Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

!no pasaran!
#1

[SIZE="4"]¡No pasarán![/SIZE]

Teodulfo Lagunero. Artículo en republica.es
¡No pasarán!

[Imagen: teodulfo.jpg]

Este desgarrador grito de coraje y dignidad que pronunció La Pasionaria en las trincheras de Madrid, Capital de la Gloria, cuando el pueblo derrochaba “fuentes de valor y hombría….” (Alberti en el poema “A la defensa de Madrid), lo gritan hoy los responsables de la actual crisis económica que azota al mundo, esto es, los banqueros a través de sus Lobbies movilizados para evitar los insignificantes cambios que el capitalismo quiere hacer para minimizar los tímidos controles que el capitalismo, aterrorizado por su propio fracaso, quiere imponer al sistema bancario mediante controles a sus desafueros. Obama ha declarado: “si estos tipos quieren pelea, estoy dispuesto a librarla” ¿Qué podrá hacer el pobre Obama cuando está comprobando que su subida al Poder fue un espejismo de entusiasmo popular, inmediatamente contrarestado por el verdadero Poder en el “Imperio” americano, esto es, el Pentágono, las industrias armamentísticas y farmacéuticas, el poder judío, el fanatismo religioso de la América profunda, y el control mediático del dinero, esto es: ni más ni menos que la demostración palpable de que en Estados Unidos ya no funciona la democracia, pues no es el pueblo el que manda sino esos poderes, quintaesencia del capitalismo.
Recordemos que ya en 1936 el Presidente Roosvelt pronunció en su discurso electoral en el Madison Square Garden:

“Hemos tenido que enfrentarnos a los tradicionales enemigos de la paz social: los monopolios empresariales y financieros, los especuladores, los banqueros in escrúpulos, aquellos que promovieron los antagonismos de clase o el secesionismo y quienes se enriquecieron a costa de la guerra.

Todos habían llegado a pensar que el gobierno de Estados Unidos no era más que un mero instrumento al servicio de sus propios intereses. Ahora sabemos que un gobierno en manos del capital organizado es igual de peligroso que un gobierno en manos del crimen organizado”.
En los momentos actuales, ante la evidencia irrefutable de ser los causantes de la gran Recesión actual, no solo se ha preconizado la necesidad de un control y regulación de los bancos, sino que se ha pedido la implantación de Tasa Tobin con la finalidad, no solo de crear un nuevo impuesto, sino con la de reducir la volatilidad de las transacciones financieras inter fronteras, impuesto que ahora se quiere transformar en un medio de crear un fondo para salvar bancos en situación de quiebra. Es decir, que ese impuesto no serviría para la redistribución de la riqueza, ni para atender las necesidades de los Estados, y menos aún para ayudar a salir de la pobreza y el hambre a los pueblos ya esquilmados por el capitalismo, sino para consolidar los propios bancos, quedando así todo en casa.


Contra todas esas medidas: controles, regularización, tasas o impuestos, es contra lo que han gritado ensuciando tan glorioso slogan el ¡no pasarán! de nuestra guerra civil.

El “sistema” parece ahora enterarse de algo que era de conocimiento general. Todo en los bancos es una pura mentira. Ni su finalidad económica, ni lo que realmente se llevan sus altos ejecutivos, ni cuál es el estado real de su situación patrimonial y financiera. No se sabe realmente cuál es la situación económica de un Banco cuando éste, en su Balance oficial, no solo manipulado y falso, sino que reconoce tener cientos de empresas en paraísos fiscales y controlar cientos y cientos de empresas y sociedades en todos los países del mundo. Acaba de revelar la Reserva Federal (FED) de Nueva York que 18 grandes entidades, entre las que se encuentran Goldman Sachs, Morgan Stanley o Citigroup han rebajado sus niveles de deuda cada vez que tenían que hacer públicas sus cuentas, para pasar, inmediatamente, a incrementarlas a sus niveles reales, esto es que el inversor no sabía cuál era el grado de riesgo de la entidad donde invertía. Los economistas del sistema reconocen que estos hechos y otros aún peores, han sido la causa verdadera de la crisis financiera que padece hoy el mundo. Sin embargo, el sistema anuncia controles, pero, mientras tanto, vuelca sobre ellos toneladas de dinero público para sacarles de la quiebra ante el horror que para el capitalismo suponía el derrumbe de todo el sistema financiero, mientras quiere evitar gastos suprimiendo inversiones en gastos sociales.
Se han seguido sucediendo reuniones y cumbres del G-20, -Washington, Londres, Pittsburgh-, en medio de la tremenda crisis y de ellas han salido ingenuas y buenas intenciones. Previsiblemente igual ocurrirá en las próximas a celebrar en junio en Canadá y posteriormente en Corea del Sur. La realidad es que solo se está intentando realizar una leve limpieza de cara a la hegemónica revolución conservadora de Regan y Margaret Teacher que alcanzó cotas insospechadas con el descerebrado y criminal Bush y sus compinches.

