Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Recortes en la decoración navideña
#1

[SIZE="4"]La crisis apaga la Navidad[/SIZE]

Algunos ayuntamientos prescindirán de la decoración y el resto gastará 52.200 euros

[Imagen: 2862129.jpg]

La crisis ha apagado la Navidad en el Oriente de Asturias. Esos techos luminosos que recordaban al viandante que pasea por un tiempo de tradición y cierto desorden económico ya no brillan con la misma fuerza. Es más, en algunos rincones de la comarca, ni tan siquiera brillan. El derroche de otros años transformado en bombillas de colores y formas se ha frenado no por nada sino porque no hay de dónde sacar y mucho menos para derrochar. Y no hay, sobre todo, en los ayuntamientos más pequeños. En una época en la que, al contrario que otras veces, unos y otros han llamado a la austeridad más absoluta, la oscuridad de la noche será lo único que se vea en los días festivos de los concejos de Parres, Cabrales, Caravia, Onís, Amieva y Peñamellera Alta. Sus arcas no dan para más y han preferido, directamente, anular el gasto.

En el resto de concejos, Cangas de Onís, Llanes, Ribadesella, Ribadedeva, Piloña, Colunga y Peñamellera Baja, se resisten a no colocar la iluminación navideña. Ahorrarán, pero de otro modo. A su entender, sobre todo pensando en los más pequeños que no son culpables de la crisis y viendo la ilusión con la que ellos miran estrellas, figuras de Papa Noel y trineos transformados en luces de colores, bien vale un esfuerzo más que, al fin y al cabo, no se alargará ni durante un mes. Son dos visiones distintas para unas navidades diferentes y, en ambos casos, todas las decisiones seguramente estén bien tomadas.

Al contrario que ha ido sucediendo con el paso de los años, en las presentes navidades es el concejo de Cangas de Onís quien más ha invertido en luces de Navidad. La decisión del equipo de Gobierno de mantener el presupuesto de 12.000 euros que han ido reservando año tras año para la ilusión de la época se basa en un esfuerzo apoyado en mantener el color de estas fiestas. Así, las calles principales de la ciudad se cobijarán bajo un manto de luces y formas alegres para dar paso a las fiestas que ya llegan.

Continúa con el mayor desembolso el concejo de Piloña. Un montante de unos 9.000 euros servirá para adornar las localidades de Sevares, Villamayor y la capital, Infiesto, con las luces de colores que trasladan la alegría casi obligada de esta época. Árboles y adornos en mobiliario urbano de distintos enclaves del municipio, completan el plan de iluminación preparado por el Ayuntamiento que gobierna el socialista Camilo Montes.

Ribadesella le sigue en el ránking e invertirá este año 8.200 euros en las luces. Y aunque la cifra abulte mucho, lo cierto es que las mismas fechas del pasado año se llevaron un montante de 11.200 euros. Gran parte de la diferencia no está sin embargo en la eliminación de los puntos de luz que adornarán la villa riosellana, los barrios del Tocote, el Cobayu y la zona de la playa. Esa diferencia oscila en que «este año hemos encargado a la empresa de mantenimiento eléctrico municipal la instalación de todos los puntos de luz y de esa manera podemos rebajar bastante el coste». Al igual que ocurrió el año pasado, las bombillas que se utilizan para la iluminación riosellana son de bajo consumo, los llamados leds que contribuyen a un ahorro energético importante una vez acabada la época navideña. En este sentido, señalan en el Ayuntamiento, «este ahorro no es importante para las arcas municipales, pero sí lo es, y muy grande, para el efecto ecológico que producen».

Las bombillas de Llanes también son de bajo consumo por la misma razón que en el resto de municipios. Un montante de 6.000 euros es lo que han reservado en el Consistorio llanisco para la iluminación de este año. Con ese dinero podrá adquirirse más material que el equipo de Gobierno ha decidido instalar en la localidad de Nueva. Posada y la propia villa son los dos núcleos que se adornan, como cada año, por estas épocas. En Llanes bien se nota la diferencia con respecto a otras navidades. El pasado 2008 fueron 30.000 los euros que se destinaron a adornar las mismas calles de la villa y las mismas localidades del concejo. La torre, una vez más, será el símbolo de la Navidad llanisca con las tiras de bombillas recorriendo las paredes de arriba a abajo. Y también el exterior de la basílica estará iluminado esta vez para teñir de colores el casco antiguo.

