Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

carta a jon juaristi sobre la pederastia de algu
#1

30/03/2010

El Plural / Artículos de opinión
Otros artículos | Enviar Enviar | Imprimir
ARTÍCULOS DE OPINIÓN

* 38x38 Gerardo RivasOK
*
GERARDO RIVAS
30/03/2010




Grosso Modo

Carta a Jon Juaristi sobre la pederastia de algunos miembros de la jerarquía eclesial

Sr. Juaristi, estimado ex etarra y, hoy, patrono de honor de la ultraderechista Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES), ex trotskista, ex comunista, ex socialista y, actualmente, director general del Gobierno madrileño de la ultraconservadora y ultraliberal neocom Esperanza Aguirre:

El motivo de la presente carta es un artículo suyo publicado en el diario ABC el pasado domingo día 28 de marzo. Le reconozco que cuando diariamente hecho un vistazo general a la prensa, usted no suele ser uno de los columnistas que me haga ganar, o perder, tiempo, pero en esta ocasión me llamó la atención el título del artículo y su comienzo, así que entré al trapo para ver si se confirmaban mis sospechas.

El título de Perseguidores y la forma en la que inicia la condena de los abusos a menores por parte de sacerdotes católicos, al escribir que “es innegable que curas y religiosos han cometido delitos de pedofilia ...”, parecían pedir a gritos en su ulterior desarrollo un “pero” y éste apareció nada más comenzar el segundo párrafo. Se disfrazó de un “Dicho esto”, que salvaba su peculiar conciencia al servicio -como ya tiene acreditado- de cualesquiera forma de pensar y, a partir de ahí, usted se olvida de los sacerdotes católicos pederastas y los malos de su particular película pasan a ser, haciendo honor al título de su escrito, los “perseguidores” de aquellos.

Para usted la denuncia de la que están siendo objeto los exegetas de la moralidad y los encubridores, durante larguísimos años, de sus propios delitos es una persecución fruto de una “histeria contagiosa” y de una “paranoia colectiva”. Pero, además, añade que los “perseguidores” españoles tenemos una características específicas y, en este sentido, afirma sin ningún rubor que a pesar de que “muchos de los que nos educamos en colegios católicos guardamos un buen recuerdo, no se puede ignorar que existe un alto porcentaje de resentidos” que conforman lo que usted denomina “anticristianismo militante” y que practica el “nuevo socialismo de imbéciles”.

Pues mire, señor Jauristi, si llama “resentido” a alguien que a muy temprana edad sentía cómo debajo de sus cortos pantalones subían por sus muslos y glúteos las ardientes y sudorosas manos de un religioso católico marianista, en un gesto que ese alguien, inocentemente, interpretaba como una prueba de cariño; le confieso que tiene usted toda la razón y que yo soy un “resentido” y, le digo más, el que me “metía mano” era, en alguna medida, la primera víctima de una estúpida, hipócrita y estricta moral impuesta para ser violada. De esta forma, todos pecadores y todos deudores.

Si considera “militante anticristiano” a quien estima que la jerarquía de la Iglesia Católica ha realizado durante casi dos mil años las mayores atrocidades que haya podido concebir la mente humana, y que, aún hoy, es necesario combatir con las palabras para erradicar el muro de ignorancia levantado por las verdades dogmáticas impuestas por la Iglesia o el muro de intolerancia que no reconoce una educación orientada en el orgullo a la singularidad y en el respeto por la diferencia o el muro del veto erigido contra muchos de los conocimientos que han hecho evolucionar a la humanidad, reitero, si a quien piensa de esta forma usted considera “militante anticristiano”; le confieso que yo soy uno de ellos.

Por último, en relación con lo que usted llama el “nuevo socialismo de imbéciles” sólo quisiera aconsejarle que no descalifique tan peyorativamente a una determinada ideología política pues, dada su zigzagueante trayectoria que le ha llevado a comulgar con casi todas las posibles, nadie puede asegurarle que pasado mañana no resulte ser usted un converso del “nuevo socialismo” al que ya ha etiquetado como “imbécil”. No lo haga por su propia estima personal pues ya dice el refrán aquello de que “nunca digas de este agua no beberé” y, usted, mucho menos que nadie.

Gerardo Rivas Rico es licenciado en Ciencias Económicas


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)