Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Ni dios ni amo
#1

NI DIOS NI AMO
Benito Rabal
¿El regreso?
“¡Sí a la vida!”, gritaba el hombrecillo repugnante de pecho lobo, media melenilla al viento y bigotito entrecano, jaleado por una cohorte fanáticos célibes travestidos con largas sayas y vírgenes tocadas que, bien le estrechaban la mano o besaban sus mejillas. “¡Vuelve José Mari, vuelve!”, le decían voces que a él se le antojan celestiales, a no ser por la halitosis que reinaba en el ambiente y es que a quién se le ocurría hacer una manifestación a esa hora tan cercana a la comida de un sábado.
Allí estaba él, dispuesto con su fiel tizona a volver a poner al mundo en su sitio. Su sola presencia era un bálsamo para las huestes de los bien peinados y mejor calzados. Siempre tenía que aparecer cuando a sus generales se les complicaba el cotarro. Pero es que el Justiciero de las Azores estaba libre de mácula. Era un caudillo en toda regla, bajito, voz atiplada, enérgico y con contabilidad oculta.
No es que a él le preocupara mucho lo del aborto. De hecho durante sus ocho años de orden, ni había tocado la ley. Además, para los de su alcurnia, siempre quedaría Londres. Para los demás, la inclusa o a joderse, por putas. Igual que el divorcio. Quien tuviera posibles, al Tribunal de la Rota y quien no, resignación y aguante, que es muy bueno y acerca mucho a dios.
Pero aquí había mucho más en juego. Aquí de lo que se trataba era de la Autoridad, así con mayúsculas. Si una niña tiene un desliz y el padre dice que a cargar con el desliz, ¿qué era eso de permitir que la niña pueda desobedecerle y hacer con su cuerpo lo que le venga en gana? ¿No era el propio padre quien le dio la vida? Pues entonces, ¿a quién le pertenece esa vida sino a él ?.
En un país como este, sin reforma agraria, poner en duda la figura del que manda, siempre había traído graves consecuencias. No se podía eliminar el tótem del padre como tampoco el del señorito. Pero ahora parecía que los suyos andaban amariconados. Por eso había acudido a la manifestación dejando sus deberes internacionales para con los herederos de Pinochet y los golpistas de Honduras o Venezuela.
Había que dejar bien claro que hay cosas que no se discuten. Si el Papa decía que los preservativos provocaban el Sida, por más que él supiera que era una estupidez, no se le podía reprobar. Si la educación en España iba mal, no era culpa de la materia de Religión, que hacía perder hora y media semanal a todos los alumnos – a los creyentes porque la estudiaban y a los que no, porque no podían estudiar nada durante ese tiempo -, sino por la de los maestros que se dejaban tutear y no se subían a una tarima. Los emigrantes tenían que venir cuando hicieran falta y cuando no, ¡a tomar por el culo!. ¿No tenían bastante con dejarse robar las riquezas de sus países?
No se trataba sólo de defender el valor de los mandamientos tradicionales. Había que ser chulo, por cojones, que eso es lo que le gusta a la gente, o al menos es a lo que están acostumbrados. ¿Qué no era conveniente beber alcohol cuando se conduce? ¡Pues yo bebo cuanto me sale de donde me tiene que salir! ¿Qué no hay que ir a la guerra? ¡Aquí se va donde yo diga y sin rechistar!
Si se cuestionaba la autoridad, su autoridad, la de siempre, la de toda la vida, ¿a dónde íbamos a parar?; ¿de qué iban a comer tanto él como sus amigotes?
“¡Sí a la vida!” gritaba al mismo tiempo otra multitud, al mismo tiempo pero a miles de kilómetros de distancia. Eran los huérfanos, huérfanas, viudas, viudos, padres y madres de los cientos de miles de cadáveres que en Iraq había dejado a su pasado el repugnante hombrecillo de pecho de lobo, media melenilla al viento y bigotito entrecano.
Este artículo apareció en <<Mundo Obrero>>, órgano de expresión del Partido Comunista de España



Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)