Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Ni salvó a Rajoy en el helicóptero ni a su séquito empresarial en Bombay
#1

POLÍTICA [Imagen: 0000008983.jpg]
Ni salvó a Rajoy en el helicóptero ni a su séquito empresarial en Bombay
La guardia de corps de Aguirre quiere presentarla como la futura “Salvadora de España”
Como el viernes pasado Juan José Millás en la SER -en el programa de Gemma Nierga- acusó con acierto a Esperanza Aguirre de haber salido a toda prisa de Bombay, abandonando de hecho la delegación de empresarios españoles a su suerte –lo que es impropio de la presidenta del Gobierno autonómico de Madrid o de cualquier persona con mando en plaza-, la guardia de corps mediática de la también conocida como lideresa ha replicado afirmando que, en realidad, lo que sucede es que la izquierda desea su muerte. Atribuyen -los mosqueteros periodísticos de Aguirre, que son muchos y con muchos intereses de variado género- a algunos de los dirigentes del PSOE la creencia de que “no hay mejor rival que el rival muerto”.

<!-- La corte medi&aacute;tica de Aguirre &ndash;cuando supo la odisea de su reina y el final feliz de su historia- cubri&oacute; de elogios a su reina. Fueron tan desmesurados que s&oacute;lo recordar el derroche de incienso en el templo copeliano provoca verg&uuml;enza ajena. &ldquo;Todo lo que toca lo salva&rdquo;, repet&iacute;a con entusiasmo el pregonero de la radio divina confundiendo una entrevista con un paneg&iacute;rico. Insist&iacute;a subrayando que tambi&eacute;n &ldquo;salv&oacute; a Mariano&rdquo; cuando el accidente del helic&oacute;ptero. Ahora, por lo visto, habr&iacute;a salvado con su estruendosa espant&aacute; al resto de los espa&ntilde;oles atrapados por el terror de origen islamista.

Pirotecnia de alabanzas
Toda esta pirotecnia de alabanzas no es m&aacute;s que otro tributo del amarillismo a la falsedad. No es verdad que Aguirre salvara a Rajoy hace tres a&ntilde;os. Sali&oacute;, eso s&iacute;, ella del helic&oacute;ptero siniestrado aparentemente m&aacute;s entera y decidida, mientras que Mariano volvi&oacute; a demostrar en ese trance que es m&aacute;s bien un tipo apocado, asustadizo y un poco cuitadi&ntilde;o, dicho sea cari&ntilde;osamente en gallego. Pero colegir de ese episodio que Aguirre fue la salvadora del l&iacute;der nacional del PP no se le ocurre m&aacute;s que a un embustero convulsivo. Y si en Bombay la lideresa salv&oacute; a los empresarios que le acompa&ntilde;aban por el m&eacute;todo de poner los pies en polvorosa, que venga Dios y lo vea.

Apologista de c&aacute;mara
Aguirre, conforme a su estilo de echada para adelante y &ldquo;a mi Sabino que los arrollo&rdquo;, no desminti&oacute; a su apologista de c&aacute;mara. Dejaba complacida, la presidenta y candidata in pectore a vivir en La Moncloa, que su buf&oacute;n fuera recitando las mil y una maravillas de ella, la nueva dama de hierro made in Spain. Tras salvar a Mariano y a los integrantes de su s&eacute;quito en Bombay, de lo que se trata en la actualidad es de propagar la leyenda de que Esperanza puede ser la salvadora que Espa&ntilde;a necesita con urgencia. Arguyen que Zapatero se dedica a hundir a Espa&ntilde;a econ&oacute;micamente hablando, tras haber intentado romperla territorialmente. Rajoy, por su parte, vuelve a tambalearse y por doquier observa que le crecen los enanos, cuando &eacute;l ni siquiera ha conseguido poner un circo m&aacute;s o menos adecuado.

