Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

La basura capitalista ya asoma el focicu
#1

En días sucesivos voy a colgar unas cuantas perlas de analistas que a mí me hacen ver el mundo de un modo distinto a como me lo quieren mostrar otros. ¡Cuestión de gustos!

Empiezo con Ignacio Ramonet:


"
El fin de una era del capitalismo financiero
La crisis del siglo

Ignacio Ramonet
Le Monde Diplomatique



Los terremotos que sacudieron las Bolsas durante el pasado «septiembre negro» han precipitado el fin de una era del capitalismo. La arquitectura financiera internacional se ha tambaleado. Y el riesgo sistémico permanece. Nada volverá a ser como antes. Regresa el Estado. El desplome de Wall Street es comparable, en la esfera financiera, a lo que representó, en el ámbito geopolítico, la caída del muro de Berlín. Un cambio de mundo y un giro copernicano. Lo afirma Paul Samuelson, premio Nobel de economía : «Esta debacle es para el capitalismo lo que la caída de la URSS fue para el comunismo.» Se termina el período abierto en 1981 con la fórmula de Ronald Reagan: «El Estado no es la solución, es el problema.» Durante treinta años, los fundamentalistas del mercado repitieron que éste siempre tenía razón, que la globalización era sinónimo de felicidad, y que el capitalismo financiero edificaba el paraíso terrenal para todos. Se equivocaron.
La «edad de oro» de Wall Street se acabó. Y también una etapa de exuberancia y despilfarro representada por una aristocracia de banqueros de inversión, «amos del universo» denunciados por Tom Wolfe en La Hoguera de las vanidades (1987). Poseídos por una lógica de rentabilidad a corto plazo. Por la búsqueda de beneficios exorbitantes.
Dispuestos a todo para sacar ganancias: ventas en corto abusivas, manipulaciones, invención de instrumentos opacos, titulización de activos, contratos de cobertura de riesgos, hedge funds… La fiebre del provecho fácil se contagió a todo el planeta. Los mercados se sobrecalentaron, alimentados por un exceso de financiación que facilitó el alza de los precios.
La globalización condujo la economía mundial a tomar la forma de una economía de papel, virtual, inmaterial. La esfera financiera llegó a representar más de 250 billones de euros, o sea seis veces el montante de la riqueza real mundial. Y de golpe, esa gigantesca «burbuja» reventó. El desastre es de dimensiones apocalípticas. Más de 200 mil millones de euros se han esfumado. La banca de inversión ha sido borrada del mapa. Las cinco mayores entidades se desmoronaron: Lehman Brothers en bancarrota; Bear Stearns comprado, con la ayuda de la Reserva Federal (Fed), por Morgan Chase; Merril Lynch adquirido por Bank of America; y los dos últimos, Goldman Sachs y Morgan Stanley (en parte comprado por el japonés Mitsubishi UFJ), reconvertidos en simples bancos comerciales.
Toda la cadena de funcionamiento del aparato financiero ha colapsado. No sólo la banca de inversión, sino los bancos centrales, los sistemas de regulación, los bancos comerciales, las cajas de ahorros, las compañías de seguros, las agencias de calificación de riesgos (Standard&Poors, Moody’s, Fitch) y hasta las auditorías contables (Deloitte, Ernst&Young, PwC).
El naufragio no puede sorprender a nadie. El escándalo de las «hipotecas basura» era sabido de todos. Igual que el exceso de liquidez orientado a la especulación, y la explosión delirante de los precios de la vivienda. Todo esto ha sido denunciado –en estas columnas – desde hace tiempo. Sin que nadie se inmutase. Porque el crimen beneficiaba a muchos. Y se siguió afirmando que la empresa privada y el mercado lo arreglaban todo.
La administración del Presidente George W. Bush ha tenido que renegar de ese principio y recurrir, masivamente, a la intervención del Estado. Las principales entidades de crédito inmobiliario, Fannie Mae y Freddy Mac, han sido nacionalizadas. También lo ha sido el American International Group (AIG), la mayor compañia de seguros del mundo. Y el Secretario del Tesoro, Henry Paulson (expresidente de la banca Goldman Sachs…) ha propuesto un plan de rescate de las acciones «tóxicas» procedentes de las «hipotecas basura» (subprime) por un valor de unos 500 mil millones de euros, que también adelantará el Estado, o sea los contribuyentes.
Prueba del fracaso del sistema, estas intervenciones del Estado –las mayores, en volumen, de la historia económica- demuestran que los mercados no son capaces de regularse por sí mismos. Se han autodestruido por su propia voracidad. Además, se confirma una ley del cinismo neoliberal: se privatizan los beneficios pero se socializan las pérdidas. Se hace pagar a los pobres las excentricidades irracionales de los banqueros, y se les amenaza, en caso de que se nieguen a pagar, con empobrecerlos aún más.
Las autoridades norteamericanas acuden al rescate de los «banksters» («banquero gangster») a expensas de los ciudadanos. Hace unos meses, el Presidente Bush se negó a firmar una ley que ofrecía una cobertura médica a nueve millones de niños pobres por un costo de 4 mil millones de euros. Lo consideró un gasto inutil. Ahora, para salvar a los rufianes de Wall Street nada le parece suficiente. Socialismo para los ricos, y capitalismo salvaje para los pobres.
Este desastre ocurre en un momento de vacío teórico de las izquierdas. Las cuales no tienen «plan B» para sacar provecho del descalabro. En particular las de Europa, agarrotadas por el choque de la crisis. Cuando sería tiempo de refundación y de audacia.
¿Cuanto durará la crisis? «Veinte años si tenemos suerte, o menos de diez si las autoridades actúan con mano firme.» vaticina el editorialista neoliberal Martin Wolf (1). Si existiese una lógica política, este contexto debería favorecer la elección del demócrata Barack Obama (si no es asesinado) a la presidencia de Estados Unidos el 4 de noviembre próximo. Es probable que, como Franklin D. Roosevelt en 1930, el joven Presidente lance un nuevo «New Deal» basado en un neokeynesianismo que confirmará el retorno del Estado en la esfera económica. Y aportará por fin mayor justicia social a los ciudadanos. Se irá hacia un nuevo Bretton Woods. La etapa más salvaje e irracional de la globalización neoliberal habrá terminado.
Nota 1) Financial Times, Londres, 23 de septiembre de 2008"






