Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

El victimismo de quien se fue, porque quiso, de 59 segundos
#1

POLÍTICA [Imagen: 0000008983.jpg]
El victimismo de quien se fue, porque quiso, de 59 segundos
Isabel San Sebastián, ¿cuándo te intentaron “silenciar”?
Irrumpe Isabel San Sebastián con su habitual pluma airada. Exige, en El Mundo, que “pida perdón Zapatero”. Arranca su alegato con las vestiduras rasgadas, como acostumbra: “En un alarde de desfachatez digno de mejor causa, el ínclito Pepe Blanco pretende ahora legitimar los desatinos de su jefe recurriendo a las bombas de ETA. ¡Pero qué cara más dura!”.

<!-- Se entiende que el &ldquo;cara dura&rdquo; es Blanco, porque no tiene escr&uacute;pulos en recurrir nada menos que &ldquo;a las bombas de ETA&rdquo;. Antes, estos a&ntilde;os &uacute;ltimos -seg&uacute;n propagaban San Sebasti&aacute;n y una numerosa corte de difamadores-, el Gobierno del PSOE era c&oacute;mplice de ETA hasta el extremo de que Zapatero se arrodillaba ante los dirigentes terroristas. En la actualidad, observamos -nos dicen que observemos- que Blanco convierte las bombas en excusas.

En Popular TV
Esta periodista, tertuliana de las tardes de la COPE, a la cual los obispos la ficharon tambi&eacute;n para dirigir y presentar un programa de debate, una noche a la semana, en Popular Televisi&oacute;n, donde el pluralismo apenas est&aacute; y apenas se le espera, lo explica con estas palabras: &ldquo;Su razonamiento (el de Blanco), para consumo de incondicionales e indocumentados, es m&aacute;s o menos el siguiente: los terroristas apuntan a miembros y sedes del Partido Socialista, lo que demuestra que no han cedido. &iexcl;Que pidan perd&oacute;n los que criticaron al PSOE durante el proceso de paz!&rdquo;.

&ldquo;Pues no, se&ntilde;or m&iacute;o&rdquo;
En jarras, San Sebasti&aacute;n a&ntilde;ade: &ldquo;Pues no, se&ntilde;or m&iacute;o&rdquo;. Y desgrana sus argumentos en favor de que Zapatero pida perd&oacute;n. 1.- &ldquo;Por estar dispuesto a vender a los navarros integr&aacute;ndolos en un ente com&uacute;n derivado de la fusi&oacute;n de su comunidad con el Pa&iacute;s Vasco (&hellipWink&rdquo; 2.- &ldquo;Por mentirnos a todos negando que estuviese en curso una negociaci&oacute;n pol&iacute;tica, cuando sus emisarios estaban hablando con los pistoleros nada menos que de Navarra (&hellipWink 3.- &ldquo;Por traicionar el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, prest&aacute;ndose a dialogar con una cuadrilla de asesinos (&hellipWink&rdquo;.

S&oacute;lo de f&uacute;tbol
4.- &ldquo;Por equiparar su actuaci&oacute;n irresponsable con la de otros gobiernos de Espa&ntilde;a que jam&aacute;s se rebajaron a hablar con ETA de pol&iacute;tica&rdquo; [&iexcl;Eso va por Vd., se&ntilde;or Aznar, quien orden&oacute;, al parecer, a los suyos que hablaran con ETA s&oacute;lo de f&uacute;tbol y que el obispo Uriarte hiciera de &aacute;rbitro] 5.- &ldquo;Que pidan perd&oacute;n Zapatero y sus secuaces por intentar silenciar y descalificar con sa&ntilde;a a todos los que nos atrevimos a denunciar sus maniobras en la oscuridad (&hellipWink 6.- &ldquo;Que pida perd&oacute;n Zapatero a sus compa&ntilde;eros del PSE, porque ellos son quienes van a soportar ahora el peso de la decepci&oacute;n etarra (&hellipWink&rdquo; Y 7.- &ldquo;Que pida perd&oacute;n Zapatero por devolver &ldquo;la esperanza a la bestia&rdquo;.

Inmenso estercolero
Cuanto afirma San Sebasti&aacute;n pertenece al inmenso estercolero del que la derecha de este pa&iacute;s se nutri&oacute; dial&eacute;cticamente con la &uacute;nica intenci&oacute;n de cargarse al presidente tildado de intruso o presidente por accidente. Jam&aacute;s aceptaron los conservadores el triunfo de la izquierda el 14-M. Como no asumieron tampoco que ETA no fuera la autora de la masacre del 11-M.

