Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que est√©n rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¬°BIENVEN√ćU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se form√≥ en internet, all√° por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Los verdaderos piratas
#1

JOAQUIM SEMPERE

[Imagen: dominio-25-10.jpg]En 1991 se hundi√≥ el orden pol√≠tico de Somalia, pa√≠s que sucumbi√≥ a una guerra civil empeorada por la intervenci√≥n estadounidense. El colapso pol√≠tico dej√≥ la sociedad somal√≠ sin defensas, situaci√≥n que fue aprovechada por nav√≠os procedentes de Europa, Estados Unidos, China y otros pa√≠ses para verter en sus aguas grandes cantidades de residuos t√≥xicos y radioactivos. El abuso se hizo visible cuando, en 2005, un tsunami deposit√≥ en las playas y costas somal√≠es bidones corro√≠dos y otras muestras de estos residuos. Seg√ļn el enviado de las Naciones Unidas en Somalia Ahmadou Ould-Abdallah, la porquer√≠a t√≥xica acumulada en pocos d√≠as por la cat√°strofe marina provoc√≥ √ļlceras, c√°nceres, n√°useas y malformaciones gen√©ticas en reci√©n nacidos y, al menos, 300 muertes.


Pero las desgracias no terminan ah√≠. Aprovechando el desgobierno, una multitud de barcos de pesca empez√≥ a faenar en las aguas frente al pa√≠s, incluidas sus aguas territoriales. En 2005 se calcul√≥ que pescaron all√≠ unos 800 barcos de distintos pa√≠ses, muchos de ellos europeos y, m√°s espec√≠ficamente, espa√Īoles. Se estima que los ingresos generados durante un a√Īo por esta pesca extranjera ilegal ascend√≠a a 450 millones de d√≥lares. El resultado fue la r√°pida disminuci√≥n de unas reservas pesqueras que eran el principal recurso para las comunidades de pescadores del pa√≠s, catalogado como uno de los m√°s pobres del mundo.


Un reportaje de Al Yazira informa de que grupos de somal√≠es trataron de constituir un cuerpo autodenominado ‚ÄúGuardacostas Voluntarios de Somalia‚ÄĚ, reuniendo dinero con el que pagar a la empresa estadounidense Hart Security, que se dedica a entrenar y formar luchadores y mercenarios por todo el mundo ‚Äďy que, a√Īos m√°s tarde, ha actuado como mediadora para el cobro de rescates en aquellas mismas aguas: ¬°negocio redondo!‚Äď. Al parecer, hubo intentos de esos guardacostas voluntarios de negociar con los buques de pesca extranjeros para que dejaran de faenar o pagaran un impuesto para seguir haci√©ndolo, intentos que resultaron fallidos. El desenlace final fue lo que hoy se califica como pirater√≠a somal√≠. En un pa√≠s plagado de armas, desgarrado por bandas rivales y sometido a una situaci√≥n econ√≥mica desesperada, un desenlace as√≠ no deber√≠a sorprender. A la vista de lo anterior es leg√≠timo preguntarse: ¬Ņqui√©nes son, en esta historia, los verdaderos piratas?


Hay en Espa√Īa quien propone que los atuneros espa√Īoles (que son sobre todo vascos) lleven militares a bordo para disuadir a los piratas. En el Parlamento vasco, los votos del PP y el PNV han hecho posible el pasado 8 de octubre aprobar una moci√≥n en esta l√≠nea. El Congreso ya lo hab√≠a descartado meses antes arguyendo que la legislaci√≥n espa√Īola no lo permite. Francia s√≠ lo permite, y hace tiempo que en el √ćndico los barcos de pesca franceses llevan militares a bordo. Pero esta diferencia es de detalle: ambos pa√≠ses lograron que el 10 de diciembre de 2008 los ministros de Defensa de la Uni√≥n Europea aprobaran la llamada Operaci√≥n Atalanta contra la pirater√≠a somal√≠, y que se diera luz verde al env√≠o de entre 6 y 10 buques de guerra para ‚Äúgarantizar la seguridad‚ÄĚ en el golfo de Ad√©n con el mandato de vigilar las costas de Somalia, ‚Äúincluidas sus aguas territoriales‚ÄĚ.
Estos hechos muestran que el colonialismo no s√≥lo no ha muerto, sino que est√° tomando nuevos br√≠os. Y un nuevo aspecto marcado por la crisis de recursos naturales, en este caso la pesca. Las flotas pesqueras de los pa√≠ses ricos, compuestas por buques con capacidad para moverse por todos los mares del mundo, esquilman un caladero tras otro: son las principales culpables de la sobrepesca que desde hace a√Īos viene destruyendo la capacidad de regeneraci√≥n de las especies marinas y preparando un colapso de las capturas a escala mundial. Las primeras perjudicadas son las poblaciones de los pa√≠ses pobres que dependen de la pesca local: ellas carecen de flotas potentes para pescar lejos de sus costas. El caso somal√≠ es uno de los m√°s sangrantes por las circunstancias pol√≠ticas internas, pero no es el √ļnico.


Espa√Īa est√° recuperando sus blasones imperiales contribuyendo a empobrecer a uno de los pa√≠ses m√°s pobres del mundo. Al hacerlo no s√≥lo comete una injusticia, sino que practica una pol√≠tica sin futuro tambi√©n para sus habitantes. Porque cuando ya no haya caladeros por explotar en ning√ļn rinc√≥n del mundo, ¬Ņqu√© har√°n nuestros marineros y pescadores?
Es una indignidad aprovecharse de un pa√≠s desangrado por una guerra civil y luego mandar a los soldados a defender una causa indefendible que no hace m√°s que profundizar la tragedia de ese pueblo. Y si se quiere mirar desde otra √≥ptica, ¬Ņcu√°nto nos cuesta mantener la dotaci√≥n de dos buques de guerra, un avi√≥n y 395 efectivos de la Marina espa√Īola que tenemos destacados en la zona?
El caso tiene su moraleja. Un pa√≠s desarrollado como Espa√Īa no debe, tras agotar sus propios recursos pesqueros, expandirse por los mares del mundo privando a otras poblaciones m√°s pobres de sus medios de subsistencia, porque agrava la situaci√≥n de esas poblaciones y las empuja a una resistencia que desemboca en aventuras violentas y salidas militares. La soluci√≥n hay que buscarla en casa, adapt√°ndose a unos ecosistemas da√Īados y gestion√°ndolos mejor (por ejemplo, con la piscicultura como alternativa a la pesca), y adoptando medidas previsoras para que nadie se quede sin trabajo y sin fuente de ingresos. Es inquietante que se est√© haciendo exactamente lo contrario: optar por la huida hacia delante y por un neoimperialismo ecol√≥gico reforzado militarmente que s√≥lo puede redundar en un empeoramiento de la situaci√≥n.
Joaquim Sempere es Profesor de Teoría Sociológica y Sociología Medioambiental de la Universidad de Barcelona

"Obra de tal modo que la M√°xima de tu Voluntad pueda ser Ley Universal" - Inmanuel Kant


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas √öltimo mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)