Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Lorenzo: el, "club pacocascos"
#1

[SIZE="4"]Lorenzo : el ´club pacocascos´[/SIZE]

Unos optaron por decir que sí; otros, sin pronunciar ni media palabra, hicieron un gesto negativo.


[Imagen: 20100425G0121PAS.jpg]

25/04/2010 La voz de Asturias
Lorenzo : el ´club pacocascos´ - Opinión - www.lavozdeasturias.es

Recientemente, un grupo de veteranos casquistas asturianos invocaban a su inolvidable Jefe --con mayúscula-- para que se decidiera a regresar a la actividad política en la autonomía disputándole al partido socialdemócrata, que gobierna en Asturias, las próximas elecciones para la presidencia del Principado. La fuerza del liderazgo del antiguo secretario general del PP --luego ministro de Fomento en el gobierno de Aznar-- aún se conserva tan fresco en la memoria política de esta región, tal como cuando Alvarez-Cascos era el más destacado líder de la derecha asturiana en la Transición. Los leales correligionarios de este singular dirigente popular se decidieron a poner en práctica aquello que en la teoría clásica sobre la función social de los partidos se especifica así: "Los militantes se dirigen a los adherentes, los adherentes a los simpatizantes, y los simpatizantes se dirigen a los electores..." (M. Duverger. Los partidos políticos . 1967).

Les parecía lo más cabal, si se pretendía que la idea se extendiera como una enredadera a su alrededor. Hoy, se puede decir que lo consiguieron aunque con matices: a) esa fantasía política llamada opinión pública lo tomó como un argumento más para animar la trama asturiana del espectáculo político; y b) en el propio partido del invocado Jefe sólo se entusiamó una minoría de la actual militancia. Unos optaron por decir que sí; otros, sin pronunciar ni media palabra, hicieron un gesto negativo. Los primeros se adhirieron a la idea del retorno del ideólogo con frenesí partidista; los segundos, mayoritariamente dejaron que su silencio invadiera el espacio ocupado.

Pero el Club Pacocascos --cuyos miembros fundadores son los patanegra de la derecha asturiana posfranquista-- logró despertar dentro y fuera de esta autonomía el interés, hasta entonces dormido, por el político que aprendió a ser duro en el arte de conducir un partido escuchando las lecciones prácticas de quien fue su maestro: Manuel Fraga Iribarne. El señor Alvarez-Cascos es, desde su más tierna militancia política, un demócrata orgánico puro; tiene un estricto sentido aristocrático del orden jerárquico --cualidad muy arraigada en la clase media española-- y su carácter personal le ha dado --merecida o no-- la fama de ser un político colérico.

Quizás, la consecuencia más grave, provocada por el modo de ejercer su liderazgo, haya sido la sonora fractura que se produjo en el Partido Popular asturiano cuando éste gobernaba en el Principado. Era presidente Sergio Marqués. Aquel conflicto interno, que nunca se le explicó a la opinión pública asturiana, estupefacta ante el espectáculo que se había montado, fue zanjado por el propio verdugo de Marqués con una frase, "inspirada" probablemente por otra que había pronunciado dos siglos antes (XVIII) un presidente de EEUU, llamado Thomas Jefferson, a propósito de los Gobiernos y la prensa; la frase lapidaria de Cascos era: "Vale más un partido sin gobierno, que un gobierno sin partido". Dejaba muy clara la naturaleza ideológica de la doctrina Cascos , típica de los años finales de la década de los 20 y la primera mitad de los 30. Es posible que a este singular personaje se le invoque ahora desde Asturias para relanzar, a nivel nacional, su reconocida imagen pública de político duro, pero no tanto para conseguir derrotar al futuro candidato del PS(O)E a la Presidencia del Principado --y, después, convertirlo en la reina madre de la derecha en Asturias-- como para que actúe como un bulldogse despejándole el camino de regreso a La Moncloa a su colega J.M. Aznar. Otro demócrata orgánico de colección... Porque lo que le urge al PP no es recuperar el poder en el Principado, sino reconquistar el poder nacional. Lo demás vendrá por añadidura.

Es evidente que, para conseguir que esa operación de cirujía orgánica tendrán que sacrificar al actual presidente del PP. Pero no será difícil. Al fin y al cabo, Rajoy está, hoy, en donde gracias al dedo índice de la mano derecha (la izquierda sólo la utiliza para regalar peinetas ...) del filósofo de la factoría de ideas plastificadas, llamada FAES. Rajoy es el líder de la derecha carpetovetónica porque, un día, Aznar se miró en el espejo del baño de La Moncloa y se vio como el rey del mambo de la España imperial. Aunque Cascos únicamente se presta a ser precursor de sí mismo, es posible que, en este caso, aceptara el cargo de ante portan por fidelidad al partido. Un partido que quiere ser centrípeto pero nunca lo consigue. Ni su propio fundador --Fraga Iribarne--, cuya teoría sobre el centro la expuso en Barcelona, en el desaparecido Club Mundo , en la primavera de 1972. Seguramente, fascinado por lo que había visto en Londres, quería convertir a la derecha franquista en una organización conservadora para que, cuando Franco pasada de El Pardo al Valle de los Caídos, los franquistas se afiliaran a su Tory Party ... Desde AP hasta el actual PP nunca se consiguió que el centrismo --equilibrio de autoridad y libertad-- saliera de las manos de Fraga. Siempre pudo más el radicalismo derechista. Alvarez-Cascos lo sabe muy bien.

*Periodista.


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)