Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Rajoy no recogio el guante:perdio
#1

Opinion - Fernando Jáuregui



Rajoy no recogió el guante: perdió




17-02-2010 - Fernando Jáuregui DIARIO CRITICO-19-2-10
[url=javascript:openEnviarAmigo('194842');][Imagen: correo.gif][/url] [url=javascript:print();][Imagen: documento.gif][/url] [Imagen: archivo.gif] [Imagen: comentar.gif]

[Imagen: 500x375_1266402863_portada.jpg]



Era de esperar: la palabra ‘consenso’ y sus casi sinónimos ‘acuerdo’ y ‘pacto’ iban a ser las más pronunciadas en el debate sobre economía, que casi se convirtió en un debate parlamentario sobre el estado de la nación. Confieso que yo incluso esperaba -no era ningún misterio- las ofertas tan concretas presentadas por un Zapatero que parece haber reconocido, al fin, que él solo no puede. Sin el concurso de otros grupos no puede ni llevar a cabo la reducción del gasto, ni el equilibrio presupuestario, ni la reforma laboral, ni la de la seguridad social. Es más: reconoció que el acuerdo no puede ser solamente numérico, cuantitativo. No basta con tener mayoría en el Congreso de los Diputados: necesita contar con el consenso cualitativo del principal grupo de la oposición, el Popular, para que los españoles recuperen su confianza en la clase política y accedan a los sacrificios que tendrán que hacer.

Y Zapatero tendió la mano, creó una comisión negociadora, en la que, por cierto, están ausentes la vicepresidenta primera (hasta cierto punto lógico) y el ministro de Trabajo (inexplicable, si no es por la caída en desgracia del señor Corbacho). Incluso se mostró dispuesto, al menos ‘de boquilla’, a asumir personalmente las culpas por el creciente desempleo.

Pero no hubo respuesta del otro lado: Rajoy exigió prácticamente que Zapatero haga expresa renuncia de todos los pasos dados hasta ahora para poder llegar a una aproximación. Las espadas siguen en alto, pero ahora hay, al menos, una oferta concreta, alguien que tiende la mano -con mayor o menor sinceridad, que eso habrá que verlo- y alguien que la rechaza. “Yo he venido aquí a acercar posturas, no a subrayar las diferencias”, dijo Zapatero. Por eso [Imagen: ___sumario(208).png]mismo, tengo la impresión de que salió ganador del importante encontronazo que abría, al fin, la temporada parlamentaria.

Por eso, para mí, Rajoy, que tiene razón cuando hace la crítica de mucho de lo actuado por el Gobierno hasta ahora, e incluso cuando regaña a Zapatero -ha habido, sí, muchos dislates en la actuación de este Gobierno-, perdió el debate. ¿Qué le hubiese costado acceder a designar una tres o cuatro personas para que se entrevistasen con esa comisión sugerida por Zapatero y comprobasen hasta qué punto ZP es sincero? ¿Por qué niega la posibilidad de forzar una rectificación al Gobierno mediante una negociación, proponiendo desde el PP soluciones alternativas? ¿No hubiera sido esa la cuarta salida, a añadir a las otras tres, imposibles, que desgranó MR (elecciones anticipadas, que los otros grupos retiren su apoyo a los socialistas o que incluso estos se lo retiren a su jefe, y, por último, que Zapatero rectifique “a fondo”)?

Se expuso Rajoy a lo que ocurrió. Que Zapatero le sugiriese, “si tiene usted valentía”, una quinta posible salida: que el PP presente una moción de censura. Algo que, obviamente, el PP no está interesado en hacer, porque esas mociones se presentan solamente para ganarlas, y hoy por hoy el PP no cuenta con la mayoría suficiente en la Cámara Baja.

Así que no habrá pacto, salvo que se produzca un milagro. Por cierto,¿qué se hizo de aquella entrevista que iban a mantener en La Moncloa el presidente del Gobierno y el del PP? ¿Quién es, ahora, el culpable de que ese acto de normalidad democrática, el encuentro entre el jefe del Gobierno y el líder de la oposición para hablar de la marcha del país, no se produzca? He consultado con ambas partes: las dos achacan a la otra la responsabilidad de que la ‘cumbre’ no haya tenido lugar…hasta ahora. ¿Cabe aún la esperanza, pese a las mutuas descargas de fusilería? Rajoy debería, según mi criterio, entender que, con su actitud cerrada, nuevamente se queda solo, porque los minoritarios están mucho más cerca de los socialistas que de los ‘populares’.

El debate quedó en nada, pero en el ‘bunker’ monclovita se ha abierto una puerta, quizá una rendija. Alguien tiene que transitar ahora la distancia desde la calle Génova hasta esa puerta. De lo contrario, abandonemos toda esperanza, pero Rajoy el primero. Y los demás, a continuación.




Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)