Avisu Septiembre 2020: aquellos usuarios que estén rexistraos y no puedan entrar en la su cuenta, que se pongan en contactu con nosotros en [email protected] x

¡BIENVENÍU A LOS FOROS DE LLASTRES, Invitado! Somos la primera comunidad llastrina que se formó en internet, allá por 1998. Puedes registrate de forma gratuita y empezar a debatir, estamos encantados de que formes parte de esta comunidad Smile x

Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Una solución para el Sueve
#1

¡Hola!
En La Nueva España de hoy, 13/01/2010, Ignacio Abella escribe un artículo muy interesante.
Los amantes del Sueve, los que viven de él, los que lo tratan ecológicamente, los que están orgullosos de su belleza y la ADMINISTRACIÓN debieran leer con atención este sensato artículo, así como ponerse a trabajar en la línea que apunta esta persona que sabe, ama y conoce cómo respira "EL SUEVE.






Un futuro para el Sueve



Deben preservarse de manera escrupulosa sus ecosistemas únicos: sus tejedas, su paisaje kárstico, sus praderías y sus majadas




<TABLE border=0 cellSpacing=0 cellPadding=0 width=650><TBODY><TR><TD class=noticiadd3 width=500>[Imagen: reloj.gif] 10:40<SCRIPT src="/elementosWeb/js/votosNot.js" languaje="JavaScript"></SCRIPT><SCRIPT language=JavaScript><!--function addLoadEvent(func) { var oldonload = window.onload; if (typeof window.onload != 'function') { window.onload = func; } else { window.onload = function() { if (oldonload) { oldonload(); } func(); } }}function mostrarVotos() { votos(3, 858858); } function incrementarVotacion(val) { incVoto(3,858858, val);}function votacionNoticia(v) { var imagen; imagen = new Image(); imagen.src = "http://controled.epi.es//imagenes/ctrledvot.gif?vot="+v; incrementarVotacion(v); document.location="/servicios/participacion/valoracionNoticia.jsp"; }// var eImgs=new Array(3);eImgs['off'] = "/elementosWeb/mediaweb/images/iconos/estrella.gif";eImgs['on'] = "/elementosWeb/mediaweb/images/iconos/estrella2.gif";eImgs['mark'] = "/elementosWeb/mediaweb/images/iconos/estrella3.gif";function swapImagenVoto(n,st) { var imgName; var eImg; var nAux; var mVotAux; mVotAux=getMVot(); nAux=parseInt(n); for (var i=1;i<=nAux;i++) { imgName="voto"+i; if (i>mVotAux ) { document.getElementById(imgName).src=eImgs[st]; } else if (i<=mVotAux && st=='on') { document.getElementById(imgName).src=eImgs[st]; } else if (i<=mVotAux) { document.getElementById(imgName).src=eImgs['mark']; } } }// --></SCRIPT> <NOSCRIPT></NOSCRIPT>VOTE ESTA NOTICIA [Imagen: estrella.gif][Imagen: estrella.gif][Imagen: estrella.gif][Imagen: estrella.gif][Imagen: estrella.gif]
<SCRIPT language=JavaScript> addLoadEvent(mostrarVotos);</SCRIPT><NOSCRIPT></NOSCRIPT>
</TD><FORM method=post name=formEnvioNoticia1 action=/servicios/envioNoticia/envioNoticia.jsp target=ventana_envioNoticia><TD width=25>[Imagen: enviar.jpg]

</TD><INPUT value=858858 type=hidden name=pIdNoticia> </FORM><TD width=25>[Imagen: imprimir.jpg]

</TD><TD width=25>[Imagen: textomas.jpg]

</TD><TD width=25>[Imagen: textomenos.jpg]

</TD></TR></TBODY></TABLE>

[URL="http://javascript<b></b>:fAbrirVentana('/servicios/lupa/lupa.jsp?pIdFoto=3018762&pRef=2010011300_40_858858__Oriente-futuro-para-Sueve','lupa','width=700,height=950,scrollbars=YES')"][Imagen: 2010-01-20_IMG_2010-01-13_01.56.59__3533388.jpg]
[/URL]
Un futuro para el Sueve




MULTIMEDIA

[Imagen: fotos.gif] Fotos de la noticia




IGNACIO ABELLA
ESCRITOR Y NATURALISTA En este mundo cada vez más globalizado y homogeneizado, la diversidad natural y la cultural sufren un deterioro paralelo y constante. Sin duda, la pérdida de especies, hábitats, conocimientos y modos de vida relacionados nos empobrece comprometiendo seriamente el futuro de las generaciones que vendrán.

En este contexto, el valor de lo distinto se acrecienta día a día. Es así como enclaves naturales como el macizo del Sueve, con sus magníficas tejedas y otros bosques asociados, su paisaje kárstico de belleza extraordinaria, sus praderías y sus majadas deben contemplarse como verdaderas joyas de valor incalculable, en un contorno desolado por el monocultivo del eucalipto, la urbanización y el abandono de los sistemas tradicionales.

