Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El caso naseiro en el pais de las garan
#1

TRIBUNA: PERFECTO ANDRÉS IBÁÑEZ
[SIZE=7]
El 'caso Naseiro' en el país de
las garantías
[/SIZE]
[SIZE=4][SIZE=4]
LA POLÉMICA RESOLUCIÓN DEL TRIBUNAL SUPREMO , El autor se
felicita por la resolución del Tribunal Supremo en el caso Naseiro por su
defensa a ultranza de los derechos fundamentales de la persona.
Advierte que esta nueva vía de la jurisprudencia española es una
apuesta fuerte porque exige un modelo totalmente distinto de la relación
juez / policía.
[/SIZE]
[/SIZE]
[SIZE=1][SIZE=1]
PERFECTO ANDRÉS IBÁÑEZ [/SIZE][/SIZE][SIZE=1][SIZE=1]//
[/SIZE]
[/SIZE]
A juzgar por la experiencia histórica y actual, podría decirse que la afirmación,
tantas veces retórica, de las garantías tiene como referente -o suele darse en la
proximidad de y/o- en relación con alguna singular manifestación de la miseria
humana.Aquí el contrapunto sórdido del auto de la Sala Segunda del Tribunal
Supremo no es el caso Manglano, sino el empeño y la poca imaginación que
algunos y algún
medio ponen en la empresa de tratar de montarlo. Y, sobre
todo, la evidencia de la dificultad de perseguir cierto tipo de gravísimas
actividades delincuentes; la constancia de que la desigual distribución de toda
clase de recursos y de oportunidades sitúa el acceso al disfrute de cualquier
derecho, por básico que sea, inevitable y objetivamente
en el mercado. La
lectura de la resolución, en esta perspectiva, sugiere algunas reflexione. La
primera es que en ella se opta por un niodo de conducir el proceso penal, hasta
ayer mismo sencillamente ideal y utópico. Y, desde luego, irrealizado, para
empezar, en la jurisprudencia del propio alto tribunal. Una jurisprudencia
frecuentemente contradictoria, como se sabe, pero, por lo general, coherente en
su marcada inclinacióna hacer prevalecer las adquisiciones probatorias de
matriz policial, en una cla ve abiertamente
defensista. En particular, claro está,
frente a las infracciones productoras de lo que se ha dado en llamar
inseguridad
ciudadana.
Por eso, de la forma de llevar la instrucción en el caso Naseiro no podría
decirse, honradamente, nada distinto de lo que dice el propio auto que se
comenta: que es de "elogiar, por ser ello de justicia, en cuanto a su precisión,
equilibrio y razonabilidad".Y es que, en efecto, el juez Manglano actuó según
estándares de legalidad que eran perfectamente corrientes y aceptables con
forme al -desde hoy- ya
viejo paradigina procesal. Obró seguramente lo mejor
que podía hacerlo un juez sin policía judicial; desbordado por la complejidad y
la gravedad inusual de un caso de mar cadas implicaciones políticas; aco sado -
no siempre en la observan cia del deseable
fair play- por los media; Y en un
contexto de cultura jurídica usual en el que
su modus operandi no tenía por qué
encontrar sino avales. ¿Cuántas instrucciones mucho menos judicializadas, con
interceptaciones telefónicas e interferencias diversas en la intimidad y dignidad
de los afectados, no han acabado en sentencia condenatoria, confinnada por el
Tribunal Supremo? Bastará recordar, a título de ejemplo, los miles de registros
personales y domiciliarios, practicados por la policía sin fundamento de indicios
-pues, como bien dice el auto, no lo son "la simple manifestación policial si nova
acompañada de algún otro dato o de algunos que pennitan al juez valorar la
racionalidad" de la actuación-, que han servido de base a inculpaciones sin
cuento.
Frutos democráticos
Por eso, estoy seguro de que si, desde ahora, se hace definitivamente cierto que
cualquier forma de "prospección del comportamiento genérico de una o varias
personas", llevada a cabo de manera que, afecte directamente a un derecho
fundamental (como, la libertad o la dignidad), va a viciar de nulidad
insubsanable las Ínformaciones así obtenidas y sus posibles derivaciones
incluso el juez Manglano dará por bien sufridos todos los desvelos.
