Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Irak y los católicos (En el quinto aniversario)
#1

y los católicos (En el quinto aniversario)

<TABLE cellSpacing=0 cellPadding=0 width=650 border=0><TBODY><TR><TD class=noticiadd3 width=500> <SCRIPT language=JavaScript><!--function votosEst() { cVot=5.0; swapImagenVoto(cVot,'mark'); obj=document.getElementById("evotos"); obj.style.display="inline";}// --></SCRIPT><SCRIPT language=JavaScript><!--function addLoadEvent(func) { var oldonload = window.onload; if (typeof window.onload != 'function') { window.onload = func; } else { window.onload = function() { if (oldonload) { oldonload(); } func(); } }}function mostrarVotos() { votosEst(); }// var eImgs=new Array(3);eImgs['off'] = "/elementosWeb/version13_20080317/mediaweb/images/iconos/estrella.gif";eImgs['on'] = "/elementosWeb/version13_20080317/mediaweb/images/iconos/estrella2.gif";eImgs['mark'] = "/elementosWeb/version13_20080317/mediaweb/images/iconos/estrella3.gif";function swapImagenVoto(n,st) { var imgName; var eImg; var nAux; var mVotAux; nAux=parseInt(n); for (var i=1;i<=nAux;i++) { imgName="voto"+i; document.getElementById(imgName).src=eImgs['mark']; } }// --></SCRIPT> <NOSCRIPT></NOSCRIPT>[Imagen: estrella3.gif][Imagen: estrella3.gif][Imagen: estrella3.gif][Imagen: estrella3.gif][Imagen: estrella3.gif]
<SCRIPT language=JavaScript> addLoadEvent(mostrarVotos);</SCRIPT><NOSCRIPT></NOSCRIPT></TD><FORM name=formEnvioNoticia1 action=/servicios/envioNoticia/envioNoticia.jsp method=post target=ventana_envioNoticia><TD width=25>[url=javascript:envioNoticia('1');][Imagen: enviar.jpg][/url]
</TD><INPUT type=hidden value=622021 name=pIdNoticia> </FORM><TD width=25>[url=javascript:imprimir()][Imagen: imprimir.jpg][/url]
</TD><TD width=25>[Imagen: textomas.jpg]
</TD><TD width=25>[Imagen: textomenos.jpg]
</TD></TR></TBODY></TABLE>

[URL="javascript:fAbrirVentana('/servicios/lupa/lupa.jsp?pIdFoto=2006456&pRef=2008033000_52_622021__Opinion-Irak-catolicos-quinto-aniversario','lupa','width=700,height=950')"][Imagen: 2008-04-06_IMG_2008-03-30_03.24.31__ANGEL_AZNAREZ.jpg]
[/URL]







ÁNGEL AZNÁREZ El autor resalta la sagacidad de la diplomacia vaticana en la guerra de Irak, analiza la repercusión que el conflicto ha tenido para los católicos caldeos, la comunidad más antigua de aquel país, y afirma que el problema para España estuvo y está en su participación simbólica.
¿Es la cultura occidental verdaderamente rigurosa y racionalista? Los romanos examinaban las entrañas de las aves antes de iniciar una batalla; los griegos consultaban a los oráculos. Napoleón creía más en su genio y buena suerte que en la realidad. Hitler era un loco, pero sedujo a gran parte de Alemania y Europa, y Stalin era parecido, aquellos compatriotas suyos que le denunciaron en la Europa de los años treinta nunca fueron escuchados.
Georges Corm Oriente-Occidente

La palabra Irak provoca en unos españoles emociones de rabia y de cabreo, y en otros emociones o sensaciones dolorosas de hastío y fatiga. Eso se produce tanto si de Irak se habla o escribe como si «sale» en un debate electoral. Los de la rabia y el cabreo son los de la oposición, hace ahora cinco años, a aquella cruzada del llamado Bien contra el Mal, protagonizada por el desgraciado Bush; los españoles del hastío y la fatiga son los que Irak arrojó del Paraíso o Poder, en marzo de 2004, con la colaboración de Aznar y en compañía de otros, éstos aún sin identificar y enigmáticos. Por eso la palabra Irak tiene para los españoles unas connotaciones muy propias y originales.

