Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Gurtel;pasion por el lujo
#1

Gürtel: pasión por el lujo

• Collares de Bulgari, pulseras de Cartier y hasta el reloj de ‘James Bond’. No todas las joyas que compraba Francisco Correa eran para doblegar voluntades. De hecho, el principal imputado en la ‘operación Gürtel’ guardaba gran cantidad de ellas en la caja fuerte de su dormitorio.


Reportaje por: Daniel MONTERO
Fotografías por:

25/01/10
Las joyas son el alimento perfecto para una fuga. Son pequeñas, transportables y se venden fácilmente en cualquier parte del mundo. El oro es un lenguaje tan universal como el dinero. Un pequeño Rolex de gama alta puede alcanzar sin problemas los 15.000 euros en el mercado. Y Francisco Correa lo sabía. De hecho, el principal imputado en la operación Gürtel atesoraba una pequeña fortuna en la caja fuerte de su domicilio. Allí, los agentes de la policía localizaron en distintos estuches un total de 59 joyas de marcas como Cartier, Hublot o Bulgari. La colección, todavía sin tasar, podría superar en el mercado los 90.000 euros, suponiendo que todas las piezas sean auténticas.
La operación Gürtel estalló el 6 de febrero a primera hora de la mañana. Los agentes, bajo mandato de la Audiencia Nacional, buscaron a Francisco Correa en su ático de Sotogrande (Cádiz), pero varios funcionarios se presentaron también en su vivienda de Pozuelo de Alarcón (Madrid). El timbre del paseo del Club Deportivo, donde reside habitualmente el empresario –todavía en prisión–, sonó a las 10.35 de la mañana. Y fue su mujer, Carmen Rodríguez, quien atendió a la llamada y estuvo presente en el registro. Los agentes se centraron en el dormitorio de la pareja, donde localizaron una caja fuerte dentro de un armario. Tras abrirla, encontraron 6.900 dólares en efectivo, más de 10.000 euros y 505 libras esterlinas. En aquellas fechas, Correa llevaba casi cinco meses de país en país, temeroso ya de ser detenido por fraude fiscal.
Junto al dinero, los funcionarios del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional comenzaron a anotar de forma pormenorizada todas las piezas de joyería guardadas en la caja fuerte. Marca, modelo y número de serie. El primero fue un reloj de caballero, negro y dorado, de una prestigiosa marca suiza, Hublot. Sus relojes rondan en el mercado los 5.000 euros en sus versiones más sencillas. El segundo fue un Cartier de oro y acero: 2.800 euros. Luego, los agentes encontraron un Bulgari de caucho negro con esfera blanca. Ronda nuevo los 900 euros. El cuarto reloj era un Rolex de acero modelo Oyster Daytona, cuyo precio oscila, según las ediciones, entre los 13.000 y los 21.000 euros. Todos ellos fueron precintados y requisados. Según fuentes del caso, las joyas se encuentran todavía, casi un año después, a disposición judicial y no han sido autentificadas por los peritos.
Los agentes encontraron también una cruz con pedrería y brillantes de Bulgari y tres pulseras doradas con incrustaciones. Todas estaban guardadas en una pequeña bolsa azul de Rabat Joiers, una cadena de joyerías radicada en Barcelona.
Sin embargo, la mayoría de las piezas estaban guardadas en cajas y envoltorios de terciopelo de Suárez Joyeros, una de las firmas más prestigiosas del país. La firma, procedente de Bilbao, fue por ejemplo el establecimiento elegido por los Príncipes de Asturias para comprar sus anillos de compromiso y tiene su tienda principal en la calle Serrano de Madrid, la zona comercial más glamurosa de la ciudad, donde se concentran las tiendas de las grandes marcas y donde se ubicaba también la sede de las empresas de Francisco Correa. Cinco manzanas tenía que andar el principal imputado en la operación Gürtel desde su despacho hasta la joyería. Y parece que lo hacía con regularidad. Las cuentas que sus empresas depositaron ante Hacienda arrojan numerosas compras a Suárez Joyeros durante varios años. Como ejemplo, en el año 2000 Special Events –dedicada a organizar actos en la Comunidad de Madrid– gastó 47.927 euros en establecimientos de lujo. Y otros 33.278 al año siguiente, según los datos de la Agencia Tributaria. El gusto de Correa y sus hombres por regalar joyas y efectivos de alto valor ha puesto en una situación comprometida a varios de los políticos del PP. El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, tuvo que dar explicaciones a la Justicia por un juego de pulseras y colgantes que Álvaro Pérez, alias el Bigotes, regaló a su mujer y a su hija una Navidad. Camps aseguró al Tribunal Superior de Justicia de Valencia –que archivó la causa contra él– que las joyas fueron posteriormente devueltas por su mujer a los acusados.

Colgante de curso legal
Entre las piezas intervenidas en la caja fuerte de Correa, la policía localizó también un peculiar medallón: un colgante formado por una moneda de oro canadiense, de una onza y de curso legal, con incrustaciones de cristal de Swarovski. Este tipo de monedas, acuñadas por el Tesoro del país norteamericano y famosas entre los coleccionistas por su alto valor, se pueden adquirir por internet en la tienda estatal por un precio que supera los 2.000 euros.
El listado de joyas decomisadas se completa con cuatro pares de pendientes plateados con pedrería, varias pulseras de plata de Bulgari, cinco pares de gemelos y dos plumas de Cartier negras con remates plateados, con un precio que ronda los 500 euros. Además, la policía localizó otros cuatro relojes exclusivos y de abultado precio en las oficinas de la calle Serrano. Allí fue localizado un reloj Graham serie limitada con una tarjeta de su autenticidad, que no baja de los 3.000 euros en el mercado; un IWC –prestigiosa marca suiza establecida en Schaffhausen– que ronda los 9.000 euros, y el reloj Omega James Bond Choice, réplica del utilizado por el espía de leyenda y que tiene un precio mínimo de 1.000 euros.
Una hora después y de una forma coordinada, varios agentes se presentaron también el 6 de febrero del pasado año en casa de Pablo Crespo. El hombre de confianza de Correa, según los informes policiales, reside en una vivienda unifamiliar de cuatro plantas en la urbanización madrileña de Puerta de Hierro. En cuanto entraron, los agentes preguntaron a los presentes si en la casa tenían dinero en efectivo o armas de fuego. La respuesta fue afirmativa en ambos casos. En un armario del dormitorio, el ex mandatario del PP gallego guardaba una escopeta de cartuchos cargada con munición de caza. En el segundo cajón de la mesita de noche, junto a la cama, la policía localizó además diversa munición y una pistola Derringer de fogueo del calibre 9. En la caja fuerte de Crespo había 1.120 euros en efectivo, además de 244 reales brasileños, 2.520 pesos mexicanos, 85 libras esterlinas y 1.008 dólares americanos. En total, unos 3.000 euros.
En el domicilio, la policía localizó los contratos de alquiler de varias cajas de seguridad en Madrid y en el Banco Popular de Galicia. El contenido de estas cajas ha servido para trazar varias líneas de investigación sobre la contabilidad oculta de las empresas de Correa. En la vivienda, los agentes decomisaron también otros once relojes de lujo, como varios Cartier de correa metálica y de cuero y un Rolex modelo Submarine. Joyas para la muñeca que pasaron desde aquel día a marcar el tiempo en el juzgado.AYER EN PUBLICADO EN INTERVIU


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)