La l&oacute;gica detr&iacute;tica
&Uacute;nicamente a partir de la l&oacute;gica detr&iacute;tica, con la que algunos/as transitan con asombrosa perseverancia, cabe exigir a un presidente que cumpli&oacute; con su deber que pida perd&oacute;n, cuando s&oacute;lo intent&oacute; conseguir el fin del terrorismo etarra a trav&eacute;s del di&aacute;logo, lo que, por otra parte, han hecho todos los presidentes de la democracia. Todos, incluido Aznar, aunque &eacute;l y su coro pol&iacute;tico y medi&aacute;tico se empe&ntilde;en, al respecto, en ir contando milongas y otras especies de cuentos para fan&aacute;ticos o para est&oacute;lidos.

&ldquo;La esperanza y la bestia&rdquo;
Pero proclamar que Zapatero ha devuelto &ldquo;la esperanza a la bestia&rdquo; desborda la dial&eacute;ctica pol&iacute;tica o period&iacute;stica para internarse en la v&iacute;a de la mezquindad. O del insulto m&aacute;s rufianesco. T&uacute; sabr&aacute;s, Isabel, cu&aacute;les son tus l&iacute;mites. Eres muy libre de decir lo que dices, aunque tu osad&iacute;a traspase cada dos por tres la l&iacute;nea roja del decoro democr&aacute;tico. Te dir&eacute;, en todo caso, que no te hagas adem&aacute;s la m&aacute;rtir o la v&iacute;ctima al incluirte en el pelot&oacute;n de los/as que &ndash;aseguras- &ldquo;Zapatero y sus secuaces&rdquo; intentaron &ldquo;silenciar&rdquo;.

&iquest;Cu&aacute;ndo, qui&eacute;n y c&oacute;mo?
&iquest;Cu&aacute;ndo te intentaron &ldquo;silenciar&rdquo;? Di cu&aacute;ndo, qui&eacute;n y c&oacute;mo. Durante a&ntilde;os, muchas de las cosas que has escrito en tu art&iacute;culo de El Mundo las aireabas, sin problema alguno, ante millones de espectadores en 59 segundos. Te fuiste porque quisiste de este programa de TVE, a principios del mes de noviembre pasado, al sentirte ofendida por un rifirrafe con Jos&eacute; Mar&iacute;a Calleja, por cierto nada sospechoso &ndash;todo lo contrario- de haber plantado cara a ETA y en &eacute;pocas infinitamente m&aacute;s peligrosas que ahora. &Eacute;l conoce igual o mejor que t&uacute; &ldquo;la serpiente desde antiguo&rdquo;.

Libertad de expresi&oacute;n
Te fuiste porque quisiste, a pesar de que Ana Pastor, presentadora y subdirectora del programa, procurara en directo enfriar el calent&oacute;n y lamentara la semana siguiente lo sucedido en nombre de la cadena p&uacute;blica. Como el grado de libertad de expresi&oacute;n es much&iacute;simo mayor con Zapatero que el que hubo con Aznar -y eso es totalmente cierto y t&uacute; lo sabes, lo sabes muy bien-, entender&aacute;s que tu queja carezca de solidez.

Con sa&ntilde;a
En el cap&iacute;tulo de tu particular victimismo, afirmas que &ldquo;Zapatero y sus secuaces&rdquo; buscaron descalificar &ldquo;con sa&ntilde;a a todos los que nos atrevimos a denunciar sus maniobras en la oscuridad&rdquo;. Quienes llegasteis a la m&aacute;xima descalificaci&oacute;n de un presidente leg&iacute;timo &ndash;como es atribuirle que hab&iacute;a claudicado o se hab&iacute;a rendido ante ETA, por supuesto con fines inconfesables- no ten&eacute;is autoridad moral ahora para referiros a este g&eacute;nero de asuntos. Quien siembra vientos recoge tempestades. En vuestro caso, ni tempestades. A lo sumo alg&uacute;n que otro trueno y unos poquitos rayos.

Enric Sopena es director de El Plural
-->Se entiende que el “cara dura” es Blanco, porque no tiene escrúpulos en recurrir nada menos que “a las bombas de ETA”. Antes, estos años últimos -según propagaban San Sebastián y una numerosa corte de difamadores-, el Gobierno del PSOE era cómplice de ETA hasta el extremo de que Zapatero se arrodillaba ante los dirigentes terroristas. En la actualidad, observamos -nos dicen que observemos- que Blanco convierte las bombas en excusas.

En Popular TV
Esta periodista, tertuliana de las tardes de la COPE, a la cual los obispos la ficharon también para dirigir y presentar un programa de debate, una noche a la semana, en Popular Televisión, donde el pluralismo apenas está y apenas se le espera, lo explica con estas palabras: “Su razonamiento (el de Blanco), para consumo de incondicionales e indocumentados, es más o menos el siguiente: los terroristas apuntan a miembros y sedes del Partido Socialista, lo que demuestra que no han cedido. ¡Que pidan perdón los que criticaron al PSOE durante el proceso de paz!”.

