Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

España sale de la recesión y el PP entra en la depresión
#1

Los negros augurios de la derecha se quedan en tímidos murmullos de convento

[SIZE="4"]España sale de la recesión y el PP entra en la depresión[/SIZE]

elplural.com
http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=46289

El Boletín Mensual del Banco de España publica que la economía española ha salido de la recesión al incrementarse durante el primer trimestre el PIB en un 0,1%. Aún con la prudencia debida, todavía cautos esperando que este trimestre en curso mantenga también la renta y la producción en cifras positivas, podemos decir que nuestro país ha incrementado durante el primer trimestre del año su producción y su renta por primera vez tras año y medio de recesión. Una noticia de primer orden que deja los negros augurios de la derecha en tímidos murmullos de convento.
El conocido dramaturgo Bernard Shaw envió un telegrama –que aún se conserva en Londres-, al Primer Ministro británico, Sir Winston Churchill, en el que le señalaba con la ironía que caracterizaba al irlandés: “Es para mí un honor invitar al Primer Ministro al estreno de mi obra Pigmalión. Le ruego que no deje de venir y, si lo desea, venga acompañado de un amigo, si lo tiene”. La respuesta desde Downing Street no se hizo esperar por parte de Churchill: “Agradezco al señor Shaw su amable invitación. Por desgracia no podré asistir a la primera representación. Iré a la segunda, si se realiza”.

Oportunidad perdida
La derecha ha desaprovechado durante este último año y medio de recesión un tiempo valiosísimo, como la primera función de Shaw, para apoyar al Gobierno, llegar a acuerdos o hacer propuestas verdaderamente constructivas en el seno del Parlamento nacional. A pesar de las negras previsiones de la derecha, tras numerosos trimestres en los que la recesión ha sido tónica dominante en nuestras magnitudes económicas, advertimos lo que ya venían señalando el resto de los indicadores: estamos inmersos en el inicio de la recuperación.

La derecha o el silencio de los corderos
¿Dónde están aquellas voces que decían que la economía española iba a empeorar durante este primer trimestre del año? ¿Qué reflexiones están ahora haciendo aquellos que señalaban que era imposible que nuestro país entrara en cifras positivas? Su desconfianza nos inquietaba y, ahora, su silencio nos ofende. Si el silencio es la virtud de los locos, no ha sido precisamente éste el que nos ha estado mostrando la derecha, día tras día, en relación a que era imposible que España se recuperara.

Seis meses de contracción e improperios del PP
Dejamos atrás seis trimestres de contracciones en nuestra producción que han disparado el desempleo hasta cifras insospechadas. Desde aquel infausto cuarto trimestre de 2008 en el que España entró en recesión el Partido Popular no ha parado de verter improperios contra el Consejo de Ministros sin aportar verdaderamente ninguna idea original.

Razones del banco de España
El 12 de mayo el Instituto Nacional de Estadística publicará el Avance del crecimiento de España y, esperemos, coincidirá con lo que ha señalado el Banco de España. En ese sentido, ¿cuáles son las razones que arguye el Banco de España en relación a la recuperación económica española? La recuperación de la economía mundial (que anima nuestras exportaciones), los efectos de la política de demanda del Gobierno (que anima el consumo) y el aumento de la confianza en los agentes económicos. Variables que mes tras mes no han formado parte del discurso del Partido Popular y que, sin embargo, hemos venido advirtiendo en relación a los indicadores de la economía española.

Más consumo, más demanda
Se constata por parte del Banco de España una recuperación del consumo que lleva a nuestra economía a cifras positivas de incremento de la producción. Estamos siendo capaces de adquirir más bienes y servicios, y, por ende, se confirma una aceleración de nuestra producción con el fin de cubrir este significativo incremento de la demanda de bienes y servicios.

No en vano, El Plural se hizo eco, como un indicador adelantado de relevante fiabilidad, del aumento de la Confianza del Consumidor español de abril, elaborado por el Instituto de Crédito Oficial, desde 72,7 hasta 73,2. Indicador que señala que el cuarto mes del año muestra aún en mayor medida una recuperación significativa del consumo, avalando lo que ha señalado el Banco de España.

Maltrecha renta
Significativa pero insuficiente : el consumo aún depende de la maltrecha renta disponible de los españoles –que con más de cuatro millones de parados le cuesta recuperarse en términos agregados-, de las aportaciones de las Administraciones Públicas que están en fase de agotamiento, de la situación aún débil de la evolución de la riqueza de las familias, y, por último, de las expectativas y de los miedos que todavía colean en nuestros ciudadanos y que han llevado a las unidades económicas a mantener la tasa de ahorro en niveles máximos.

