Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

la derecha tiembla cada vez que oye la pala..
#1

25/03/2010
El Plural / Artículos de opinión

Otros artículos | Enviar | ARTÍCULOS DE OPINIÓN
ENRIC SOPENA
25/03/2010



Cabos sueltos

La derecha tiembla cada vez que oye la palabra Gürtel

Jaume Matas y su esposa –por medio de su abogado defensor- se ha precipitado a pedir que se anulen las escuchas telefónicas judicialmente autorizadas y que han contribuido a esclarecer los hechos, en principio delictivos, protagonizados por el ex presidente de las Baleares y su grupo de cómplices.
Ha empezado a funcionar de inmediato el efecto llamada, gracias a la decisión adoptada por el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira, y otro magistrado, Emilio Fernández Castro. Aunque todo parece indicar que la anulación de estas llamadas no modificará apenas el fondo de la cuestión, es cierto que supone un balón de oxígeno para los imputados y, en general, para el PP.

Más que amigo
Ya sucedió, a primeros de agosto pasado, algo similar cuando el también presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), Juan Luis de la Rúa [más que amigo de Francisco Camps], logró salvarlo -con el apoyo de otro magistrado- de la más mínima quema exonerándolo, al menos por ahora, del affaire de los trajes. O sea, que dos resoluciones de impacto para la opinión pública, tras el estallido del caso Gürtel, se han saldado con autos judiciales favorables a los presuntos corruptos.

Chivo expiatorio
Llevamos varios meses ya con Baltasar Garzón convertido en chivo expiatorio. Y el intolerable cerco al que está sometido el juez por algunos colegas suyos –en la práctica de la extrema derecha- puede ser interpretado, sin exageración alguna, como una exhibición impúdica. Viene a ser un toque de atención o un aviso para navegantes, que llevan a cabo aquellos que intentan seguir cortando el bacalao y que, grosso modo, son los mismos -o los herederos directos- que los miembros de la judicatura franquista.

La agresión a Bono
Contemplamos hace unos años cómo se sustanció judicialmente el episodio ignominioso en el que se vio envuelto y fue agredido, o casi, el entonces ministro de Defensa, José Bono, presente en la primera de aquellas manifestaciones, teóricamente orientadas a enaltecer a las víctimas del terrorismo y, de hecho, transformadas en un alud de improperios contra José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Habrá que recordar que el juez que absolvió a los agresores -un matrimonio entusiasta del PP- y condenó a los policías había sido miembro de la Brigada Político-Social (BPS) o Policía Política de la dictadura?

Monumental paradoja
Estamos contemplando en la actualidad cómo un pretendido sindicato denominado Manos limpias –nombre que no deja de ser una monumental paradoja- se ha hecho en buena parte el amo del Tribunal Supremo. Otros que mangonean en el Supremo a su gusto son los falangistas, sinónimo español de fascistas y de nazis. Y no olvidemos que el jefe de la banda corrupta, Francisco Correa podrá en su momento probablemente interrogar él a Garzón. El mundo al revés. Pronto será Caperucita la que devorará a su abuela.

¿La caída de Rajoy?
Esta situación –que busca liquidar a Garzón para defender los crímenes de la dictadura- engarza con la perentoriedad de la derecha, que tiembla cada vez que oye el vocablo Gürtel. Mariano Rajoy sabe que la Gürtel puede suponer su caída y la de muchos de sus colaboradores, comenzando por el tesorero del PP, Luis Bárcenas.

¡Al paso alegre de la paz!
Rajoy se la juega y por eso ni abre la boca para expulsar a Matas. Está acoquinado. Siempre lo ha estado. Por cierto, ¿y a usted, Sr. Rajoy, qué opinión le merece el espectáculo de Falange Española entrando y saliendo –¡al paso alegre de la paz!- del Tribunal Supremo?

Enric Sopena es director de El Plural

Otros artículos | Enviar |


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)