Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected]astres.com x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Se acabó el miedo
#1

Se acabó el miedo
18 febrero, 2012 | Filed underOpinión,Portada | Posted by larepublica.es
Editorial de LA REPÚBLICA
@larepublica_es

Se suele decir que lo que más miedo provoca a los opresores es que los oprimidos pierdan el miedo. Y eso es precisamente lo que está sucediendo en este país, donde se ha llegado a un punto en que hasta los niños y niñas de 14 años hacen frente a la imposición por la fuerza de unos recortes en Educación que en un país culto y democrático podrían ser calificados hasta de “criminales”.

Las calles de cada vez más ciudades y pueblos de España empiezan a convertirse en un verdadero hervidero de quienes empiezan a sufrir en carne propia las consecuencias de una crisis creada y sostenida de manera deliberada para justificar el desmantelamiento total y absoluto de lo poco que queda de propiedad pública en nuestro país.

Ver a cientos de adolescentes cogidos de los brazos, unidos, sosteniéndose y apoyándose unos a otros mientras a unos metros un desproporcionado número de antidisturbios armados hasta los dientes y protegidos por decenas de furgonetas blindadas se disponían a machacarlos dice mucho de la situación de un país, de la miseria de un régimen y de la valía de una generación que está floreciendo en las condiciones más difíciles, y que aún sufrirá la más brutal represión que ha conocido este país desde la dictadura.

Ver como las calles de toda España empiezan a convertirse en un auténtico hervidero de reivindicaciones por lo público – por lo de todos aunque haya quien aún no lo quiera entender – parece ser la luz al final del túnel que la sociedad española viene atravesando desde hace décadas, y a la que aún le queda un buen trecho por recorrer antes de abandonar la oscuridad que nos han impuesto y nos siguen imponiendo políticos miserables, banqueros criminales e instituciones financieras internacionales despreciables.

Y esa luz al final del túnel no es otra que la del fin del miedo. El miedo, ese monstruo implacable que nos encierra en casa, que nos cierra la boca y nos atenaza los músculos. Pero el fin del miedo empieza a apoderarse de jóvenes y viejos; de hombres y mujeres, de estudiantes, profesores, médicos, ingenieros, escritores, poetas, y se contagia más rápido incluso que el propio miedo.

Se acabó el callar, se acabó el esconderse, se acabó el miedo.
#2

Liliana Felipe: "Nos tienen miedo"- Argentina.
Una canción muy a propósito

Liliana Felipe - Nos tienen miedo (Argentina) - YouTube
#3

Estimado Candamo, Quedan todavía muchos miedos; pero uno de ellos pesa mucho en la voluntad a la hora de tomar decisiones para moverse, dar la cara, pegar un puñetazo encima de la mesa... Este miedo es el que genera la paralización, el inmovilismo, porque la posibilidad de perder el puesto de trabajo, fuente que te da alimento, vestido y vivienda, hace posible esa dependencia, sobre todo si se da la circunstancia de que también dependan de dicho salario uno o más hijos, coadyuvando todo ello a que se intesifique aún más ese maldito miedo...miedo que ha sido muy bien elaborado por todos los poderes fácticos que propugnan este sistema esclavista

Esto requiere una urgente e intensa REEDUCACION. Una lucha muy continua, codo a codo, para que crezca la fe de que no hay nada imposible.

Los sindicatos tienen que empezar a cambiar los métodos de lucha y reivindicación; por ejemplo recurrir a las CAJAS DE RESISTENCIA. La resistencia requiere muchas reservas, pues luchar "parado" genera mucha fuerza porque es muy fácil que sí (este sí está acentuado) empiecen a tener miedo los que a menudo dicen: " Si no estás conforme, ahí tienes la puerta. Tengo trescientos esperando..." Si a esto añades que no hay esperando, a la puerta, esos trescientos, y que no lo hacen porque tienen conciencia solidaria y comprensión de que estás con los que padecen como tú; entonces ya empiezas a coger ánimos, ya que ves que el explotador empieza a sufrir, y los explotados están viendo que consolidar la justicia resulta factible con lucha y constancia.

No cabe duda que se van perdiendo miedos, pero no debemos olvidar que algunos que quedan frenan mucho.

Que nadie crea que es fácil perder privilegios y ganarse derechos. La Historia de la Humanidad está ahí demostrándonos que no es fácil conseguir justicia, pero es seguro, que si se arroja la toalla les estamos haciendo flaco favor a nuestros hijos, nietos y a los nietos de nuestros nietos...

Un saludo

Hazas


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)