Que los arrojados del paradisiaco poder político sufran de melancolías -de bilis negras, que eso es melancolía- es algo comprensible, que no evita el patetismo sino que lo aumenta, pues es patético ver cómo defienden aún lo indefendible (lo último, lo escrito esta semana por el ex secretario de Estado de Defensa): que si la segunda guerra del Golfo no resultó tan mal (el mismo Aznar lo acaba de decir), que si la participación militar española no fue o fue de mínimos muy mínimos, que si la legalidad internacional fue respetada, que si ayudamos humanitariamente a la reconstrucción de Irak.

Vayamos por partes: que Aznar diga lo que ha dicho hace pocos días entra dentro de lo que se conoce como autodefensa, autodefensa que es psicológica, a modo de mecanismo mental de autoprotección, pues proclamar que «lo que hice está bien hecho» permite descargar un poco, sólo un poco, el peso del fardo que tanto le pesa, y por muy corto tiempo ya que los fantasmas, testarudos ellos, vuelven y vuelven. En cualquier caso, los medios de autodefensa carecen de credibilidad frente a terceros, que los ven y vemos, con pena, como simples desahogos verbales.

Es verdad que la participación efectiva de tropas españolas en la invasión de Irak fue prácticamente inexistente, pero ése no es el problema. El problema estuvo y está en la participación simbólica de España en los momentos cruciales, previos y coetáneos a la invasión mesopotámica; y en eso, en la participación simbólica, la implicación de España fue total, de ahí la responsabilidad del ex presidente de Gobierno. Se deben recordar las intervenciones del simpático embajador español (Arias) en la ONU, los discursos de la ministra de Exteriores (Ana de Palacios) en el Consejo de Seguridad con frases como la siguiente en referencia al dictador Saddam: «Este Consejo debe decir que no podemos alentar por acción u omisión a todos aquellos detentadores de armas de destrucción masiva que piensen que pueden violar impunemente la legalidad internacional», y se deben recordar las fotografías en que Aznar posaba tan satisfecho (la de las Azores fue una de varias). Y es que el ex presidente español, aunque peón, fue un perfecto cómplice necesario. A estas alturas de la poscomunicación es superfluo por evidente destacar la importancia de lo simbólico.

En lo de la legalidad internacional es cierto -digámoslo con benevolencia- que los expertos aún debaten; en todo caso es raro que una decisión legal haya producido tantos miles de muertos (supimos esta semana que los «muertos USA» son cuatro mil y seguimos sin saber el número de muertos iraquíes, cálculos que van entre cien mil y el millón). Sabemos que Bush tomó la decisión de invadir Irak por complejas y plurales razones (algunas aún ignoradas), y lo de la legalidad o ilegalidad de la acción bélica le era indiferente; lo cual, por cierto, no es nada sorprendente ni original. El poder político casi siempre hace lo mismo: primero toma la decisión y después la embadurna o jabonea con lo jurídico, y eso es así en cuestiones importantes, sea con ocasión de una opa, un plan de urbanismo o una invasión de un Estado con mucho petróleo. En los manuales teóricos de la argumentación jurídica se siguen explicando los preciosistas métodos de interpretación y las exégesis, y en los manuales prácticos lo que resulta es la magia, el ilusionismo y las marionetas («Nada por aquí, nada por allí, todo por aquí, todo por allí»).

El asunto de Irak no es un hecho del pasado; es muy presente y con mucho futuro. Trascendental en la historia del siglo XXI y que la marcará: una curiosa guerra, la segunda del Golfo, que se creyó rápida, resultando ser, por sus derivaciones, permanente e ilimitada en el tiempo y en el espacio. Muchos ciudadanos, incluso gobiernos, fueron engañados, y muchos menos fueron los previsores de la debacle que venía; el Vaticano, experto en guerras de religión, fue uno de éstos. Recuerdo por aquel entonces el activismo de la Santa Sede, muy bien informada por su nuncio en Bagdad -Fernando Filón, así se llamaba-, que fue el único embajador en permanecer en su cargo durante la guerra de invasión; y muy bien informada por la clerecía de la secular comunidad católica de los caldeos, que, con mucho esfuerzo, estaba asentada e integrada allí -nada menos que el Partido Baas fue fundado por un católico caldeo-, y que la invasión bélica, provocadora del fundamentalismo radical, iba a destrozar, y que la destrozó. Ese visible activismo vaticano, inusual por lo de visible -de los monseñores de la Secretaría de Estado se dice que tienen el arte de bostezar sin abrir la boca-, dio pistas y argumentos para que algunos expresáramos por escrito y en televisión una radical oposición a la postura española ante el conflicto de Irak.

