Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

las"amistades peligrosas" y el pp
#1

5/3/2010 Edición Impresa EDITORIALEL PERIODICO DE CATALUÑA
EDITORIAL: 'Las «amistades peligrosas» y el PP'
La opinión del diario se expresa solo en los editoriales. Los artículos exponen posturas personales.

MÁS INFORMACIÓN

* Rajoy exige a Zapatero que «ponga en su sitio» a Castro y Chávez
* España intercede ante Cuba en favor del disidente Fariñas
* Las FARC facilitaron pasaportes de Venezuela a dos miembros de ETA

Los indicios judiciales de que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se encuentra detrás de una presunta colaboración de las FARC y de ETA, unidos a la muerte del disidente cubano Orlando Zapata y el comportamiento del régimen cubano, han puesto al PP en el disparadero de la crítica radical. Dispuesto a sacar punta a las contradicciones de la política exterior del Gobierno español, el presidente del partido, Mariano Rajoy, subió ayer un peldaño más el volumen de las descalificaciones al tildar de «amistades peligrosas» las relaciones de Rodríguez Zapatero con los gobernantes de Venezuela y de Cuba. Un recurso literario digno de mejor causa, porque, como el PP pudo comprobar cuando gobernó, los cimientos de las relaciones internacionales son una mezcla difícil de soslayar de posibilismo, geopolítica e intereses.
Es indudable que Chávez y los hermanos Castro no son los mejores compañeros de viaje imaginables. Pero si el Gobierno se atuviera estrictamente al criterio expresado por el PP –los aliados de España tienen que ser las democracias–, el anclaje del país en el sistema de relaciones internacionales sería literalmente imposible. Basta imaginar qué significaría no mantener relaciones fluidas con China, las potencias petroleras, los productores de gas o el imprevisible régimen marroquí para aquilatar la inconsistencia de la crítica del PP.
En vez de tomar este camino, el PP debería aplicarse en articular con el PSOE una política de Estado con relación a Cuba, sin abandonar a la disidencia a su suerte, pero sin convertir cada situación extraordinaria en motivo para romper la baraja. Porque, con política de Estado o sin ella, España se verá obligada algún día a jugar sus bazas en la transición cubana –sin fecha, pero inevitable–, y es preciso que llegue a ese momento con las ideas claras, sea quien sea el inquilino de la Moncloa. Las inversiones realizadas en la isla por empresarios españoles y la segura competencia de Estados Unidos no admiten ni dudas ni declaraciones altisonantes ajenas al realismo. La receta es igualmente aplicable a Venezuela, con un futuro político indescifrable.
Las «amistades peligrosas» forman parte de la diplomacia y no hay Estado que pueda evitarlas. Salirse de las reglas de este juego resulta estéril, por no decir peligroso, como pudo comprobar el Gobierno del PP durante la crisis de Perejil, que requirió del auxilio estadounidense para superarse sin percances.

* Noticia siguiente
* Noticia anterior
* <sql>txtAumentar</sql>
* Reducir Texto
*
*
*
* doble clic sobre palabra para ver su significado
* 3 comentarios


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)