Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

La factura de la extrema derecha
#1

ARTÍCULOS DE OPINIÓN
  • [Imagen: 0000009178.jpg&an=38]
  • ENRIC SOPENA

    22/05/2008




Cabos sueltos
La factura de la extrema derecha
María San Gil se va de la presidencia del PP vasco. Su decisión confirma que otra histórica, aunque todavía joven, dirigente popular ha preferido romper con Rajoy -al cual ya había retirado su confianza públicamente- que subirse al barco del nuevo PP.

<!-- La actitud de San Gil supone un duro rev&eacute;s para Rajoy y demuestra que la guerra desatada la misma noche del 9 de marzo va en serio. Hay v&iacute;ctimas y ruedan importantes cabezas. Pero tambi&eacute;n puede interpretarse lo que est&aacute; sucediendo en clave positiva para el actual jefe supremo del partido.

Precisamente el hecho de que Rajoy trate de imponer su autoridad sin contemplaciones &ndash;impert&eacute;rrito y, a la vez, dispuesto a aguantar la tormenta- juega a favor suyo. A Rajoy se le ha acusado, por tirios y troyanos, de ser un l&iacute;der d&eacute;bil. &iquest;Ha comenzado a demostrar con hechos o que no lo es o que pretende enterrar esa leyenda cuanto antes?

La respuesta a la andanada lanzada contra &eacute;l por Aznar, hace bien pocos d&iacute;as, ha sido consistente. Por un lado, ha exhibido en su provecho a Gallard&oacute;n &ndash;que es la bestia negra de los peperos m&aacute;s ultramontanos- y, por el otro, ni se ha inmutado cuando San Gil ha consumado su desplante.

En los &uacute;ltimos d&iacute;as da la sensaci&oacute;n de que Rajoy, como m&iacute;nimo, es quien marca la agenda. Pero esta situaci&oacute;n tan tirante a nadie extra&ntilde;ar&iacute;a que acabara con alguna que otra escisi&oacute;n. Tengo escrito en El Plural que no debe dejarse de considerar el posible trasvase de gentes como San Gil y otros/as al partido de Rosa D&iacute;ez.

Advi&eacute;rtase que las elecciones vascas podr&iacute;an ser convocadas para el pr&oacute;ximo oto&ntilde;o. Y el PP de Euskadi a&uacute;n es posible que baje m&aacute;s y m&aacute;s en n&uacute;mero de votos [que por cierto &eacute;sta ha sido -como publicamos hoy- la t&oacute;nica descendente en todas las elecciones celebradas con San Gil ocupando el puente de mando].

O sea, que no hay que descartar la hip&oacute;tesis de que Rajoy consiga ser reforzado en el Congreso de Valencia y que unos meses m&aacute;s tarde tropiece de nuevo con las urnas que, a d&iacute;a de hoy, han sido sus peores enemigas. Tal circunstancia &ndash;de producirse- colocar&iacute;a otra vez a Rajoy en la picota.

El frente medi&aacute;tico -que cada d&iacute;a dispara sin piedad contra Rajoy- contin&uacute;a su agobiante presi&oacute;n con el evidente fin de que el sector m&aacute;s ind&oacute;mito y m&aacute;s reaccionario de esta derecha genovesa rechace ser seducido por los cantos de sirena del marianismo.

En resumen, que el PP en su conjunto puede acabar muy tocado ante los ciudadanos. Lo cierto es que se observa inestabilidad profunda, sin indicios de soluci&oacute;n a corto plazo, aunque la ventaja la lleve ahora mismo Rajoy.

Durante a&ntilde;os, el PP ha acogido de facto a la extrema derecha cuyo voto &uacute;til &ndash;&iexcl;rojos, no!- iba para el PP duro, el de la crispaci&oacute;n, la patada al tobillo, la COPE y el Espa&ntilde;a, Espa&ntilde;a. Esa enorme irresponsabilidad es una factura que a la derecha le costar&aacute; muy cara. Ya se est&aacute; viendo.

Enric Sopena es director de El Plural


-->La actitud de San Gil supone un duro revés para Rajoy y demuestra que la guerra desatada la misma noche del 9 de marzo va en serio. Hay víctimas y ruedan importantes cabezas. Pero también puede interpretarse lo que está sucediendo en clave positiva para el actual jefe supremo del partido.

Precisamente el hecho de que Rajoy trate de imponer su autoridad sin contemplaciones –impertérrito y, a la vez, dispuesto a aguantar la tormenta- juega a favor suyo. A Rajoy se le ha acusado, por tirios y troyanos, de ser un líder débil. ¿Ha comenzado a demostrar con hechos o que no lo es o que pretende enterrar esa leyenda cuanto antes?

La respuesta a la andanada lanzada contra él por Aznar, hace bien pocos días, ha sido consistente. Por un lado, ha exhibido en su provecho a Gallardón –que es la bestia negra de los peperos más ultramontanos- y, por el otro, ni se ha inmutado cuando San Gil ha consumado su desplante.

En los últimos días da la sensación de que Rajoy, como mínimo, es quien marca la agenda. Pero esta situación tan tirante a nadie extrañaría que acabara con alguna que otra escisión. Tengo escrito en El Plural que no debe dejarse de considerar el posible trasvase de gentes como San Gil y otros/as al partido de Rosa Díez.

Adviértase que las elecciones vascas podrían ser convocadas para el próximo otoño. Y el PP de Euskadi aún es posible que baje más y más en número de votos [que por cierto ésta ha sido -como publicamos hoy- la tónica descendente en todas las elecciones celebradas con San Gil ocupando el puente de mando].

O sea, que no hay que descartar la hipótesis de que Rajoy consiga ser reforzado en el Congreso de Valencia y que unos meses más tarde tropiece de nuevo con las urnas que, a día de hoy, han sido sus peores enemigas. Tal circunstancia –de producirse- colocaría otra vez a Rajoy en la picota.

El frente mediático -que cada día dispara sin piedad contra Rajoy- continúa su agobiante presión con el evidente fin de que el sector más indómito y más reaccionario de esta derecha genovesa rechace ser seducido por los cantos de sirena del marianismo.

En resumen, que el PP en su conjunto puede acabar muy tocado ante los ciudadanos. Lo cierto es que se observa inestabilidad profunda, sin indicios de solución a corto plazo, aunque la ventaja la lleve ahora mismo Rajoy.

Durante años, el PP ha acogido de facto a la extrema derecha cuyo voto útil –¡rojos, no!- iba para el PP duro, el de la crispación, la patada al tobillo, la COPE y el España, España. Esa enorme irresponsabilidad es una factura que a la derecha le costará muy cara. Ya se está viendo.

Enric Sopena es director de El Plural


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)