Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Una salida progresista a la crisis
#1

08/02/2010
[Imagen: punto_rojo.gif] El Plural / Artículos de opinión

Otros artículos | [Imagen: ico_sobre.gif] Enviar | [Imagen: ico_impresora.gif]
[Imagen: detalle_rojo.gif] ARTÍCULOS DE OPINIÓN
  • [Imagen: 0000009019.jpg&an=38]
  • CARLOS CARNICERO

    08/02/2010



El Zumbido
Una salida progresista a la crisis
La prensa de ayer domingo da buena cuenta de la situación límite que atraviesa el gobierno. Bueno, el gobierno, y en general, el país. Se habla abiertamente de la peor semana para el ejecutivo de Zapatero desde que llegara al poder en 2004. Por mencionar algunas de las peores noticias de esta semana: el paro sigue subiendo y parece no tener final esa pendiente; empieza a calar la idea en Europa de que después de Grecia viene España en la crisis de confianza para hacer frente a la deuda pública; se diluye como un azucarillo la idea de que la inversión pública y el crecimiento de la deuda creará empleo, las arcas públicas ya no dan más de si; los presupuestos del Estado se meten en el destructor de papeles; la bolsa ha tenido caídas inéditas desde 2008 y, por si todo ello fuera poco, han comenzado a emerger dentro del propio partido algunas voces críticas con la gestión de su presidente.

Se elaboran otra vez teorías contradictorias, según los distintos periódicos, sobre las causas y las formas de los giros de la política de José Luis Rodríguez Zapatero. El periódico El País hace una narración novelada de las semanas en las que el presidente descubrió la realidad de la economía que tiene dos aristas contradictorias: su capacidad para decidir siempre sólo y al margen de los miembros de su equipo y la facilidad con la que cambia de criterio girando sobre sí mismo. La Vanguardia informa de que Zapatero ha recurrido a los consejos de Miguel Boyer…

Sindicatos y empresarios se hacen una foto de urgencia, casi sin contenido, dando cuenta del pánico general: ya nadie, excepto el PP, se atreve a la frivolidad y se imponen las tesis de un gran acuerdo social, económico y político.

Por otro lado, las encuestas confirman el desgaste permanente del Gobierno, la falta de confianza de los ciudadanos tanto en el presidente como en el líder de la oposición. Por primera vez desde marzo de 2004 empieza a ser general la percepción de que el partido popular se acerca decididamente a la Moncloa, a pesar de que este partido se ha limitado a no hacer nada y de la circunstancia incomprensible de que la estimación de voto suba y el líder se hunda. ¿Cómo puede el gobierno romper esta inercia, aparentemente inevitable?

Empezando por el principio, hay que tranquilizar a los mercados, esa especie de “Allien” insaciable, manejado por mentes que crecen en la especulación hundiendo proyectos y sociedades que muestran debilidad en un mundo en el que sólo se respeta a los fuertes. El giro es tremendo: de los planes “E” para cambiar las aceras de toda España al ahorro de cincuenta mil millones de euros. El ministerio de Fomento, que era el buque estrella de la recuperación, con la mitad del presupuesto aprobado hace unos meses..

Si se consigue que las medidas anunciadas sobre pensiones y reforma laboral se concreten y tranquilicen los mercados, estarán sentadas las bases de una recuperación política con la condición de que en el horizonte se dibujen los primeros signos de recuperación económica. En la medida en que las cifras del paro comiencen a cambiar de dirección (algo sobre lo que todavía no hay certeza de que se vaya a producir en el medio plazo) la percepción de la actuación del gobierno mejorará entre los ciudadanos. Pero eso no bastará. ¿Tiene crédito este gobierno para hacer lo contrario de lo que ha predicado durante un año y medio? Suponiendo que los sindicatos apuntalen las medidas de recortes sociales efectivos –laborales y de jubilación- ese sacrificio colectivo, cambiar el esquema de la España triunfante por la España sacrificada, lo pueden hacer las mismas personas con la pretensión de que los ciudadanos le sigan?

La épica del sacrificio necesita grandeza. Necesita una percepción de unidad y también que todos los sectores van a aportar su porción. Los ciudadanos, de izquierdas o no, necesitan sentir que las cargas en la salida de esta difícil crisis son repartidas por igual entre todos los sectores de la sociedad. Quizá sería demasiado utópico pensar que quienes más sacrificios habrían de hacer serían precisamente aquellos que nos han llevado al colapso del sistema financiero, y por ende, a la crisis económica actual. Aquello de “siempre pagan los mismos” resulta particularmente dañino para la imagen del gobierno.

Por si hubiera duda de que los excesos que hemos conocido antes de la crisis no van a cambiar un ápice, véase la pensión de jubilación de la que se ha dotado el presidente del BBVA, Francisco González, cerca de 80 millones de euros, que lamentablemente no podrá cobrar hasta que cese en sus funciones. Mientras tanto, seguirá cobrando entorno a los 9 millones de euros anuales.

El gobierno necesita narrar una historia progresista de la salida de esta crisis. Si los sacrificios los van a hacer los trabajadores, los empresarios de grandes compañías y altos directivos habrán de hacer también alguna concesión. Si un sentido básico de la justicia no está presente en el discurso del gobierno, preparémonos para lo peor. Depende de Zapatero comenzar a dar la vuelta a esta sensación general que siempre pagan los mismos y de que no hemos aprendido nada de esta terrible crisis. Se trata de compaginar el realismo de la economía globalizada con el mensaje de que el sacrificio es para todos y que el reparto, en el futuro, no será igual que hasta ahora.

Carlos Carnicero es periodista y analista político
#2

Bueno, parece ser que Carnicero está por que todos paguemos por igual la crisis. A mí me enseñaron "que el que la hace la paga", pero esa máxima sólo se aplica a los sectores sociales más débiles; los otros -los que realmente detentan el poder- siempre se salen de rositas y, como no podía ser de otra manera, no faltará quienes los defiendan
#3

¡Hola!
Carnicero, Carnicero. ¿El que tiene un presupuesto de miseria para comer, mal vestir, y casi sin casa (ya que no puede hacer frente a la hipoteca abusiva que le han impuesto todo ese contubernio de estafadores,cargados de una avaricia insaciable), tiene, para ser solidario con la salida de la crisis, que soportar mayores impuestos indirectos?

Un gobierno que presume de ser socialista y de izquierdas tiene que actuar con buen criterio y sin ambages; y en esta situación tan desastrosa hay que ponerse al lado de los perjudicados y contra los que salieron beneficiados perjudicando a los demás.

Pero claro, ahora nos encontramos con un ESTADO famélico (fruto de la política llevada a cabo por el conjunto de políticos que nos vienen gobernando durante muchos años). La solución nunca llegará mientras sigan dominando las políticas y directrices de los que no gobiernan, ¡PERO SÍ MANDAN...!

Que a un gobierno socialista le diga el excelentísimo de los superexcelentismos capitalistas del reino (TINBO) que es la mejor política que se está haciendo y se puede hacer, es para coger la maleta y echar a correr despavorido. ¡País, País! (como decía el humorista...)


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)