De ahí la importancia de preservar de manera escrupulosa estos ecosistemas únicos, conformados en gran medida por la naturaleza, pero también por la labor discreta y constante de los paisanos que durante milenios han vivido y configurado la montaña.

Es necesario tomar conciencia del inmenso valor de este santuario de la vida silvestre, así como de la monumentalidad de sus árboles centenarios que constituyen uno de los bosques más antiguos del continente. Sin duda las especiales condiciones de este macizo, que se eleva a una notable altura al lado mismo del mar, han propiciado la pervivencia de estos bosques y han servido de reservorio de razas míticas como el asturcón, que han podido rescatarse in extremis a partir de las yeguadas de esta montaña. Ya en su día Félix Rodríguez de la Fuente participó en este empeño activamente, colaborando con grupos como A.N.A. y personas como García Dory, que supieron entender la trascendencia de este legado.

Y es que en el Sueve han coexistido durante incontables siglos y hasta nuestros días dos realidades en relación estrecha y continuada. El mundo silvestre que representa al tejo y el mundo domestico que representa el asturcón, cercano heredero de los caballos salvajes que poblaron la vieja Europa. El medio rural y el medio ambiente están en ocasiones tan estrechamente emparentados que resulta difícil discernir hasta dónde llega lo natural y hasta dónde la intervención humana. El encuentro entre ambos mundos produce infinitos matices que posibilitan esa gran biodiversidad, al tiempo que alienta otras diversidades, como la cultural y la social. No es extraño, por tanto, que todo este monte común se administre de un modo también singular, a través de una Junta de representantes de los pueblos vecinos. Y así ha sido desde tiempo inmemorial.

Sin embargo, desgraciadamente, hoy el equilibrio está roto. El deterioro que sufre todo el macizo desde hace algunas décadas, propiciado en gran parte por la introducción del gamo, que ha proliferado poniendo en peligro la sostenibilidad del medio e impidiendo la regeneración del bosque y la pradera, es una seria amenaza para la conservación de este paisaje, que ya se está viendo afectado de muchos modos distintos.

Frente a soluciones de incierto resultado como la protección de la tejeda mediante cercados de exclusión o la «prejubilación» de los pastores al estilo de la reconversión industrial aplicada al campo desde los despachos, parece mucho más sensato reconocer la labor de los paisanos sobre el paisaje y dotarles de un marco legal y material para que puedan continuar coexistiendo con ese medio como han venido haciendo, al menos, en los últimos 800 años que parecen tener, como mínimo, los tejos mas viejos. Intereses cinegéticos, turísticos, etcétera deberían supeditarse, en todo caso, a esa protección de ambas realidades que hasta ayer mismo se complementaban creando el equilibrio que posibilitó la convivencia. El control del gamo parece urgente y prioritario y supondría atajar el problema de raíz, evitando actuaciones artificiosas que suelen crear problemas añadidos.

Es tiempo de adecuar nuestra relación con el medio mediante un dialogo integrador que permita la planificación y ayude a crear las condiciones para la coexistencia de las distintas sensibilidades y formas de vida. El primer paso, inexcusable, parece, sin duda, el reconocimiento de los gestores tradicionales, representados desde el siglo XIX por la Junta Administrativa del Sueve, pero que ejercen sus derechos sobre el monte desde mucho tiempo antes.

Son, sin duda, depositarios de conocimientos y valores extraordinarios, pero también responsables directos de la preservación de estos bosques. Recordaremos en este punto el respeto, casi veneración, que mereció el tejo en esta montaña. Un respeto que se evidencia no solo en la pervivencia de las tejedas en la parte alta, sino en la presencia de ejemplares seculares junto a las iglesias y ermitas de todos los pueblos de los alrededores; con aquellos significados históricos y culturales tan hondos en esta cultura.

Las consecuencias que tendría la deshumanización del medio si desaparecieran los ganaderos y los pastores -tendencia, por cierto, ya muy pronunciada por el propio declive de sus actividades económicas- son, en gran parte, impredecibles, pero tendrían una inmediata traducción en una notable pérdida de biodiversidad.

Por todo ello, la declaración de cualquier figura de protección de este enclave natural debe comenzar por la protección de quienes lo vivieron y lo han ido construyendo de mil modos.

Conforme pasan los años, cada vez es mas notoria y preocupante la decadencia de estos ecosistemas y el desarrollo de los acontecimientos en torno a las propuestas de declaración del Paisaje Protegido del Sueve no termina de cuajar en el deseado acuerdo. En este punto todas las partes implicadas tienen la responsabilidad de insistir en el diálogo hasta lograr un gran consenso que garantice, por un lado, la conservación del medio natural y que permita y facilite, al mismo tiempo, que continúe la labor imprescindible de la gente del Sueve. Pero es lógico también pedir un esfuerzo especial a los responsables de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, así como a los responsables de la Consejería de Medio Rural y Pesca del Principado y otras administraciones con competencias en este espacio natural, para crear un clima de entendimiento. La conservación de este enclave nos atañe de algún modo a todos y cada día parece más urgente encontrar la fórmula adecuada.


Posibles temas similares…
Tema / Autor Respuestas Vistas Último mensaje



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)