Y no habrá un juez con sensibilidad democrática que no se felicite al comprobar
que el árbol de las garantías puede dar brotes incluso en una tierra previa y, se
hubiera dicho que definitivamente, calcinada por la ley Corcuera. (¿Se
entenderá ya en el Ministerio del Interior que en el proceso penal democrático
vale más el
camino que la posada? Que importa poco la existencia fisica de la
droga en poder de los agentes, si se ha obtenido al margen de las reglas
constitucionales del juego).
Ahora bien, pensando en el ciudadano medio, se impone, desde luego, algo más
que una seria política informativa para evitar el riesgo de que la resolu cíón de la
Sala Segunda sea per cibida como muestra de
impunidad. Aunque aquí la
impunidad no fuera de las que sin ninguna razón, estadística, la verdad tanto
preocupan a ciertos secto res de opinión, cuando se trata de delitos
más
comunes.
El hecho de que en la alternativa eficacia represiva versus garantías el segundo
de los términos haya ido a prevalecer de manera excepcional, y tratándose
precisamente de un posible delito
de clase (aunque sea de clase política), es algo
que, por más artículos que se citen, sólo podrá explicarse y justificarse con un
ejercicio de coherencia. Con la persistencia en una línea que, dígase lo que se
diga, no es ni ha sido la habitual -en la jurisprudencia de la Sala Segunda del
Tribunal Supremo. Y tampoco del Tribunal Constitucional o, cuando menos, de
alguna de sus secciones.
La emprendida es una vía de exigencia que expresa una apuesta fuerte: porque
demanda un modelo rigurosamente distinto de relaciones juez / policía; implica
una prófundización en la exigencia de la motivación de las resoluciones
limitadoras de derechos, un calibrado mucho más fino de las irregularidades
procesales con relevancia constitucional. Apuesta que, inevitablemente, habrá
de traducirse a corto plazo en un sensible incremento porcentual de la tasa de
sentencias absolutorias. Pero que, de mantenerse con firmeza, y puesto que -
desde aquí- el mal hacer policial / judicial resultará por fortuna definitivamente
inútil, producirá el efecto bien deseable de reconducir aquellas prácticas al
marco de la legalidad más exigente; relegitimando y dotando de nueva eficacia a
la actividad represiva.
Ahora bien, si el auto de la Sala Segunda en el
caso Naseiro quedara en algo así
como
un brindis alsol, arrancado por las habilidades de lo que el Abc llama "un
escuadrón de catedráticos de derecho penal" al servicio de
imputados de lujo, lo
que puede ser una opción irreprochable -y valiente, además, si se está en la
disposición de mantenerla y generafizarla-, quedaría mañana mismo degradada
a un puro ejercicio de oportunismo
ad hoc. De consecuencias irreparables.
Por cierto, y por último, habrá que decir que el aludido no es el único
compromiso que demanda este episodio ejemplar. También el más calificado
representante de los abogados de este país ha apostado fuerte en el juego. En su
caso, en favor del derecho de defensa. Y si lo ha hecho, y con tal intensidad
cuando el déficit de la garantía era, no diré irrelevante pero sí más bien
simbólico, ¿no será legítimo exigirle una intervención, siquiera, igualmente
militante y decidida en favor de tantos que padecen a diario la más cruda
indefensión real?
No hace mucho que mostraba en estas mismas páginas mi preocupación por el
que veía como "mal tiempo para los derechos". Celebraría infinito poder hablar,
a partir de ahora, de "buen tiempo para las garantías", Y no necesariarriente -
que ¡ojalá!- por una -imposible- reconversión global
del sistema a tan viejos
como inactuados principios; sino ya sólo por contar con la seguridad de que
quienes tienen la más alta responsabilidad en lo jurisdiccional-penal están
dispuestos a mantener para todos -contra viento y marea, que los habríael
espíritu del auto del 18 de junio de 1992.


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)