<CENTER>Envía esta noticia
Compartir esta noticia: [Imagen: ico_delicious.gif] [Imagen: ico_digg.gif] [Imagen: ico_meneame.gif]

</CENTER><!-- Codigo para Google analitics --><SCRIPT src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type=text/javascript></SCRIPT><SCRIPT type=text/javascript> _uacct = "UA-80531-1"; urchinTracker(); </SCRIPT><!-- Fin Codigo para Google analitics -->
#2

Muy buenes, vivimos unos dias un tanto raros con tanta crisis, pero la crisis, tienenla los especuladores los que ganaron dinero a expuertas y ahora no lo quieren perder, y todos los planes que se intenten plantear son pa ayudar a esos especuladores, porque todavia no se oyo nada de algun plan pa aliviar a les families. Amparados en que los empresarios son los que pueden crear puestos de trabajo pues se ls inyecta capital,muchas veces sin ningun tipo de control, y asi estamos a verlas venir.

Aqui el que pierde es el de siempre, el currante, que se hipoteca 50 años pa poder pagarse el piso.

Una duda existencial que siempre me ronda por la cabeza(la bolsa ye un inventu del capitalismo no?) quiero decir que si alguien ve normal que una empresa de galletes invierta en una de condones(ye un ejemplu) ye que algo no va bien, a donde quiero llegar ye que seria todo mucho mejor si la empresa de galletes vende galletes y obtien beneficios por hacer y vender galletes y lo mismo la de condones, porque invertir e invertir ye especular y claro la bolsa ye lo que tien que de vez en cuando haz crack y fuera a tomar por el culo y quien esta ahi pa salvar el culo a los empresarios(por cierto muchos de ellos aunque sus empresas quiebren siguen teniendo grandes fortunas) pues ahi estan los gobiernos, inyectando dinero, y digo yo si yo pago a un empreario parte de esas inyeccciones porque los empresarios no me pagan a mi, es decir si se socializan las deudas porque no se socializan los beneficios? ..... a ya!!! porque eso seria acercase demasiao al comunismo.

Por ultimo queria preguntar si alguien sabe algo de los presupuestos del estado, es que el otro dia me parecio oir (no se donde) que el presupuesto de la casa real habia subido, si alguien sabe algo que lo ponga por aqui, si eso fuera asi me pareceria ya la coña de todas las coñas en tiempos de crisis y mas pasta pa operaciones de nariz (podien dejar de procrear)

ta luego


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)