Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

En favor de los demás
#1

Me llega este testimonio de alguien conocido por mi; su autor no quiere ninguna notoriedad y desea permanecer en el anonimato.

"Al inicio de los años ochenta del pasado siglo tuve la oportunidad de conocer a dos extraordinarios hombres de Iglesia; de esos que, remitiéndome a la exhortación de nuestro Papa Francisco sobre “ir a la periferia… a aquellos que necesitan comprensión, consuelo y ayuda”, ya andaban por esa periferia en aquellos años y ya eran “pastores con olor a oveja”.
Me estoy refiriendo a los sacerdotes: D. Nicanor López Brugos y D. José Álvarez Iglesias, en esas fechas afectos a la Delegación Diocesana “Iglesia y Sociedad”.
Por cuestiones operativas traté más con D. José Álvarez Iglesias (llamado o conocido en algunos ámbitos como “Pepe el comunista”, que en su humildad era, para todos cariñosamente, Pepe Iglesias, y que tenía en su haber, entre otras, una profunda experiencia del mundo obrero por haber sido trabajador en una empresa, por los años dedicados a la HOAC y por ser originario de una comarca minera.
Quiero recordar, con palabras sencillas, una hermosa experiencia vivida de la mano de Pepe Iglesias en el ámbito de la solidaridad y acompañamiento de los más desfavorecidos; y lo quiero hacer porque hoy vivimos en Asturias, y en España, una situación dramática de desempleo con todas las lacras que esto conlleva.
Seguro que si esta coyuntura les hubiera “cogido” con menos edad ya estarían promoviendo algún proyecto .Hombres así, sacerdotes así, son más necesarios que nunca.

[SIZE="2"]La Casa del Parado[/SIZE]

Corrían los primeros años de la década de los ochenta del pasado siglo cuando trabé contacto con estos hombres, y en las reuniones mantenidas habitualmente con D. José Álvarez Iglesias, reiteradamente exponía a los asistentes un proyecto que le rondaba por la cabeza y para el que pedía colaboradores. En esos años teníamos en Asturias una profunda crisis económica que afectaba a muchos sectores y la cifra de parados se incrementaba día a día, y muchos carecían ya de prestación por desempleo.
Pepe Iglesias era muy sensible a esta situación y quería implantar en Oviedo, con vocación de expandirse a otras zonas, una iniciativa a la que llamó: La Casa del Parado.
Esta iniciativa la conocía de Francia donde vio la existencia de unos espacios de acogida para apoyo a los parados. Allí se reunían para: hablar y ser asesorados sobre sus derechos, exploración de otros campos en los que poder trabajar, acceso a un tablón de anuncios con ofertas de trabajo encontrar afecto, calor y ánimo, tomarse un café, leer la prensa, , etc.

Este proyecto caló en un pequeño grupo y nos pusimos manos a la obra.

A instancias de Pepe Iglesias pudimos contar con una casa aneja a la iglesia de San Tirso en Oviedo, propiedad de esta parroquia, y con alguna ayuda económica. Los primeros recursos humanos eran muy variopintos: tres empleados de un par de empresas de servicios, dos enfermeros, una funcionaria, un sindicalista de UGT, un inspector de la Magistratura de Trabajo, una concejala del Ayuntamiento, dos amas de casa, y una delineante que pasó a realizar labores de secretaria.

En la planta baja de la casa se preparó la secretaría y la acogida: atención jurídico-laboral, escucha y apoyo, ayuda curricular, espacio de lectura de prensa y para tomar un café, tablón de ofertas de trabajo. En época electoral invitábamos a los partidos políticos a exponer sus programas.

A través de las parroquias de Oviedo convocamos a los parados a una reunión expositiva de nuestro programa de actuación; de esta forma, ya pudimos saber el número de personas que estarían interesadas en caminar con nosotros. A un grupo de personas les resultó interesante adentrarse en los talleres de manualidades, toda vez que no estaban en auge, todavía, los Centros Sociales del Ayuntamiento y les parecía creativo y novedoso; además organizamos mercadillos de venta para estos productos.

