar directamente los problemas que los conservadores ven en la España actual, el ex dirigente ha dejado suculentas perlas en un discurso ya conocido de sobra.
Aznar, evocando su “antiguo oficio” –pues su determinante puesto en la fábrica de ideas neocon FAES debe de suponerse de otra consideración-, se cree miembro de “un reducido grupo de dirigentes” que han abandonado la cosa pública sin ser derrotados en las urnas. Una prueba de “falta de soberbia” y de “humildad”, según un ex presidente que parece no haber conocido la arrogancia.

Atisbo de autocrítica
Solo hay un atisbo de autocrítica en toda la entrevista al líder conservador: “Cuando va pasando el tiempo en el Gobierno es cada vez más difícil escuchar. La acumulación de años va creando vicios, resistencias (…) pierdes parte importante del paisaje político. El poder es una gran tentación”.

Decisiones buenas para el país
La entrevista gira en torno al pasado más reciente, con la foto de las Azores como acontecimiento negativo a la larga para España. Pero Aznar no parece verle inconveniente alguno: “Me gustan los liderazgos fuertes, no los débiles. Una cosa es escuchar a las personas y otra es ser un esclavo de las encuestas de opinión, y cuando hay que tomar decisiones difíciles porque son buenas para el país, aunque haya una gran parte de la gente en contra, hay que tomarlas, porque el tiempo te acaba dando la razón”.

Por ahora, poca razón
Una razón que pocos ciudadanos han encontrado, al menos, por ahora: esta falta de imaginación asola a la gran mayoría de españoles que desaprobaron la guerra de Irak y han podido comprobar las terribles consecuencias de tal invasión.

Irak es luchar por la libertad
Pero Aznar, por convicción, no tenía otra: “Yo no puedo creer en una España que no sea atlántica. No me arrepiento de luchar por la libertad, la democracia, la solidaridad, luchar contra el terrorismo. Tampoco me arrepiento de buscar las alianzas que mejor pueden fortalecer la situación de nuestro país”.

Con los más fuertes
En esto último, al menos, el presidente sí es sincero: estar con los más fuertes es lo más importante: “Quien no piense así, puede mirar lo que pasó ayer en Argelia y sabrá si merece la pena tener aliados fuertes o débiles, ser aliado de Inglaterra o Estados Unidos o jugar a las canicas con regímenes autoritarios como el de Venezuela o el de Fidel Castro”.

Los que le odian
Con respecto a las manifestaciones que tuvieron lugar tras el atentado del 11-M, Aznar expresa que “a mí me da pena la gente que es capaz de odiar tanto”. Gente “incapaz de llamar asesino a quien mata a Miguel Ángel Blanco o a quien asesina en unos trenes y se lo llama a quien lucha contra los terroristas”.

Momentos peligrosos
Aznar evoca aquellos momentos como “peligrosos”, pues “una parte política del país, en vez de responsabilizar a los terroristas del atentado, responsabilizó al Gobierno. Y espero que no vuelva a ocurrir más”.

Sus nietos conocen la bandera
El presunto perfil humano del ahora profesor universitario se pretende subrayar al hablar de sus hijos y sus nietos, pero ni siquiera en ese momento puede el antiguo estadista quitarse de la cabeza su amor por España: “Les he inspirado siempre el respeto y el amor a su patria, lo importante que es comprometerte con tu país. (…) Mis nietos son españoles, saben pronunciar y decir España y saben distinguir su bandera”.

La “ola mariprogre”
Nada sorprendente es descubrir que “el azul” sea el color preferido del ex presidente. En la entrevista se trata de pasada la idea de un “orden natural previo a las personas”. Hay que defender, según Aznar, “unos valores y principios, para no meterse en la ola mariprogre de defender una idea igual que otra (…) Tener un sistema de valores es fundamental, cuando no se tiene, y llega el relativismo, entonces llegan los fundamentalismos, que pueden estallar en cualquier momento”. Paradójicamente, en Irak, los “valores” de Aznar y otros han llevado a todo lo contrario de lo que el profesor universitario predica.


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)