“Pues no, señor mío”
En jarras, San Sebastián añade: “Pues no, señor mío”. Y desgrana sus argumentos en favor de que Zapatero pida perdón. 1.- “Por estar dispuesto a vender a los navarros integrándolos en un ente común derivado de la fusión de su comunidad con el País Vasco (…)” 2.- “Por mentirnos a todos negando que estuviese en curso una negociación política, cuando sus emisarios estaban hablando con los pistoleros nada menos que de Navarra (…) 3.- “Por traicionar el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, prestándose a dialogar con una cuadrilla de asesinos (…)”.

Sólo de fútbol
4.- “Por equiparar su actuación irresponsable con la de otros gobiernos de España que jamás se rebajaron a hablar con ETA de política” [¡Eso va por Vd., señor Aznar, quien ordenó, al parecer, a los suyos que hablaran con ETA sólo de fútbol y que el obispo Uriarte hiciera de árbitro] 5.- “Que pidan perdón Zapatero y sus secuaces por intentar silenciar y descalificar con saña a todos los que nos atrevimos a denunciar sus maniobras en la oscuridad (…) 6.- “Que pida perdón Zapatero a sus compañeros del PSE, porque ellos son quienes van a soportar ahora el peso de la decepción etarra (…)” Y 7.- “Que pida perdón Zapatero por devolver “la esperanza a la bestia”.

Inmenso estercolero
Cuanto afirma San Sebastián pertenece al inmenso estercolero del que la derecha de este país se nutrió dialécticamente con la única intención de cargarse al presidente tildado de intruso o presidente por accidente. Jamás aceptaron los conservadores el triunfo de la izquierda el 14-M. Como no asumieron tampoco que ETA no fuera la autora de la masacre del 11-M.

La lógica detrítica
Únicamente a partir de la lógica detrítica, con la que algunos/as transitan con asombrosa perseverancia, cabe exigir a un presidente que cumplió con su deber que pida perdón, cuando sólo intentó conseguir el fin del terrorismo etarra a través del diálogo, lo que, por otra parte, han hecho todos los presidentes de la democracia. Todos, incluido Aznar, aunque él y su coro político y mediático se empeñen, al respecto, en ir contando milongas y otras especies de cuentos para fanáticos o para estólidos.

“La esperanza y la bestia”
Pero proclamar que Zapatero ha devuelto “la esperanza a la bestia” desborda la dialéctica política o periodística para internarse en la vía de la mezquindad. O del insulto más rufianesco. Tú sabrás, Isabel, cuáles son tus límites. Eres muy libre de decir lo que dices, aunque tu osadía traspase cada dos por tres la línea roja del decoro democrático. Te diré, en todo caso, que no te hagas además la mártir o la víctima al incluirte en el pelotón de los/as que –aseguras- “Zapatero y sus secuaces” intentaron “silenciar”.

¿Cuándo, quién y cómo?
¿Cuándo te intentaron “silenciar”? Di cuándo, quién y cómo. Durante años, muchas de las cosas que has escrito en tu artículo de El Mundo las aireabas, sin problema alguno, ante millones de espectadores en 59 segundos. Te fuiste porque quisiste de este programa de TVE, a principios del mes de noviembre pasado, al sentirte ofendida por un rifirrafe con José María Calleja, por cierto nada sospechoso –todo lo contrario- de haber plantado cara a ETA y en épocas infinitamente más peligrosas que ahora. Él conoce igual o mejor que tú “la serpiente desde antiguo”.

Libertad de expresión
Te fuiste porque quisiste, a pesar de que Ana Pastor, presentadora y subdirectora del programa, procurara en directo enfriar el calentón y lamentara la semana siguiente lo sucedido en nombre de la cadena pública. Como el grado de libertad de expresión es muchísimo mayor con Zapatero que el que hubo con Aznar -y eso es totalmente cierto y tú lo sabes, lo sabes muy bien-, entenderás que tu queja carezca de solidez.

Con saña
En el capítulo de tu particular victimismo, afirmas que “Zapatero y sus secuaces” buscaron descalificar “con saña a todos los que nos atrevimos a denunciar sus maniobras en la oscuridad”. Quienes llegasteis a la máxima descalificación de un presidente legítimo –como es atribuirle que había claudicado o se había rendido ante ETA, por supuesto con fines inconfesables- no tenéis autoridad moral ahora para referiros a este género de asuntos. Quien siembra vientos recoge tempestades. En vuestro caso, ni tempestades. A lo sumo algún que otro trueno y unos poquitos rayos.

Enric Sopena es director de El Plural


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)