En Peñamellera Baja se destinarán 6.000 euros, la misma cantidad que el año pasado, que servirá para colocar y alquilar los adornos que se cuelgan por la travesía de Panes y el barrio del Parque y la Bolera, así como la majestuosa torre de Alevia que se observa desde varios puntos del concejo. Además de las bombillas de bajo consumo instaladas para el ahorro energético, los peñamelleranos han decidio retrasar el encendido que, años atrás, se hacía a primeros de diciembre.

Un año más la villa de Lastres y la capital del concejo de Colunga serán quienes luzcan color de bombillas en los techos de sus calles y en los edificios públicos. Un total de 6.000 euros -igual que en la Navidad anterior- serán los responsables de mantener la ilusión y la alegría para los vecinos del concejo. En la villa, además de las calles, se pondrá especial atención a los adornos que colgarán del Ayuntamiento. Unos adornos que, como en todos los rincones, serán de bajo consumo para contribuir a la labor de evitar más contaminación al medio ambiente.

En Ribadedeva sí ha descendido el presupuesto. Tanto que se ha bajado casi hasta la mitad. De los 7.000 euros que se invirtieron el pasado año, se pasará a los casi 4.000 del presente. Este concejo es el que marca la diferencia con el resto. Además de utilizar bombillas de bajo consumo, suplir algún adorno para tratar de ganar ahorro por alguna parte y retrasar el encendido el equipo de Gobierno ha ideado la posibilidad de instalar temporizadores que no mantengan el alumbrado navideño durante las madrugadas. Así, a partir de las seis de la tarde, los ribadedenses podrán disfrutar de la iluminación tradicional. Pero, a partir de las doce, las luces de colores dejarán paso a la noche porque todos los adornos se mantendrán apagados hasta el día siguiente. Eso sí, aunque se intentará reducir el número de adornos, la intención es llevar los colores de la Navidad a los diez pueblos del concejo y cubrir la plaza de Manuel Ibáñez con un techo de colores como se ha venido haciendo los últimos años.

También para cumplir con la tradición el municipio de Ponga ha querido hacer un esfuerzo. «Sabemos que no es una época para derrochar, pero no queremos dejar sin alegría la Navidad», reconoce el alcalde, Cándido Vega. Por eso, han reducido en 500 euros el presupuesto del pasado año, y han dejado en una partida de 1.000 el dinero a invertir este año en la iluminación navideña. Con ese dinero han podido llevar el color de las fiestas a Sobrefoz, San Juan de Beleño, Sellaño, Taranes, Viego, Cazo y Abiegos. Estas fiestas «bien valen para apretarse un poco», dice el regidor.

El presupuesto más ajustado es, sin duda, el de Peñamellera Alta. No habrá luces de colores, ni tampoco arcos luminosos con decoraciones de estrellas, nieve o bombillas que dibujan un tejado. Treinta euros es lo que le costará a las arcas municipales instalar un portal de Belén (María, José y el Niño Jesús) en el balcón del Ayuntamiento. No hay magia de colores, pero al menos los que pasen por Alles podrán recordar que la época en la que caminan es la navideña.

Y donde más se ha ahorrado ha sido en Parres. De los 12.000 euros que el pasado año adornaron las calles de Arriondas y que financiaron entre comerciantes, hosteleros y Ayuntamiento, se ha pasado a la inversión cero. Tan sólo un arco en la entrada de la villa recordará a los parragueses la Navidad. La situación la provocó una petición del equipo de Gobierno a los comerciantes donde solicitaron no colocar ningún adorno puesto que «aunque ellos paguen la iluminación, nosotros tenemos que pagar el consumo», señalan.

En Cabrales repiten la historia del año pasado. «O pagamos el sueldo a los empleados o ponemos luces de Navidad». Parece que el capítulo para recortar gastos está entre otros, en el ocio y «las cuestiones superfluas», y así lo han hecho, optando por no colocar absolutamente ningún adorno en ningún núcleo del concejo.

La Navidad es cuestión de gustos, de bolsillos, de prioridades... Cada uno, puede verla con una alegría distinta.

www.llastres.com
Foros de Llastres y Lluces

Si tienes alguna duda con el uso del foro, échale un vistazo a nuestra AYUDA.


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)