Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Francisco Camps 1936
#1

Francisco Camps 1936


José Jaume - 13/11/2009 [url=javascript:window.print()][Imagen: print.png][/url]
En julio de 1936, pocos días antes del Golpe de Estado que abrió la puerta a la peor Guerra Civil de la trágica historia de España de los dos últimos siglos, unos guardias de asalto (la policía encargada de la seguridad de la República) asesinaron al líder de la derecha, José Calvo Sotelo, de un tiro en la nunca
En julio de 1936, pocos días antes del Golpe de Estado que abrió la puerta a la peor Guerra Civil de la trágica historia de España de los dos últimos siglos, unos guardias de asalto (la policía encargada de la seguridad de la República) asesinaron al líder de la derecha, José Calvo Sotelo, de un tiro en la nunca, después de haberlo secuestrado en su domicilio, en represalia por el asesinato, días antes, de uno de sus oficiales, el teniente Castillo, por pistoleros de la Falange, el partido fascista que nutrió durante más de una década los escuadrones de la muerte de la implacable represión franquista. Más de setenta años después de tales sucesos, en una España que para nada guarda semejanza con la que padeció tan tremenda carnicería, un gobernante de una comunidad autónoma, el valenciano Francisco Camps, fuera de sí y en una deriva que le conduce a la nada, ha rememorado lo ocurrido, para sentenciar, ante las Cortes valencianas, que su oponente socialista alberga el deseo de llevárselo con una furgoneta, para aparecer, al día siguiente, boca abajo en una cuneta. Las afirmaciones del líder del PP en Valencia merecieron el aplauso de sus diputados, el silencio de su partido y sólo una leve disculpa posterior.
Camps, carbonizado por el Caso Gürtel, ha hecho lo que hasta ahora nadie se había atrevido tan siquiera a insinuar para mantener sus posiciones políticas: acusar al adversario de querer asesinarlo, de pretender revivir los comportamientos que en 1936 nos llevaron al desastre. Del presidente de la Comunidad valenciana puede esperarse cualquier cosa: no es ya de este mundo. Lo que no es aceptable, es que el PP, de inmediato y con contundencia, no lo haya desautorizado. ¿Cómo puede aceptar que uno de sus dirigentes diga lo que ha dicho Camps y no pase nada? Estos silencios son los que impiden a un sector de electorado, que para nada simpatiza con el PSOE, acercarse al partido de Rajoy y darle su voto. Los electores moderados, que ansían disponer de una alternativa viable, no la hallarán en un partido que endosa actuaciones como la de Camps.
El PP, reiteradamente ha criticado la Ley de la Memoria Histórica, argumentando que reabre heridas ya cicatrizadas. Rajoy no se ha cansado de repetir que hay que mirar hacia delante y dejar el pasado en manos de los historiadores. En el partido de la derecha, no se quiere saber nada de la Guerra Civil e igualmente se intenta que no se hable de la posterior dictadura del general Franco. Se sienten muy incómodos con este debate. Pero resulta que uno de sus barones, de actualidad en todo momento por un nada edificable comportamiento, hace estallar una bomba de fragmentación que podría haber llegado a tener repercusiones muy graves. El PP debe agradecer el comportamiento responsable del portavoz socialista en el Parlamento valenciano, dando por buenas las balbuceantes excusas de Camps, porque el material que su irresponsabilidad ha arrojado a la arena política es altamente inflamable.


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)