El cardenal Pio Laghi, amigo de papá Bush, fue enviado en comisión de paz y súplica ante el hijo Bush, sin ningún éxito (la relación de Juan Pablo II con Bush Jr. no era ni parecida a la mantenida con Reagan, quienes, juntos, acabaron con el comunismo en Europa, estando la Iglesia católica norteamericana en 2003 muy debilitada en su prestigio por los escándalos de pedofilia, que las iglesias evangelistas, como la del mismo Bush, atizaron adecuadamente). Tarek Aziz, viceprimerministro en el último Gobierno de Saddam, cristiano maronita y muy taciturno, fue recibido por el Papa en Roma días antes de la invasión. El cardenal Roger Etchegaray, que presidía los dicasterios de Justicia y Paz y Cor Unum, fue delegado personal del Papa ante Saddam Hussein, con quien se entrevistó el 11 de febrero de 2003 (fue el último occidental en ser recibido).
Precisamente a finales de 2007, el vasco de Espelette (R. Etchegaray) fue noticia por la publicación del libro entrevista «He sentido batir el corazón del mundo» (Ed. Fayard), donde en el capítulo 15 explica esa reunión con Saddam, contando que éste le dijo una cosa cierta: «Irak es, de todos los países árabes, el que mejor respeta la libertad de los cristianos», y una tontería: «Si no fueseis sacerdote, aconsejaría que os casarais, y yo os encontraría una bella dama iraquí».
Lo más temido por el Vaticano ocurrió: los católicos caldeos (inicialmente un millón) que hablan el arameo (mejor el neoarameo), la lengua de Cristo, y que son la comunidad más antigua de Irak, han sido y siguen siendo el objetivo de los fundamentalistas musulmanes; dicha comunidad católica ha sido diezmada por persecuciones, por asesinatos (el último, hace una semana, el del arzobispo de Mosul) y por traslados de población. Y es que la segunda guerra del Golfo, que los propios iraquíes han considerado como una invasión y no como una liberación de un dictador, activó el fundamentalismo islámico, que quiso ver en la ocupación, otra vez, una guerra de religión: lucha de cristianos invasores frente a musulmanes. Episcopados europeos (italiano, francés y alemán) son particularmente activos reclamando de sus fieles la comunión con sus hermanos caldeos; no consta actuación parecida del episcopado español acaso tal vez por dos razones: la primera, porque ilustres pastores españoles andan muy preocupados con lo visigótico y lo gótico (Cañizares), y la segunda, porque es recordar a Irak, que es pecado de Aznar y no de Zapatero.

Georges Com, ensayista y ex ministro libanés, explica muy bien el narcisismo de Occidente con su mitología de la racionalidad frente a la irracionalidad atribuida al Oriente, olvidando que lo más irracional de la situación en el Oriente es obra del Occidente. En la lista larga de irracionales y de cretinos políticos de Occidente, sin duda, habrá que meter al nefasto Bush, que, pretendiendo con su guerra del Golfo conseguir la hegemonía total en Oriente Medio, sólo consiguió fortalecer al verdadero enemigo: Irán. Favorecer al enemigo ha sido una especialidad de la política exterior norteamericana: fue el presidente Carter, a finales de los setenta del siglo XX, el que instaló en Teherán a Jomeini.

Apostilla sobre el accidente del Yak-42: leo que el ex ministro de Defensa Trillo-Figueroa ha implicado a sus subordinados; si esa imputación fuese cierta, Trillo, además de la indudable responsabilidad política y de la dudosa responsabilidad penal, en su condición de Jurídico de la Armada, podría haber incurrido en acto de deshonor por violar la regla básica de la náutica o marinería: «Allí donde hay patrón, no manda marinero».
{

Sr. Aznar un millon de muertos irakies, 4000 soldados americanos muertos, el mayor atentado de la historia de españa (el 11-m). ¿Porque estos señores de la guerra no son juzgados por el tribunal de la HAYA por crimenes de guerra como milosevic?
#2

No, si, si, si, no, no, digo, ehhh... no, si, si, quiero decir....

Berborrea y palabrería; solo se engañana a ellos mismos, mientras joden medio mundo con el beneplácito del resto, que no hace nada, porque EEUU sigue siendo el dueño del mundo y siempre lo será, hasta que China le plante cara

"Obra de tal modo que la Máxima de tu Voluntad pueda ser Ley Universal" - Inmanuel Kant


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)