Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Jose luis:la secularizacion
#1

El artículo del día.
Jose luis : la secularizacion

31/03/2010 LA VOZ DE ASTURIAS-31-3-10

* comentarios
* enviar
* imprimir
* valorar
* añade a tu blog
* Aumentar el tamaño del texto
* Reduce el tamaño del texto

Edición impresa en PDF
Página 11 edición papel

Esta noticia pertenece a la edición en papel.

Ver archivo (pdf)

Hoy en día se habla de la secularización de Europa y, aún de un país tradicionalmente religioso como es España. Pero, Qué es la secularización? Es una doctrina en la que se requiere la distinción entre la razón privada y el principio público y que demanda el desplazamiento de lo religioso ante lo secular.

Si tomamos como ejemplo la Biblia podemos leerla como arte, tanto si lo hacemos desde el punto de vista poético, antropológico, mítico o filosófico, dado que su complicado desarrollo histórico, lleno de diferentes disciplinas y sensibilidades, ha hecho posible este tipo de lecturas. Pero, su lectura literaria no se encuentra en contra de su estatus sagrado. Además, dividir rígidamente lo sagrado y lo secular, sería empobrecernos como seres humanos. La Biblia es, en principio, un texto esencialmente religioso ya que trata del mundo sobrenatural, revelado e inspirado en el que creen los cristianos. Pero, puede ser comprendida como literatura si la lee un no creyente que la entiende solamente como una obra de arte. De aquí que pueda señalarse que existe un nuevo concepto de literatura que ayuda a la sensibilidad religiosa. Por eso, podemos decir que la lectura que se haga de la Biblia puede ser religiosa o literaria. Esta idea ha dado paso a que algunos intelectuales señalen que la modernidad es la idea que concentra el secularismo. Para fundamentar esta noción se dice que las sociedades contemporáneas son muy diferentes y que contienen circunstancias dispares y discordantes. Y que, por ello, la modernidad es solamente la parte práctica de la realidad política, de aquí que en el mundo occidental el secularismo se manifieste e interprete de maneras distintas.

Por otro lado, aparecen otros pensadores que argumentan que la modernidad es un proyecto que no está totalmente definido, aunque se entienda como un asunto de suma importancia en los objetivos políticos que desechan a la religiosidad como algo no sustancial al ser humano. Lo que parece cierto es que la modernidad no es totalmente coherente y que no debería asentarse en la secularización, sino que debe ser tratada como una red de relaciones sociales que el poder trata de usar y alcanzar. Y que, por ello, la modernidad se compone de elementos que se originan en relación con historias de pueblos y gentes de fuera de Europa. Por eso, la modernidad es una serie de proyectos interrelacionados que ciertas personas en el poder desean conseguir. El proyecto de la modernidad trata de aunar la democracia, los derechos humanos, la igualdad civil, la libertad de mercado, la autonomía moral y el secularismo. Para conseguirlo, trata de utilizar las tecnologías, la producción, el estado de bienestar, la seguridad social o el espectáculo en la televisión, el cine y la cultura. Y, si esto no se logra, se habla del desencantamiento que implica una relación directa con las verdades de la vida en donde no entran los sentimientos religiosos y, aún menos, lo sagrado, ya que no se la conseguido parte de lo profano, de lo que parece ser que interesa a las personas. Esta idea, que peca de romántica, se encuentra unida al concepto de imaginación premoderna en la que las imágenes poseen un efecto encantador alejado de la realidad sobre la que se nos miente, ya que nunca será perfecta. Y, de esta manera, sea como sea lo que hablemos de la modernidad, podrá ser un concepto pleno de interés, pero que casi siempre, al ser una idea tan metafísica, se va convertir en un vacío que llegará a angustiarnos, ya que nunca conseguiremos ser modernos, es decir, totales y suficientes, alejados de lo sagrado y del verdadero espíritu humano del que hablaba el antropólogo Claude Lévi- Strauss.

*Profesor de la Universidad de Oviedo.


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)