Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Elecciones en el Reino Unido: tories sí, pero… colgados
#1

Huele a elecciones anticipadas más pronto que tarde

[SIZE="4"]Elecciones en el Reino Unido: tories sí, pero… colgados[/SIZE]

elplural.com
http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=46265

Por primera vez en 36 años, los británicos no tienen un gobierno claro al día siguiente de las elecciones. Con 292 diputados a falta del recuento oficial definitivo y con el 36 por ciento de los votos, el partido conservador ha ganado las elecciones legislativas en Gran Bretaña pero se enfrenta a un Parlamento “colgado”, es decir sin mayoría absoluta.

Los laboristas recogieron el 29 por ciento de los sufragios y 251 escaños, siempre pendiente del recuento final, y el tercer partido, en auge aparente en las encuestas, el Liberal Demócrata tendrá solo 52 diputados, con casi el 23 por ciento de los votos emitidos.

Sondeos desafinados
Los sondeos no atinaron. Ni siquiera las casas de apuestas estuvieron “finas”: dieron cinco a uno a favor de una victoria contundente de los “tories”.

El declive del Labour
Con su derrota, los laboristas cierran un largo ciclo: trece años en el poder, con Tony Blair en la jefatura del gobierno hasta 2007, cuando, por fin y tras demorarse mucho, demasiado para algunos, cedió el testigo a su ministro de Hacienda y heredero designado, Gordon Brown.

Éste ha sido víctima del vendaval de la crisis financiera, que ha llevado las cuentas públicas del Reino Unido a cifras inquietantes: un déficit presupuestario del 13 por ciento y una deuda pública del sesenta por ciento del PIB.

Los laboristas, sin embargo, estaban más lejos de la derecha en intención de voto hace unos ocho meses: llegaron a 20 puntos por debajo y en elecciones locales, a 25. El desastre, al fin y al cabo, ha sido atenuado.

La sorpresa: el liberal Clegg
La sorpresa y la decepción – por no hablar del desastre de los sondeos – ha llegado del lado de los liberal-demócratas, que han perdido cinco escaños.

Su jefe, Nick Clegg, parecía una especie de extra-terrestre, ni siquiera impecablemente “british” – es hijo de matrimonio mixto de ruso y holandesa y bilingüe en inglés y neerlandés, habla otros tres idiomas y está casado con una española que no ha querido nacionalizarse–, con una misión: confirmar a su partido.

Pero, contra todos los pronósticos, no lo ha conseguido. Ni bisagra, que es una función sin tradición en el Reino Unido, ni al alza. Una vez más los efectos mediáticos fabrican espejismos que las muy terrenales leyes electorales se encargan de desinflar.

Reforma de la ley electoral
En primera instancia, el resultado permitirá que los conservadores, que, además, pueden contar con los ocho escaños de los unionistas del del Ulster, ignoren olímpicamente la eventual reforma del sistema electoral, que sigue perjudicando al tercero en discordia, los liberal-demócratas.

Los “tories” tienen un argumento nada desdeñable: ellos mismos han sido fuertemente dañados por tal sistema, que garantiza a quien gane una mayoría fuerte, del gusto del público, a quien son históricamente ajenas las coaliciones tan habituales en Europa.

Pero, es sabido, el Reino Unido sólo es Europa geográficamente. El resto, nosotros, somos el “Continente”, un mundo distinto y distante.

Posibles combinaciones
Las especificidades del Reino Unido alcanzan también al día después. Dado el caso de que ningún partido obtenga la mayoría absoluta, el Primer Ministro ejerciente tiene la posibilidad de buscar la formación de un gobierno y el líder laborista ya lo ha dejado caer: está dispuesto a buscar una combinación estable para gobernar. Pero ¿es viable esa negociación y la eventual resultante? Los liberal-demócratas han afirmado en público que Brown no debería encabezar el ejecutivo si no era el más votado, ahora bien el aliciente de una reforma electoral ofrecida por los laboristas podría actuar de piedra mágica. No hay que omitir la falta de tradición británica en esto de las coaliciones y menos aún de partidos que han sido derrotados. Pero es evidente que algo está pasando en la sociedad británica y que, a su pesar, se aproxima a modos continentales también en la política.

El escenario es imprevisible porque el “parlamento colgado” no gusta a nadie...Esto huele a elecciones anticipadas más pronto que tarde…

Elena Martí es periodista y analista especializada en política


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)