Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Felipe el escualido
#1

La Retranca
Felipe el escuálidoSi el próximo noviembre triunfa una candidatura de Unidad Popular... Felipe González no necesitará desplazarse para amalgamar a la oposición democrática frente al populismo. Podrá jugar a la conspiración golpista desde su propia casa.
DOLORES DE REDONDO 24/06/2015


[Imagen: aumento.png] [Imagen: disminu.png]



Cuando contemplo la imagen de Felipe González rodeado de golpistas venezolanos, inmediatamente fluye en mi memoria aquella frase que algunas amigas y vecinas repetían absortas en una especie de trance místico: “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”. Yo, que como feminista sentía náuseas y ya entonces abominaba de aquel producto de marketingpolítico, he de reconocer, pasados los años, que aquella frase que me hacía sufrir escondía una verdad absoluta y axiomática: González era y es un capullo integral en toda regla.

Este sevillano licenciado en Derecho, cara y voz de la izquierda renovada y joven de una Transición dirigida desde unas oficinas en Langley (Virginia), se convirtió en los últimos años de su mandato presidencial en el Señor X de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), el cuerpo parapolicial que practicó el terrorismo de Estado para terminar con otro terrorismo. Bajo ese nombre, el Señor X pudiera ser el malo de una serie televisiva, un superhéroe de ficción o incluso una estrella del cine porno. Pero el Señor X es Felipe González, un criminal sin condena.

En los años 70, después del golpe de estado interno que encabezó en el congreso del PSOE en Suresnes, Felipe González visitaba países como Rumanía, Cuba o Argelia y su partido mantenía relaciones con partidos comunistas del este de Europa. Era la estrategia de un partido para el cual estaban reservadas las altas metas del gobierno, y que en su afán de ganar la centralidad del tablero necesitaba también una buena dosis de “rojerío”. “Creemos que existen experiencias de alternativa al capitalismo en el mundo de los países de este que no compartimos, pero que, sin embargo, estamos dispuestos a respetar”, declaraba tras su viaje a Cuba.

Un comandante de los servicios secretos españoles, responsable de los encuentros con los jóvenes que dirigirán el PSOE de la Transición, apunta en su libreta tras una reunión en la que el treintañero González disfruta de un cigarro Cohiba: “Parece apasionado pero es frío. Hay en él algo falso, engañador. No me ha parecido un hombre de ideales, sino de ambiciones”.

Durante el caudillismo ejercido por Felipe González desde 1982 hasta 1996, España entró en la OTAN, apoyó el tratado de Maastricht, amparó intervenciones militares en Yugoslavia (con su colega Javier Solana como secretario general de la OTAN) o impulsó bloqueos como el de Iraq, donde medio millón de niños perecieron por sus efectos.

La relación de González con los “demócratas” venezolanos viene de lejos, desde que formara pareja de hecho política con Carlos Andrés Pérez, el fiel servidor de las políticas del FMI en Venezuela y responsable de la muerte y desaparición de miles de personas durante el denominado Caracazo, aquellas protestas contra las políticas de ajuste y recortes del denominado "Paquete Económico" que terminaron en tragedia. Por eso Felipito mantiene una especie de ascendente divino sobre los dirigentes del partido Acción Democrática, integrante de la Internacional Socialista. Carlos Andrés fue declarado prófugo por la justicia de su país y como tal murió en Miami, que es donde mueren en su retiro dorado y subvencionado por EE.UU. todos los prófugos de los países de América Latina: terroristas, golpistas, narcotraficantes y demás escoria financiada por la CIA para garantizar la explotación y el saqueo de los inmensos recursos del continente por parte de las multinacionales a través de la paz de los cementerios.

González y Pérez compartían una fructífera amistad con el empresario español Enrique Sarasola Lerchundi, uno de sus corruptos favoritos, responsable del “pelotazo” del metro de Medellín y acompañante del mítico narcotraficante Pablo Escobar en la toma de posesión de González, donde participaron como invitados tras la histórica mayoría absoluta del PSOE en 1982.

Durante la campaña de las elecciones europeas del pasado año, el expresidente lanzó la idea de una gran coalición entre PP y PSOE para garantizar la estabilidad de España. Si el próximo noviembre triunfa una candidatura de Unidad Popular en nuestro país esta falacia con patas que es el “demócrata” y “socialista” Felipe González no necesitará desplazarse para amalgamar a la oposición democrática frente al populismo. Podrá jugar a la conspiración golpista desde su propia casa.

— Y digo yo... ¿aquí no haría falta una Revolución?
— Y luego, ¿por qué me lo preguntas?



Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)