Exportaciones e importaciones
Desde el punto de vista de nuestras relaciones exteriores, las dos variables protagonistas ofrecen indicios de recuperación: las exportaciones y las importaciones. En cuanto a las exportaciones, los ingresos que provienen del exterior, muestran que la recuperación económica mundial es un hecho, y eso supone que vendamos más al exterior a pesar de nuestra escasa competitividad en más de un sector. Y -como cuando sube la marea todos los barcos flotan-, nuestra capacidad de demanda acelera el aumento de las importaciones, que si bien reducen éstas el incremento del PIB, indican al menos la capacidad de nuestro país de recuperarse comprando en el exterior.

Seguimos mal: desempleo y déficit
Pero, aún habiendo echado por tierra las agoreras previsiones de la derecha, los oscuros deseos de la parte más oscura de nuestra sociedad, habiendo perdido la apuesta los adivinadores de sombras, aún queda mucho por hacer.

A pesar de que el desempleo comienza a bajar (ver datos de Paro Registrado del mes de abril), esto es debido al componente cíclico intra-anual del desempleo, que, como todo el mundo sabe, mejora en primavera y vuelve a subir en otoño. Hasta que no logremos rebasar un crecimiento de al menos el dos por ciento, no lograremos disminuir el paro, es decir, generar el número suficiente de empleos como para cubrir la llegada neta de nuevos activos y, al tiempo, ir ocupando a aquellos que están desempleados. Para eso necesitamos crecer mucho más: hemos empezado el año con buen pie, podemos llevar al baúl de la desmemoria las huecas palabras de la derecha española, pero no podemos sentirnos satisfechos hasta lograr un ritmo de crecimiento económico suficiente como para bajar el desempleo en nuestro país.

Inversión empresarial
La inversión, sin embargo, el deseo de las empresas de aumentar su gasto en bienes producidos que sirvan para producir, sigue manteniéndose en un serio letargo. Desde el punto de vista del que escribe es precisamente esta variable la más significativa en relación al crecimiento económico y, por lo tanto, su mantenimiento en cifras extremadamente bajas ofrece sombras en cuanto al final del túnel. No es buen dato que el Banco de España nos señale que este trimestre las inversiones en bienes de equipo hayan disminuido. En mayor medida que el consumo, que el gasto del Gobierno o que las exportaciones, sin un significativo impulso a las inversiones el crecimiento podría fraguarse como una carrera con una mochila encima llena de piedras.

Cambio sectorial
Para ello no podemos perder la oportunidad –y esto es lo importante-, de impulsar un cambio sectorial en la economía española hacia sectores más innovadores y más dinámicos, apostando por la innovación y la formación, la destreza, la inteligencia y la creatividad como principales factores de crecimiento del valor añadido.

Reducción del déficit
Y lo urgente: debemos reducir nuestro déficit público ante la incapacidad –como la de la mayoría de los países-, de colocar a buen precio nuestra Deuda Pública en los mercados financieros internacionales.

Recomendaciones del banco emisor
No se nos escapa que el Banco de España acompaña la valoración de las magnitudes económicas, la opinión sobre la situación financiera de España. Recomienda la institución que preside Fernández Ordóñez al Gobierno de la nación, por tanto, reducir el déficit público y la necesidad de emisión de Deuda, a partir de subir los impuestos y reducir los gastos.

Al mismo tiempo el Banco de España continúa con la exasperante música de la inevitable reforma laboral destinada a lograr una mejora de la competitividad de las empresas españolas a costa de una transferencia de renta de los trabajadores a los empresarios.

Crisis como oportunidad
Se echa en falta, empero, un mayor valor por parte de nuestra autoridad monetaria en relación al cambio en la composición sectorial y el dinamismo productivo que tiene que producirse en los sectores españoles. Si la cuestión, tal como parece decir el Banco de España, fuera solo cuestión de reducir el déficit (sin duda una labor urgente) y de una reforma laboral que flexibilice el mercado (una dudosa prioridad), la solución estaría a corto plazo en nuestra mano. Sin embargo, debemos aprovechar la crisis y transformarla en una oportunidad. Se extraña, as usual, una mayor audacia por parte del banco emisor a la hora de proponer políticas financieras –de su competencia- y fiscales –de la competencia del Gobierno-, que impulsen un cambio sectorial en la composición de las ramas económicas españolas, hacia sectores más dinámicos, de demanda alta, de mayor complejidad tecnológica y capitalización intensa.

Año y medio perdido
La derecha sin embargo, ha perdido un año y medio, practicando una oposición que se ha revolcado en el barro de la crisis en vez de hacer propuestas constructivas. Ha perdido una oportunidad histórica para encarar de forma solidaria la crisis desde su estreno. Como diría Churchill, Rajoy puede tener una segunda oportunidad, si se la dan sus propios compañeros de filas.

En el Boletín Mensual del Banco de España vuelve a observarse que, como no podía ser de otra manera, el banco emisor tiene una idea clara de hacia donde va y debe ir la economía, pero aún falta que tenga una idea clara sobre qué país deseamos vivir.

Antonio Miguel Carmona es profesor de Economía y secretario de Economía del PSM-PSOE


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)