Desarrollamos diversos talleres de manualidades: pasta de papel, pintura en tela, pan de oro, esmaltes, etc. Los talleres tenían lugar dos veces por semana en horario de tarde. También realizamos un curso preparatorio para oposiciones para jóvenes en paro o pretendientes a su primer empleo, contratando a una profesora para impartir clases de algunas asignaturas; el resto del profesorado era voluntario.

Una iniciativa de gran relevancia, y cuyos frutos aún continúan, fue la creación de la Comisión de lucha contra el paro, por medio de la cual se propició la realización de una colecta anual en todas las parroquias de Asturias empleándose lo recaudado en posibilitar puestos de autoempleo. Esta comisión recibía propuestas de proyectos y estudiaba su viabilidad aportando, sin intereses, el dinero necesario para sacar el proyecto adelante. Ejemplo de proyecto atendido: Un parado tiene la posibilidad de autoemplearse repartiendo periódicos y revistas por los diversos puntos de venta, pero necesita una furgoneta de segunda mano que le ofrecen en buenas condiciones técnicas: no puede pagarla. La comisión estudia el caso y le presta el dinero a interés cero con el compromiso de devolverlo si la marcha del negocio le iba bien. La pedagogía era clara: devolución para poder ayudar a otro. En caso de fracasar el negocio el dinero se estimaba a fondo perdido. Nunca se exigían plazos ni condiciones que no pudieran llevarse a cabo. Y así cantidades importantes de proyectos llegaban a esta comisión propiciándose la creación de bastante autoempleo.

Tuvimos, también, encuentros para intercambiar puntos de vista con otras personas y colectivos que vivían con gran preocupación la dura crisis de los años ochenta en Asturias. Tal fue el caso de la reunión mantenida en Langreo con D.José Manuel Pérez Díaz (Pericles) y sus colaboradores. Estas personas fundaron en 1984 DIPE ( Desarrollo de Iniciativas para la Promoción de Empleo ) cuyo contenido era: asesorar, elaboración curricular, orientar en la elección de la formación más adecuada, apoyo a iniciativas empresariales, etc y terminaron siendo los impulsores de VALNALÓN con todo lo que ello supuso para los valles mineros.

En la parroquia de Ntra. Sra. de Covadonga en Oviedo tomaron con mucho interés los talleres de manualidades y allí con la colaboración del párroco D. Juan Antonio Álvarez Rabanal ( otro sacerdote metido de lleno “en la periferia”) se realizaron talleres de manualidades diariamente durante tres años con gran participación de personas. El párroco nos hizo saber que en todo el Barrio de Teatinos había demanda de carbón .Valorado todo esto se puso en marcha la operación “carbón”, se adquirió una furgoneta de segunda mano ( a través de la Comisión de lucha contra el paro) y se alquiló un local para almacenar carbón.

En toda esta labor estuvo siempre presente la iniciativa y personal implicación del párroco. Esta actividad duró unos tres años dando empleo a varias personas que, pasado este tiempo, encontraron trabajo, afortunadamente, en otros menesteres, quedando esta iniciativa sin relevo y siendo llevada un tiempo personalmente por D. Juan que no quiso dejar de atender a los clientes de forma repentina (D. Juan subía los sacos de carbón a los domicilios, sin ascensor, donde vivían personas mayores o incapacitadas).

Un tiempo más tarde La Casa del Parado abandonó los locales de S. Tirso y se instaló en la parroquia de San .Pablo en La Argañosa (Oviedo), y allí continuó varios años logrando constituir dos Cooperativas de servicios que tuvieron contratos con el Ayuntamiento y fuero germen de ulteriores iniciativas.

Por último recordar que tuvimos bastante avanzado el proyecto de contar con una casa de varios pisos que nos cedían las mujeres de Acción Católica y en la que pretendíamos crear talleres de carpintería, encuadernación, fontanería, etc, pero ya no se pudo llevar a cabo pues toda esta labor de atención al parado se transfirió a Cáritas que trabaja decididamente en favor de los más desfavorecidos y que sigue promoviendo iniciativas de empleo".


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)