O ahora o nunca
Aguirre intuye con fundamento que empieza a sonar el definitivo veredicto de &ldquo;o ahora o nunca&rdquo;. Sabe que debe poner toda la carne en el asador y no vacilar ya m&aacute;s, procurando as&iacute; recomponer su imagen que ella misma hizo trizas en los tiempos inmediatamente anteriores al Congreso de Valencia. Su huida de Bombay la convirti&oacute; en una rueda de prensa nada m&aacute;s pisar tierra espa&ntilde;ola. Intent&oacute; capitalizar sin complejos la tragedia sufrida que, al margen de ella misma y de su s&eacute;quito empresarial, se cobr&oacute; numerosas vidas humanas en otro ataque de Al Qaeda o de cualquier otro grupo de delirantes asesinos. Compareci&oacute; ante los periodistas cual si hubiera escapado del infierno, con sus calcetines y sus zapatitos de Cenicienta a la espera del principito azul. Y horas despu&eacute;s hizo la ronda por radios y televisiones, empezando por su casa, que es la de su amigo Losantos y la del cardenal Rouco Varela. &iexcl;Ojo con la salvadora de la patria! Pol&iacute;ticamente no es de fiar.

Enric Sopena es director de El Plural

-->La corte mediática de Aguirre –cuando supo la odisea de su reina y el final feliz de su historia- cubrió de elogios a su reina. Fueron tan desmesurados que sólo recordar el derroche de incienso en el templo copeliano provoca vergüenza ajena. “Todo lo que toca lo salva”, repetía con entusiasmo el pregonero de la radio divina confundiendo una entrevista con un panegírico. Insistía subrayando que también “salvó a Mariano” cuando el accidente del helicóptero. Ahora, por lo visto, habría salvado con su estruendosa espantá al resto de los españoles atrapados por el terror de origen islamista.

Pirotecnia de alabanzas
Toda esta pirotecnia de alabanzas no es más que otro tributo del amarillismo a la falsedad. No es verdad que Aguirre salvara a Rajoy hace tres años. Salió, eso sí, ella del helicóptero siniestrado aparentemente más entera y decidida, mientras que Mariano volvió a demostrar en ese trance que es más bien un tipo apocado, asustadizo y un poco cuitadiño, dicho sea cariñosamente en gallego. Pero colegir de ese episodio que Aguirre fue la salvadora del líder nacional del PP no se le ocurre más que a un embustero convulsivo. Y si en Bombay la lideresa salvó a los empresarios que le acompañaban por el método de poner los pies en polvorosa, que venga Dios y lo vea.

Apologista de cámara
Aguirre, conforme a su estilo de echada para adelante y “a mi Sabino que los arrollo”, no desmintió a su apologista de cámara. Dejaba complacida, la presidenta y candidata in pectore a vivir en La Moncloa, que su bufón fuera recitando las mil y una maravillas de ella, la nueva dama de hierro made in Spain. Tras salvar a Mariano y a los integrantes de su séquito en Bombay, de lo que se trata en la actualidad es de propagar la leyenda de que Esperanza puede ser la salvadora que España necesita con urgencia. Arguyen que Zapatero se dedica a hundir a España económicamente hablando, tras haber intentado romperla territorialmente. Rajoy, por su parte, vuelve a tambalearse y por doquier observa que le crecen los enanos, cuando él ni siquiera ha conseguido poner un circo más o menos adecuado.

O ahora o nunca
Aguirre intuye con fundamento que empieza a sonar el definitivo veredicto de “o ahora o nunca”. Sabe que debe poner toda la carne en el asador y no vacilar ya más, procurando así recomponer su imagen que ella misma hizo trizas en los tiempos inmediatamente anteriores al Congreso de Valencia. Su huida de Bombay la convirtió en una rueda de prensa nada más pisar tierra española. Intentó capitalizar sin complejos la tragedia sufrida que, al margen de ella misma y de su séquito empresarial, se cobró numerosas vidas humanas en otro ataque de Al Qaeda o de cualquier otro grupo de delirantes asesinos. Compareció ante los periodistas cual si hubiera escapado del infierno, con sus calcetines y sus zapatitos de Cenicienta a la espera del principito azul. Y horas después hizo la ronda por radios y televisiones, empezando por su casa, que es la de su amigo Losantos y la del cardenal Rouco Varela. ¡Ojo con la salvadora de la patria! Políticamente no es de fiar.

Enric Sopena es director de El Plural
#2

Si uno giro 360º a la derecha y otro los mismos a la izquierda ambos se juntan chocan y explosionan,son igual de extremistas e imposibles de razonar y racionalizar.
Jorge Montoto
#3

buenes!

No Jorge,no.Paeceratelo a ti,pero por favor no me compares a Pedro Jota y Losantos con Enric.Algunos ya enseñaron les verguences y la verda ye que son pocu vistoses.

No me les des la calificación de opinadores a unos burdos conspiradores,no lo merecen.


ta luego.


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)