También ahora se sabe que fueron los grandes bancos americanos los que ayudaron al gobierno griego a manipular sus cuentas para presentarlas antes Europa en las condiciones que la Europa capitalista le exigía para admitirla en su seno y que ha provocado que el Estado griego no pueda cumplir esas exigencias capitalistas viéndose forzada la Unión Europea a aprobar un plan de rescate, mediante un importante préstamo de 30.000 millones de Euros a Grecia -eso sí, aun 5% de interés- para sacarla de las guarras de la especulación financiera que se estaban cebando en ella para enriquecerse a costa de los sacrificios del pueblo griego, que se veía sometido a las normas que Europa forzaba a su gobierno a adoptar contra los intereses del pueblo griego, quien contra las cuerdas se defiende con huelgas generales.
Tras la infamia que supone el apropiarse los bancos del ¡no pasarán! de los arrabales de Madrid, ya enseña sus feroces dientes el FMI con sus recetas de bajar precios y salarios.

Es la hora de la izquierda en el mundo entero. Salir de la modorra en que la adormeció tras la caída del muro de Berlín y despertar con energía y valor para reivindicar el fin de este capitalismo o sistema, o como se quiera llamar, que es no solamente la ruina económica de los pueblos, y el enriquecimiento sin límite de los poderosos, sino también el peligro evidente de nuevas guerras –incluso atómicas-; de la destrucción de la tierra o del resurgir de un nuevo fascismo que brote de los estallidos sociales que puede provocar esta crisis, ni mucho menos controlada, cuyos estallidos sociales pueden conducir, no a movimientos revolucionarios de izquierda que lleven al mundo a un socialismo del siglo XXI, sino que, por desgracia, también puede conducir a que proliferen dictaduras fascistas, como ocurrió en los años 30 en Europa.
En la actualidad informativa nos encontramos con tres noticias que hacen referencia al ¡no pasarán! republicano:

En el campo de Buchenwald, el político que durante muchos años fue dirigente del Partido Comunista de España y que escribió poemas a Stalin y a la Pasionaria y, ya renegado del comunismo, difamó a éste y a Pasionaria antes de pasarse al PSOE y ser ministro con él de Cultura, ha asistido a una conmemoración en recuerdo de las víctimas que murieron en aquel campo de exterminio nazi. Respaldado por las banderas que conmemoran las víctimas de sus respectivos países, asesinados y torturados en ese campo, discursea Semprún y afirma que “la Transición exigió olvido. Demasiado olvido”. Él también olvida que la bandera sobre la que casi se rescolda en ese discurso, tiene los colores de la bandera del ejército fascista español que llevó a ese campo a miles de españoles. Cuando veo esa bandera a sus espaldas, no puedo por menos de sentir la indignación ante el escarnio de que esa bandera, que la Ley nos exige hoy respetar por ser la bandera que se nos impuso en aquella Transición y está incluida en la Constitución, ondee en ese campo y no lo haga la bandera republicana, aunque solo sea por respeto a los que allí dieron la vida por la libertad y el antifascismo, que sí era la bandera de las víctimas españolas de ese campo de exterminio fascista.

Otra infamia y sarcasmo de plena actualidad es que el partido fascista, Falange española, responsable de miles de crímenes contra la humanidad durante la guerra y la dictadura fascista, estén a punto de sentar en el banquillo de los acusados, a un Juez, porque tuvo la dignidad de investigar esos crímenes. Ese partido fascista, sí que debía estar ilegalizado por esos crímenes, cuando sí se ilegalizan partidos por sus ideas, aunque esas ideas también las tenga un grupo de asesinos como es la ETA.

Por último, aparece en la prensa, que dos prestigiosos intelectuales ateos ingleses, van a intentar que algún Juez británico, emita una orden de detención cuando el actual Papa, al que se acusa con toda la razón de haber cometido delitos de encubrimiento de pedofilia, se dirija a las Glasgow para la beatificación del Cardenal Newman, lo mismo que Londres encarceló al asesino Augusto Pinochet, precisamente a instancias del Juez Garzón.

La Iglesia que preside ese Papa, presuntamente delincuente, fue también responsable por cooperación necesaria, por encubrimiento, cuando no por acción directa, de crímenes contra la humanidad apoyando los asesinatos de los fascistas sublevados contra el gobierno legítimo de la República, por lo que, como tal institución, también debía estar ilegalizada en España. Igual que puede ocurrir en Londres, un Juez español podría, a petición de las víctimas de aquel genocidio -y debería- dictar una orden de detención contra el Papa.




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)