Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

el caso gurtel me huele a caso naseiro
#1

VENTANA DIGITAL

El caso Gürtel me huele a caso Naseiro

Sábado, 27 de Febrero 2010
Carlos Iserte


--------------------------------------------------------------------------------
Enviar a un amigo Imprimir



Esto me huele mal. Muy mal. Me huele a chamusquina agaviotada, a corrupción horneada, a chorizos a la plancha y a trincones a la brasa. Pero me huele muy mal porque el caso Gürtel huele igual a podrido que el caso Naseiro. Ya saben: aquel carpetazo que dio el Tribunal Supremo a la supuesta financiación ilegal del PP porque las conversaciones grabadas ordenadas por un juez no se ajustaban a la “legalidad”, cuando toda España había escuchado y leído como el diputado “popular” Ángel Sanchís, el concejal valenciano del mismo partido, Salvador Palop, el administrador, Rosendo Naseiro y el que más tarde sería presidente de la Comunidad Valenciana y ministro, Eduardo Zaplana, entre otros, participaban de un juego sucio que tenía como objeto el enriquecimiento personal y la mencionada supuesta financiación. No pasó nada. Bueno sí, el juez Luis Manglano quedó desprestigiado y repudiado por atreverse a meter mano al todo poderoso Partido Popular, cuyos tentáculos en 1990 abarcaban todos los frentes posibles del poder.

Es curioso, ¿verdad?, el paralelismo que existe entre este caso y el de la banda de la Gürtel, que pretende deslegitimar y apartar a Baltasar Garzón, con la escandalosa e inaceptable complicidad de ciertos magistrados del Tribunal Supremo que admiten a trámite todas y cada una de las querellas que tienen como objetivo cargarse al Juez Campeador, que diría Miguel Ángel Aguilar. Y es curioso porque aquellos “talibanes mediáticos”, que le aplaudían hasta la extenuación cuando el juez de la Audiencia Nacional metía en la cárcel a todo un ex ministro de Interior, ahora lo crucifican como buenos fariseos y arremeten contra él sin ningún miramiento. ¿Por qué?

Porque, sencillamente, Garzón ha osado meter mano al todo poderoso Partido Popular, cuyos tentáculos 20 años después siguen abarcado todos los frentes posibles del poder. Sus diputados y senadores imputados; sus alcaldes y concejales acusados; sus empresarios y conseguidores afines, todos, cuentan con los mejores abogados posibles, con el dinero suficiente y la cara más dura que pueda imaginarse para presentarse ante el Supremo y el Tribunal Superior de Madrid alegando que las escuchas realizadas en la cárcel son ilegales porque también fueron grabados sus abogados. ¿Acaso los letrados tienen privilegios? ¿Por qué sí se pueden grabar a supuestos etarras y no a supuestos estafadores y ladrones? ¿Por qué ningún abogado de supuestos traficantes se atreven a pedir la nulidad del caso de su cliente por haber sido grabado éste y, sin embargo, sí se atreven con supuestos traficantes de influencias y comisiones millonarias?

Mucho me temo que Luis Bárcenas, senador y tesorero; Jesús Merino, diputado por Segovia, Alberto López Viejo, ex consejero del Gobierno de Esperanza Aguirre; Martín Vasco y Bosch Tejedor, diputados autonómicos; los ex alcaldes González Panero (Boadilla), Ortega (Majadahonda), Ginés López (Arganda) y Sepúlveda (Pozuelo); el gran empresario, José Luis Urribarri, dueño y señor de varios medios de comunicación de Castilla-León, y los conseguidores Paco Correa, el cerebro de la trama, y Álvaro Pérez, El bigotes o machaca del primero, se vayan de rositas y si te he visto no me acuerdo. !Vamos¡ que les quiten lo “bailao”.

Si esto ocurre, ¿qué dirá la sociedad? Me temo que tampoco dirá nada, por qué cómo es posible que el presidente de la Comunidad valenciana, Francisco Camps, sea el político mejor valorado y a quien las encuestas le otorgan la mayoría absoluta, si todos sabemos que la banda de la Gürtel le regalaba los trajes y eran “amiguitos del alma”. ¿Cómo es posible que el Tribunal Superior de Justicia de Valencia no viera sospechosos indicios en la forma de actuar de Camps? No sé, pero todo esto me huele a tongo. Y si no al tiempo.

Carlos Iserte


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)