Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Cuando los populares disparan sus ...
#1

ARTÍCULOS DE OPINIÓN
  • [Imagen: 0000009178.jpg&an=38]
  • ENRIC SOPENA

    14/02/2010




Cabos Sueltos
Cuando los populares disparan sus dardos contra el Rey
En el diario digital El Confidencial, de Jesús Cacho, el periodista marianista Federico Quevedo ha divulgado el “cabreo gordo del PP con Zarzuela”, versión que le llegó a su móvil -conforme el mismo ha resaltado- a través de un alto cargo genovés. La petición del Rey de vertebrar un Pacto de Estado entre los partidos parlamentarios -como paliativo ante la crisis económica internacional- ha sulfurado a los dirigentes populares. Quevedo, habitual vocero oficioso de Rajoy desde hace mucho tiempo, ha arremetido contra la Corona con más saña incluso que el otro Federico cuando aludía críticamente al Rey desde el púlpito de los monseñores.

Ayer adelantamos en El Plural las razones del PP para no secundar la exhortación del monarca. Subrayamos que ese Pacto de Estado, de ponerse en marcha, cambiaría la estrategia adoptada por la derecha –con cierto éxito electoral, según los sondeos- de quemar sin piedad alguna a José Luis Rodríguez Zapatero, transformando al presidente del Gobierno en el culpable de todas las desdichas. En los dos años que arrastramos los efectos perversos de la nueva Gran Depresión, Rajoy no ha hecho más que denigrar a Zapatero. Lo ha puesto a caldo sin aportar en este tiempo ni una sola propuesta -con una mínima solvencia- que facilitara el fin de la crisis o, al menos, que contribuyera a ello.

Alarma en el Cuartel General del PP
A dos años de las elecciones, la intervención de Juan Carlos I ha generado la alarma en el cuartel general conservador. ¿Cómo el principal partido de la oposición, si estuviera integrado en un Pacto de Estado, podría de forma impune continuar impulsando su política vil de acoso y derribo a Zapatero? “El Rey Juan Carlos –sostiene Quevedo- se ha puesto al servicio arbitrario y partidario de Rodríguez [como llama siempre al presidente del Gobierno en plan despectivo], como si de un lacayo se tratara en lugar de un monarca”. La furia del vocero de Rajoy contra la Corona supera con creces las andanadas de los partidos republicanos, como IU o ERC, por ejemplo.

Un “sistema enfermo”
La propuesta del Rey de lograr un Pacto de Estado se interpreta como “una manifestación más del nivel que ha alcanzado la Corona en nuestro país, formando parte de este sistema enfermo del que no se salva ninguna institución, todas ellas sometidas de modo vergonzante al poder político actual”. De nuevo, el PP pone en entredicho el Estado democrático y lo describe como un Estado cercano a una dictadura. El Jefe del Estado -que es constitucionalmente el Rey- habría pasado a ser un títere en manos del PSOE. Rememorando cierto vocabulario de la verdadera dictadura –la del general Franco, al que tanto respeta la derecha-, Quevedo se refiere sin complejos, en el mejor estilo aznarista, al “contubernio entre la Corona y Rodríguez”. Y acaba proclamando la inutilidad de la Monarquía cuyos componentes viven de “nuestros impuestos” de forma que deberían buscar “otro trabajo”.

Contra el Estado de Derecho
Cuando las cosas se les tuercen, los populares acostumbran a cargar contra el actual Estado de Derecho, que ha sido - desde hace más de treinta años- el mejor y el más democrático de los habidos en España, máxime si tenemos en cuenta que la República fue un régimen fugaz, fusilado por los fascistas. Si hiciéramos un repaso de la reacción de Rajoy y los suyos ante el caso Gürtel, nos encontraríamos con una lista inacabable de falsedades, en su mayoría con un común denominador: el Gobierno de Zapatero es antidemocrático y hasta partidario del “terror”; se parece a un régimen totalitario, donde las libertades han sido recortadas y se nos espía a los ciudadanos mediante pinchazos telefónicos ilegales modelo Sitel, con Pérez Rubalcaba en el papel del Gran Hermano.

Lo mismo ocho que ochenta
Ahora disparan sus dardos contra el Rey. Les da lo mismo ocho que ochenta. No olvidemos que la Falange –el partido hegemónico del régimen franquista- nunca fue partidaria, todo lo contrario, de la Monarquía parlamentaria y constitucional. “No queremos Monarquía, ni Juan Carlos ni Sofía”, gritaban los falangistas en pleno tardofranquismo. O sea, que esto no es nuevo, ni mucho menos, y viene de lejos. La derecha, además, no acaba de perdonarle al Rey que triturara el legado del Caudillo, gracias a lo cual pudo llevarse a cabo la Transición de modo fluido y civilizado. Los conservadores –salvo excepciones honrosas- se califican como patriotas, no soportan la República y se sienten más que incómodos con el Rey. ¿Entonces qué es lo que quieren? ¿Quiénes y cómo han de gobernar España, Sr. Rajoy? Atrévase, si es capaz, a decirlo en voz alta.


Enric Sopena es director de El Plural



Otros artículos | [Imagen: ico_sobre.gif] Enviar | [Imagen: ico_impresora.gif]

[Imagen: detalle_gris.gif] Último comentario: 14/02/2010 13:04
177 com


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)