Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El problema de rajoy
#1

El problema de Rajoy

O impone sus criterios o el PSOE de Zapatero volverá a ganar las elecciones

[url=javascript:LavanguardiaLomas.votar(compId, 1, '/periodico/ajax/lavanguardia/votar.action', 'divElementVotos', false);] [/url] [url=javascript:LavanguardiaLomas.votar(compId, 2, '/periodico/ajax/lavanguardia/votar.action', 'divElementVotos', false);] [/url] [url=javascript:LavanguardiaLomas.votar(compId, 3, '/periodico/ajax/lavanguardia/votar.action', 'divElementVotos', false);] [/url] [url=javascript:LavanguardiaLomas.votar(compId, 4, '/periodico/ajax/lavanguardia/votar.action', 'divElementVotos', false);] [/url] [url=javascript:LavanguardiaLomas.votar(compId, 5, '/periodico/ajax/lavanguardia/votar.action', 'divElementVotos', false);] [/url] 4 votos
7 comentarios
[url=javascript:disminuirTamanyo();][Imagen: iLessFont.jpg][/url][url=javascript:aumentarTamanyo();][Imagen: iMoreFont.jpg][/url]
[url=javascript:top.print();][Imagen: i-print.gif][/url][Imagen: i-email.gif]

Francesc de Carreras | 20/02/2010 | Actualizada a las 03:38h | Política
La secuencia de la política española en estas dos últimas semanas es aleccionadora. Se vio claro el miércoles en el Congreso: se encontraron frente a frente un presidente del Gobierno noqueado por su mala gestión de la crisis y un líder de la oposición que, a pesar de tenerlo todo a favor, sigue resultando incapaz de suscitar confianza como recambio. El diagnóstico sobre la grave situación política en España sigue igual: no convencen ni el Gobierno ni la oposición.


MÁS INFORMACIÓN





En efecto, Zapatero compareció ante el Congreso en su peor momento. Ya no es que en España su prestigio haya declinado vertiginosamente, sino que también ha suspendido en el plano internacional, precisamente cuando él pensaba ingenuamente que la presidencia europea - un cargo virtual-le sacaría del hoyo en que se encontraba. En fin, el Zapatero de siempre queriendo dar lecciones a Europa y al mundo de cómo había que salir de la crisis. Pues bien, durante los días de la semana pasada en que se salvó a Grecia de la bancarrota, momento álgido de la política europea de estos meses, ni Zapatero estaba, ni se le esperaba, ni hacía falta para nada: bastaba la presencia de Merkel, Brown, Sarkozy y Rompuy, este último el auténtico presidente europeo. Así pues, un presidente de Gobierno acorralado en el cuadrilátero español y ninguneado en el europeo. La ocasión para que Rajoy le diera una lección era inmejorable.

Y, sin embargo, Rajoy suspendió: no respondió a los razonables deseos de la opinión pública, palpables desde hace meses, de que en ocasiones como la presente hace falta un pacto, un gran acuerdo político y social. Todo ello a pesar de que el Rey, con habilidad y prudencia, dentro de sus funciones constitucionales, había interpretado este clamor general, dando un signo de la necesidad del pacto: invitar a La Zarzuela a los dos máximos dirigentes sindicales. Un gesto, un sencillo gesto, que todos entendimos.

Rajoy debía limitarse el miércoles pasado a certificar el fracaso del Gobierno - esto lo hizo y lo hizo bien-para pasar a renglón seguido a tender puentes con propuestas concretas, a estar abierto a negociar, a mostrarse como hombre de Estado digno de confianza. Pero no lo hizo, machacó al contrario cuando ya no hacía falta, sólo habló para satisfacer a los suyos. Casi nada más. Se equivocó.

¿Por qué se equivocó? Pienso que la razón está en que tras Rajoy hay un partido dividido que en una de sus partes únicamente quiere abatir al Gobierno para recuperar el poder: una mala imagen, un grave error táctico y estratégico. Así no logrará nunca atraerse a un sector central del electorado que, en definitiva, votando o absteniéndose, es el que da las victorias. Este es el problema de Rajoy: o cobra personalidad propia e impone sus criterios o el PSOE de Zapatero, con todos sus errores, volverá a ganar las elecciones. LAVANGUARDIA.ES


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)